- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 2 de junio de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

Un líder islamista propuso a ETA tras el 11-S realizar atentados conjuntos

En septiembre de 2001 Urrusolo Sistiaga recibió una carta de un ex compañero de prisión llamado Ismail en la que le aseguraba estar preparando la 'operación Sable Samurái': «Vamos a hacer esa operación y os lo demostraré» - A continuación añadía: «Esperemos que una hipotética colaboración entre grupos islamistas y ETA no incluya el préstamo de un terrorista suicida» - Previamente De Juana Chaos había expuesto su teoría de la 'doble presión': «Si los integristas quisieran, los españoles echaban a correr en una semana»

 

El Gobierno de José María Aznar manejó información confidencial 24 horas después de los atentados del 11 de Marzo que ponía de manifiesto el deseo de ETA de establecer una colaboración operativa con grupos terroristas islamistas.

El viernes 12, miembros del Gobierno conocieron esa información, que daba pie a mantener la tesis de ETA como autora o coautora de la masacre a pesar de que ya había aparecido la furgoneta de Alcalá de Henares -que contenía detonadores antigrisú, rastros de dinamita y una cinta con versos coránicos- y de que esa misma madrugada los Tedax habían desactivado una de las mochilas bomba que contenía un teléfono móvil y una tarjeta que fueron claves en la investigación.

EL MUNDO ha tenido acceso a una parte de la información que manejó el Gobierno durante esas horas. Básicamente, los indicios que sustentarían la posible colaboración de ETA con grupos islamistas se basan en conversaciones y cartas de etarras captadas por los servicios de seguridad.

El documento más significativo consiste en una carta enviada el 12 de septiembre de 2001 (un día después de los atentados de Al Qaeda contra las Torres Gemelas y el Pentágono) por un islamista conocido como Ismail, preso en la cárcel francesa de Fresnes, al dirigente histórico de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga, quien en ese momento se hallaba preso en la cárcel de Soto del Real (Madrid).

El texto de la citada misiva es el siguiente: «No he recibido nada, salvo una carta de Mikael [probablemente se refiera a otro etarra llamado Mikel]. Ciertamente, ha conocido mi dirección por Guillaume, pues, al principio, cuando he recibido su carta he creído que eras tú quien le había pasado mi dirección, pero leyéndola he observado que no era el caso, en el sobre había una prueba de Mikael más una carta, pero ninguna referencia a ti, a tu situación....He conocido tu extradición hacia España completamente por azar, por Radio Latina. 'Hoy Francia ha enviado a España a un militante de ETA conocido como Joseba [uno de los nombres de guerra utilizado por Urrusolo], buscado por secuestro, muerte y atentado con bomba...' ¿Has visto lo que ha pasado en Nueva York?... Ja, ja,ja. En una palabra, ¡magnífico! La teoría del terror aplicado en su pureza... La nada. Fue un regalo magnífico para mí. He visto el coronamiento de mis ideas teóricas. ¿Te acuerdas, Joseba, hace cuatro años cuanto te hablaba de la teoría de las cargas...? Todavía me quedaré en Francia año y medio.Durante ese periodo puedo ayudaros. Después de dos meses y seis días de trabajo en los preparativos de la operación Sable Samurai.Vamos a hacer esa operación y os lo demostraré... Esperemos que una hipotética colaboración grupos islamistas-ETA no incluya el préstamo de un terrorista suicida».

Urrusolo Sistiaga, miembro del sanguinario comando Madrid en el que también estuvieron integrados Ignacio Aracama Mendía, Belén González Peñalva y Juan Manuel Soares Gamboa, fue detenido en Francia el 16 de enero de 1997 y, posteriormente, ingresó en la cárcel de Frenes (a las afueras de París). El 23 de agosto de 2001 fue extraditado a España. A los 20 días de su llegada a Soto del Real, Urrusolo recibió la carta del islamista.

Un segundo documento al que tuvo acceso el Gobierno incorpora una conversación que mantuvieron José Ignacio de Juana Chaos y una amiga en febrero de 1998. El etarra estaba ingresado en ese momento en la cárcel de Melilla.

En la charla, De Juana Chaos le dice a su interlocutora: «Si los integristas quisieran, los españoles echaban a correr de aquí en una semana, igual que echaron a correr del Sáhara».

Al mismo tiempo, le pide a su amiga que busque a alguien para traducir una carta al árabe. «Los musulmanes que hay por aquí apenas si saben escribir», apunta el etarra. Posteriormente, le pide a su amiga que le busque direcciones de periódicos y medios marroquíes y argelinos.

De Juana Chaos también fue miembro del comando Madrid desde 1985 hasta su detención, en 1987. Participó en 11 atentados que costaron la vida a 25 personas y está condenado a 2.232 años de cárcel.

El etarra era conocido dentro de la organización por su teoría sobre la «doble presión». Según De Juana Chaos, el Gobierno español no podría soportar una fuerte ofensiva terrorista en el norte a la vez que una campaña de atentados islamistas en el sur, como forma de reclamar Ceuta y Melilla. En ese dilema, el Gobierno español tendría que optar: o bien ceder las plazas de soberanía, o bien aceptar el proceso de autodeterminación en el País Vasco.Las Fuerzas de Seguridad encontraron escritos con su firma avalando dicha teoría.

Los citados documentos (la carta del islamista y la conversación), facilitados por los servicios de Información, corroboraban la tesis del Gobierno de que ETA fue cuando menos coautora de los atentados que costaron la vida a 192 personas.

Hay que tener en cuenta que ETA había intentado recientemente llevar a cabo un gran atentado en Madrid. El 29 de febrero se localizó una furgoneta con más de 500 kilos de titadine en Cuenca. Uno de los terroristas detenidos declaró a la policía que, en diciembre de 2003, se había intentado llevar a cabo un atentado en Baqueira-Beret mediante la colocación de 12 mochilas-bomba.

Por otra parte, el 24 de diciembre de 2003 se evitó que otros dos etarras hicieran explosionar dos maletas bomba en el Intercity Madrid-Irún a su llegada a la estación de Chamartín. Unos días después, se desactivó otro artefacto de ETA en la vía que une Zaragoza con Barcelona.

Fuente: El Mundo.
01.06.04

 

Noticias relacionadas:

* Noticias relacionadas del 11-M

 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es