- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves 11 de marzo de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

La Guardia Civil detiene a los miembros del grupo skin más peligroso de España

La Guardia Civil desarticula en Madrid y otras tres ciudades la banda de neonazis más peligrosa de España

 

Discriminación, odio y violencia. Tres términos para definir una misma ideología, la de los Hammer-skin-España, una peligrosa facción nacionalsocialista. Catorce de sus miembros fueron detenidos por la Guardia Civil el pasado fin de semana en diversos puntos de Madrid, Barcelona, Valencia y Guadalajara. El dueño de un bar situado en el casco antiguo de Alcalá de Henares, que les servía de punto de encuentro, también era arrestado. Las pesquisas arrancaron a raíz de una serie de agresiones racistas cometidas en la capital. A partir de ahí el trabajo más duro se ponía en marcha. Había que identificar a sus autores. Para ello se sirvieron de fotografías intervenidas en el domicilio de otros cuatro presuntos miembros detenidos en junio del pasado año, donde alguno de los ahora arrestados disfrutaba de un campamento organizado para exaltar su ideología. Precisamente con este tipo de actividades, unidas a conciertos, se financiaban, quizá para acudir a los partidos de fútbol de los que eran particularmente forofos: el Real Madrid y el Espanyol. Como era de esperar, estos individuos cuentan con un amplio expediente delictivo: lesiones, delitos contra los derechos fundamentales, amenazas, desórdenes públicos y un largo etcétera. Los registros domiciliarios sacaban a la luz un santuario neonazi: banderas con esvásticas y utensilios de todo tipo con el mismo emblema, amén de numerosos libros basados en el Führer de ediciones tan antiguas que son casi imposibles de encontrar en el mercado. El arsenal que almacenaban tampoco era poca cosa: varias pistolas simuladas, una real, una gran variedad de armas blancas, puños americanos...

Entre el armamento incautado a los arrestados destaca una
 pistola de pequeño calibre y armas blancas de todo tipo

La violencia es su estilo de vida, y su biblia el «Mein Kampf». Ironías de la vida, las armas blancas que utilizaban contra sus víctimas han inspirado el nombre del dispositivo que ha acabado con ellos: «Operación Puñal».

La Guardia Civil ha desarticulado el grupo más violento de extrema derecha que operaba en nuestro país, los denominados «Hammerskin-España». En total, han sido catorce los arrestados, a los que se les imputan numerosos delitos relacionados con agresiones, amenazas y desórdenes públicos. Además, podrían estar detrás de las agresiones que desde hace unos meses tenían atemorizados a los estudiantes de los colegios mayores de Ciudad Universitaria.

Una vez los agentes analicen toda la documentación incautada y desmenucen los discos duros de los ordenadores, podría iniciarse una investigación a nivel internacional, ya que este grupo es la vertiente española de un movimiento denominado «Hammerskin-Nation», que cuenta con numerosas ramificaciones en Francia, Estados Unidos, Alemania e Italia, entre otros.

Campamento de verano. Las investigaciones arrancaron el pasado mes de junio después de que cuatro presuntos neonazis fueran arrestados tras una reyerta en Villaviciosa de Odón. En el registro domiciliario se encontraron diversas fotografías de un «campamento de verano» organizado por jóvenes de ultra derecha. En ellas aparecían varios de los ahora arrestados, por lo que los agentes encargados de la investigación iniciaron un laborioso seguimiento con el fin de desenmascarar a la totalidad de los integrantes del grupo.

Según avanzaba la investigación, se constató que la red de «Hammerskin-España» trascendía los límites de la Comunidad de Madrid de hecho cuatro de los detenidos residen en Barcelona y Valencia y uno de las viviendas registradas se ubica en Guadalajara.

Una vez cerrado el cerco, el pasado viernes la Guardia Civil procedió a las detenciones y al registro de 18 domicilios. A ello se sumó la fructífera inspección de un bar de Alcalá de Henares conocido por ser frecuentado por jóvenes ultraderechistas y en cuya puerta podía leerse hasta hace poco un cartel que prohibía la entrada a «perros y negros». Allí la Benemérita se incautó de parte de las armas que el grupo utilizaba en sus «cacerías».

En cuanto al arsenal requisado destacan una pistola de calibre 6,35 mm con su correspondiente munición, siete pistolas detonadoras, llaves de pugilato, bates, defensas, hachas, machetes y navajas. Hay que destacar que varias de estas navajas tenían sus hojas tintadas de negro, con el fin de que, al no emitir reflejos, la víctima no se percatara de con qué objeto le estaban atacando. Otro de los objetos más «originales» es un anillo con púas de acero así como armamento inspirado en la Edad Media.

