- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 10 de junio de 2004


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

James Loverlock, el gurú ecologista, se hace "nuclear"

JAMES LOVELOCK, líder del ecologismo británico, ha sacudido el movimiento verde con su defensa del átomo. Como Gorbachov en el Forum de Barcelona. Es la única solución al cambio climático, aseguran

 

James Lovelock es objeto de veneración entre los ecologistas por ser el autor de la teoría Gaia. Según Lovelock, la tierra es un ente singular con vida propia, capaz de regular complicados sistemas de mantenimiento de la vida, una hipótesis inmediatamente abrazada por los defensores del medio ambiente.

Sin embargo, la semana pasada, en vísperas de la celebración, ayer, del día mundial del medio ambiente, un escalofrío recorrió las raíces y las ramas del movimiento verde cuando este científico británico de 84 años pronunció una terrible herejía. El recalentamiento del planeta está avanzando tan rápido que, según sus declaraciones, sólo la energía nuclear, «la única fuente de energía segura y abundante», podría salvar la civilización mediante la reducción de nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Es básicamente lo mismo que defendió Mijail Gorbachov el pasado miércoles en el Forum de Barcelona y que tan criticada fue por sus correligionarios de Green Cross, la organización ecologista que preside el ex dirigente soviético.

Para los admiradores de Lovelock, que son legión, ha sido como si el Papa hubiera cambiado su punto de vista sobre el aborto.

No deja de ser irónico que Lovelock haya despreciado el «miedo irracional» a la energía nuclear alimentado por «ficciones hollywoodienses» la misma semana en que se ha estrenado en Gran Bretaña -y en España- la película El día de mañana. En ella, el actor Dennis Quaid, en el papel de meteorólogo, lucha contra olas tan grandes como Manhattan y lobos hambrientos cuando el recalentamiento global destruye el planeta. Una especie de esbozo espeluznante del apocalipsis climático que pronostica Lovelock.

Con más pesar que enojo, los grupos ecologistas han rechazado su llamada a favor de la energía nuclear. Sin embargo, Lovelock, un hombre de hablar suave que sopesa cuidadosamente lo que dice, asegura que se ha visto sorprendido por el número de ecologistas que, en privado, están de acuerdo con él o le muestran sus simpatías.

«Con frecuencia he pensado que los ecologistas se han situado en una posición contraria a la energía nuclear porque tienen un miedo pavoroso a perder apoyos si dieran un giro total en esta cuestión», reflexiona. Y añade que la opción nuclear resulta económica y con un historial de seguridad sin parangón.

«Ahora existen reactores muy limpios, diferentes, más sencillos, que producen residuos menos problemáticos. Son más económicos y seguros», explica. «Según la investigación de la ONU y la Organización Mundial de la Salud, el accidente de Chernóbil causó la muerte de 45 personas». En su opinión, los residuos peligrosos producidos en Gran Bretaña en los últimos 40 años cabrían en «una habitación más o menos grande».

El botánico David Bellamy, militante ecologista, cree que Lovelock se equivoca. «Durante toda mi vida ha sido para mí un héroe, pero resulta inverosímil su creencia en el recalentamiento antropogenético [producido por el hombre] del planeta. El dióxido de carbono es una parte minúscula de la atmósfera, ¿cómo diablos la multiplicación de ese componente puede tener consecuencias en la temperatura? Todas las plantas dirían: "Muchísimas gracias", y crecerían más rápidamente para absorberlo». Según Bellamy, los cambios climáticos recientes no son más que «fenómenos naturales en los últimos estertores de una era glacial, en que las temperaturas suben y bajan como enloquecidas».

En el año 2001, el IPCC (Grupo Intergubernamental de Trabajo sobre Cambio Climático) pintó un cuadro desolador de temperaturas en aumento, escasez de cosechas, multiplicación de enfermedades, inundaciones y corrimientos de tierras. Coincidiendo en el diagnóstico, no obstante, muchos se muestran contra la apuesta nuclear de Lovelock.

Jonathon Porritt, asesor del Gobierno en temas ambientales, por ejemplo, afirma que Lovelock no ha tenido en cuenta la inversión a gran escala en la eficiencia energética: «Somos increíblemente derrochones en el uso de energía».