A las armas hay que sumar pasquines, camisetas, banderas y otros objetos también de ideología nazi. Entre las «instructivas» lecturas recopiladas en los domicilios destaca un ejemplar original de «Mi lucha» editado en el año 1935, fecha en la que su autor, idolatrado por los arrestados, perfilaba los detalles de la conquista de su «espacio vital».

Los detenidos, cuyas edades oscilan entre los 22 años del más joven y los 38 del más mayor, se financiaban a través de la venta por Internet de todo tipo de material relacionado con su ideología.
Asimismo organizaban conciertos de hecho el cantante de un grupo musical neonazi figura entre los arrestados e «inocentes» campamentos de verano y, algunos de ellos, estaban vinculados a las hinchadas radicales de Real Madrid y del Espanyol.

Tomando el sol junto a una pila de cadáveres judíos

Una de las aficiones de los detenidos es la música. Así lo atestigua la gran cantidad de CD s incautados por la Benemérita. También lo refrenda el hecho de que uno de los detenidos fuera el cantante de uno de los grupos musicales neonazis de moda. Pero no hace falta escuchar estos discos para «disfrutar» de sus letras, basta con ver las carátulas para hacerse una idea de los temas que abordan. En una de ellas se puede observar una caricatura en la que el grupo musical que firma el compacto aparece tomando el sol junto a una pila de cadáveres judíos. En otra, una mujer trata de proteger al que parece ser su hijo de los disparos de un soldado nazi que pretende ejecutarlos. En la mayoría de los CD s aparece el sello de la «discográfica» «Promociones 88». Para los no iniciados, bajo este número se esconde el tristemente conocido saludo nazi de «Heil Hitler».

Esa es la rúbrica que aparece, por ejemplo, en el disco incautado del grupo catalán «Tercios».

 

Crece la violencia "Skin"

Violencia 'ultra'. Un grupo 'skin' causó el fin de semana graves destrozos en la Universidad Complutense y dejó numerosas pintadas nazis contra el rector, Carlos Berzosa. Los estudiantes piden más seguridad en el campus.

Los nazis vuelven a declarar la guerra en la Universidad Complutense (UCM). Y esta vez han apuntado muy alto, contra el rector Carlos Berzosa. «Rector, el próximo eres tú», «Rector, eres el siguiente», «Berzosa en el punto de mira», «Berzosa estás muerto». Todas estas frases, acompañadas de simbología nazi, fueron escritas el pasado fin de semana en las paredes de las Facultades de Veterinaria, Odontología, Farmacia, Matemáticas y Medicina, según confirmaron ayer fuentes de la propia universidad. Además, dibujaron otros escritos anunciando un mes violento en la Complutense: «Marzo, violencia total skin».

Pero no sólo dejaron su firma salvaje. También los ultras destrozaron puertas, inundaron aulas y aseos, rompieron extintores, quebraron cristales, dañaron una cafetería y provocaron la intervención de los bomberos para evitar que se anegaran varias aulas de la Facultad de Veterinaria. La UCM ya ha denunciado los hechos en comisaría. «El tema ya está en la Delegación del Gobierno», afirmaban las mismas fuentes.

El reguero de violencia rapada vuelve a poner en entredicho la vigilancia en el campus de Ciudad Universitaria, un caos denunciado en diciembre del año pasado por los alumnos de los colegios mayores a raíz de varias agresiones extremistas a estudiantes. En la UCM responden que «se ha incrementado la vigilancia».

La espiral neonazi motivó que el pasado mes de enero se reunieran el delegado del Gobierno, Francisco Javier Ansuátegui, y el rector de la UCM, Carlos Berzosa.

Los incidentes nazis de este fin de semana se produjeron principalmente el sábado por la tarde. Las peor paradas fueron Odontología y Veterinaria. Un grupo de ocho ultras se dirigió en primer lugar a la Facultad de Odontología, en la plaza Ramón y Cajal de la Universidad Complutense de Madrid. Eran las 17.30 horas y rompieron una puerta para entrar en el vestíbulo del centro. Dejaron una pintada en la pared que rezaba: «Marzo mes de la violencia skin».Luego pintaron una diana y en medio el nombre de Berzosa. En el trayecto se toparon con una mujer que se encontraba en un despacho. El grupo huyó a la carrera mientras un vigilante de seguridad atendía a la asustada mujer.