Pero «los antecedentes de la trayectoria del Gobierno británico dan a entender que no está en disposición de aplicar medidas draconianas de ahorro de energía», argumenta, por el contrario, el director de comunicaciones del Instituto de Física británica, Paul Danielsen.

Del otro lado está el profesor John Whitelegg, del Partido Verde.Acusa a Lovelock de no querer ver la evidencia. «Hay muchas opciones que pueden proporcionar, con un alto grado de seguridad y en menos tiempo, eso mismo que él propone».

Roger Higman, de Friends of the Earth, airea en voz alta una objeción ampliamente compartida. «Parece como si Lovelock creyera que estamos en condiciones de disponer de energía nuclear de la noche a la mañana», explica. El Instituto de Física informa de que un reactor nuclear «tarda aproximadamente 10 años en entrar en producción». Whitelegg estima que, en todo el mundo, la solución de Lovelock exigiría la instalación de una central nuclear a la semana.

¿Y cuánto tiempo nos queda? «Los hielos que flotan en el Artico habrán desaparecido en un plazo de 25 a 40 años», predice Lovelock.

El meteorólogo Wayne Davidson ha dicho que los efectos del calentamiento global ya son perceptibles en el Artico. «De los últimos 36 meses, 25 han registrado temperaturas por encima de las normales. Los esquimales más ancianos afirman que ya nada es como antes, ni las condiciones climáticas ni los tiempos de formación de los hielos».

«No se trata tanto de que se cierna sobre nosotros un peligro inmediato», insiste Lovelock. «Incluso en el supuesto de que mañana mismo dejáramos de quemar combustibles fósiles, seguiríamos en la misma situación. El fenómeno que hemos puesto en marcha tardará cientos si no miles de años en desvanecerse».
 

Oro negro, viento y átomos

Rebasado el año 2050, las reservas mundiales de petróleo comenzaran a escasear. En la actualidad, la OPEP cifra sus reservas de crudo en 547.700 millones de barriles.

- La producción diaria es de 28 millones de barriles.

- El yacimiento más grande del mundo es el de Ghawar en Arabia Saudí.

- Las prospecciones del futuro buscarán oro negro en la Patagonia argentina (golfo San Jorge y Estrecho de Magallanes), la costa atlántica de Canadá, Groenlandia, Siberia y sus archipiélagos, y las reservas árticas de Alaska.

- El parque automovilístico mundial asciende a 750 millones de vehículos.

- En 2003, en nuestro país circulaban un total de 25.065.000 de vehículos. Para 2025, el parque mundial ascenderá a más de 1.000 millones de automóviles.

- La energía eólica mundial se cifra en 39.000 megawatios de potencia. España es el tercer productor mundial.

- Proporciona un limpio combustible a 17 millones de hogares en nuestro planeta.

- Un total de 441 reactores atómicos se diseminan por el planeta.España dispone de nueve centrales que generan el 33% de la electricidad que consumimos. Hasta 20.000 personas trabajan en nuestro país .

- En el mundo, un billón de toneladas de residuos nucleares se encuentran en proceso de eliminación. Se aislan y entierran para evitar su toxicidad. Los de baja y media actividad tardan en dejar de ser tóxicos alrededor de tres siglos. Los de alta actividad, más de 500 años

Fuente: El Mundo
06.06.04

Noticias relacionadas:

* Luz verde a la Estrategia del Clima con el apoyo mayoritario del Consejo Nacional (16.02.04)
* El que contamine, que pague (09.02.04)
* Medio Ambiente presenta el primer plan para luchar contra el cambio climático (20.01.04)
* Veranos europeos más calurosos y secos por el cambio climático (19.01.04)
*  Para 2050, un 37% de las especies podría extinguirse por el cambio climático (16.01.04)
*
Conferencia de la ONU sobre el clima (16.12.03)
* Las empresas advierten que el Protocolo de Kioto costará hasta 4.000 millones al año (13.11.03)
* El Ministerio de Medio Ambiente distribuye a las CC.AA. recursos económicos para proteger el medio natural (24.10.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es