En vez de abandonar el campus, los ultras siguieron su cacería.Bajaron por la Facultad de Ciencias de la Información, donde también intentaron forzar una puerta. No lo consiguieron y cruzaron la carretera de A Coruña para llegar hasta la Facultad de Veterinaria, en la avenida de Puerta de Hierro.

Cerca de La Moncloa

En estas dependencias, muy cercanas al Palacio de La Moncloa, se cebaron. Rompieron la puerta de entrada a uno de los edificios y comenzaron su escabechina. Cogieron un extintor y lo rociaron por numerosas dependencias. A continuación, quebraron un cristal y accionaron la manguera destinada a la extinción de incendios. Inundaron la cafetería y rompieron un almacén, las aulas de la planta baja y los aseos.

Al mismo tiempo, otro de los ultras dejó pintadas en paredes de aulas, pasillos y aseos. El mensaje: «Rector el próximo eres tú», Skin Madrid, violencia total y «Rector estás muerto».

Durante más de 30 minutos los ultras causaron estragos en la Facultad de Veterinaria. El edificio de la cafetería y varias aulas quedaron inundadas. Fue necesaria la intervención de dos dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid para achicar agua. Los trabajadores del servicio de extinción de incendios se esforzaron durante más de una hora en la tareas de desagüe. En el suelo de dos aulas los bomberos abrieron sendos agujeros para liberar el líquido acumulado.

Los empleados de la cafetería de la Facultad de Veterinaria trabajaron toda la tarde del sábado y el do- mingo para limpiar las instalaciones.«Han hecho mucho daño», reconocía uno de los empleados. «Había pintadas, puertas dañadas y todo estaba lleno de agua y espuma», añadió otro trabajador de la cafetería. «Por el estropicio que han hecho está claro que venían con herramientas y bates y que sabían el daño que hacían al inundarlo todo», explicó un camarero.

Las empleadas de limpieza se afanaron todo el lunes por la mañana en retirar las pintadas ultras. Algunos de los escritos fueron ocultados con carteles.

En la delegación de alumnos de la Facultad de Veterinaria los estudiantes estaban indignados. «¿Cómo podemos estar si nos destrozan la facultad?», se preguntaba uno de los alumnos. Jacobo, representante de los estudiantes de este centro, lamentaba los hechos y pedía más seguridad: «Poco a poco nos destrozan la universidad. Es inconcebible que pasen estas cosas. Habría que pedir más vigilancia en toda la Complutense». También había quien se quejaba de la cobardía de estos grupos violentos: «A ver si se atreven a venir un día de clase». «Estamos desolados por estas actuaciones, pero sabemos que son hechos aislados», señaló un catedrático de Veterinaria.

Los agentes de la Comisaría de Moncloa y de la Brigada de Información ya investigan los hechos y mantienen un dispositivo especial de vigilancia en la UCM.

Ya el pasado mes de diciembre se desató la alarma en la Universidad Complutense de Madrid al registrarse una oleada de agresiones ultras en la zona de colegios mayores. Aunque a la policía sólo le constaban dos ataques, los estudiantes contabilizaban 16.Incluso se llegó a celebrar una cumbre de los 22 colegios mayores para pedir más protección.

En el encuentro celebrado el 21 de enero entre el rector de la Complutense, Carlos Berzosa, y el delegado del Gobierno, Francisco Javier Ansuátegui, se dejó claro que no se iba a crear una «cuerpo especial de policía universitaria», aunque se mantendría un operativo especial de seguridad en la zona. Se propuso aumentar la vigilancia privada y las patrullas de la Policía Municipal y del Cuerpo Nacional de Policía. También acordaron hablar con el alcalde para pedir una mejora en la iluminación del mayor campus de España, al que están suscritos 300.000 alumnos.

«Estoy encantado porque el delegado se ha ofrecido a ayudarnos en todo. Sería bueno que se potenciara la vigilancia en la universidad; pero eso no significa hablar de un cuerpo específico», dijo Berzosa. Ansuátegui comentó: «Cuando surgieron los brotes racistas, de los que, por cierto, sólo recibimos dos denuncias, aumentamos la presencia policial y se detuvo a varias personas; ese control se mantendrá».

 

La violencia neonazi en 2003

64 detenidos en 12 meses

El grupo de Tribus Urbanas de la Brigada de Información detuvo en el año 2003 a 64 personas por agresiones ultras, según datos policiales. Del total de los arrestados, 12 eran menores. El perfil de estos extremistas es de jóvenes estudiantes de una media de 22 años y de clase media-alta. Suelen actuar en grupo y las noches de los fines de semana. Van armados con bates de béisbol y otros utensilios, como puños americanos y sprays. La policía ha descubierto que los grupos ultras suelen moverse por Alcalá de Henares y Majadahonda. En la capital su radio de acción son los distritos de Moncloa y Centro.

220 agresiones

A lo largo del pasado año se contabilizaron en la región más de 220 agresiones ultras, según datos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. El 40% de las víctimas fueron extranjeros, un 10% eran indigentes y un 3% travestis.El 60% de los ataques tuvo lugar los fines de semana y en el centro de la capital. Del total de denuncias, el 80% se contabilizó en la capital y el resto en los diferentes pueblos de la región.Con todo se sospecha que hay muchos ataques que no se denuncian por temor de los agredidos. Las víctimas de la violencia ultra se enfrentan luego a un grave problema a la hora de acudir a la comisaría y completar la denuncia.

Cantera fascista

Los ultras buscan cantera. Preferiblemente menores y cuanto más jóvenes mejor. Lo denunció el pasado mes de enero en M2 Esteban Ibarra, presidente del Movimiento Contra la Intolerancia.«Utilizan a chicos menores de 18 años porque la Ley del Menor está posibilitando que hechos graves queden impunes», delata Ibarra. «En casos de agresiones ultras quedan como simples delitos de lesiones castigados con arrestos domiciliarios», agrega. Desde esta ONG se denuncia que los ultras tienen actualmente filiales en Aluche, Aranjuez, Arganda, Alcorcón, Majadahonda y Móstoles.

Movilizaciones

Los estudiantes universitarios se movilizaron a finales del pasado año contra el azote ultra en la Complutense. Recogieron 2.200 firmas de protesta que han entregado a la policía, y preparan movilizaciones y concentraciones para condenar los actos, mientras que Movimiento contra la Intolerancia ha pedido al delegado del Gobierno medidas urgentes para frenar esta espiral. Pero, previamente, los directores de 12 colegios mayores habían suscrito un comunicado para enviarlo a la comisaría de Moncloa, en el que mostraban su «alarma y preocupación ante las agresiones de cabezas rapadas en la zona».

 

La decoración nazi de Las Rozas

Violencia 'ultra'. El Ayuntamiento de la localidad contrata una brigada especial para luchar contra la espiral de pintadas fascistas.
 

Pintadas neonazis realizadas en un parque del municipio
de Las Rozas

No trabajan en casa pero dejan caer que existen con amenazas de muerte en las paredes. Nadie les ve cuando operan. Sigilosos, recuerdan los emblemas nazis y tratan de ocultar a sus familias o vecinos que ellos son autores de frases como «Inmigrantes no. España blanca». Los adornos con sprays de colores de cruces gamadas y firmas de skin heads completan la decoración que atormenta a los pacientes desde los muros del centro de salud de la calle de Principado de Asturias de Las Rozas. Pintadas que el Ayuntamiento se ha resistido a reconocer hasta ahora.

Nadie denuncia ante la Policía Local o la Guardia Civil aunque algunos reconocen en correos electrónicos anónimos que han sido víctimas de vejaciones e insultos. Nadie les ha visto pintar pero pocos dudan de la existencia de estos grupos ultras que estampan la violencia en los muros de los edificios públicos al amparo de la noche.

«Mal endémico»

«Es un mal endémico de nuestra sociedad», contesta el concejal de Medio Ambiente de Las Rozas, Espadas López-Torradas, cuando el grupo municipal socialista le pregunta sobre la autoría de las pintadas y pide soluciones a este problema que, en el mejor de los casos, «afea muchos de los edificios públicos y privados de nuestra ciudad", comenta el portavoz del PSOE, Ramón Moreda.

En la revisión del último contrato municipal con la empresa encargada de la recogida de basuras, Urbaser, que tiene vigencia desde el pasado día 1 de enero de 2004, el equipo de gobierno, presidido por el alcalde, Bonifacio de Santiago (PP), incluyó la creación de una brigada compuesta por dos operarios y un furgón con hidrolimpiador. Un nuevo servicio con sólo una misión: librar a la ciudad de los vergonzosos garabatos y pegatinas. El centro sanitario todavía espera la prometida operación limpieza.

En pueblos limítrofes como Majadahonda cuentan con un sistema de «lavado» especializado que no deja aparecer los emblemas neonazis gracias a un «elevado coste económico», según la portavoz centrista, Mercedes Pedreira. En Pozuelo, su homóloga socialista, Esther Alonso, afrontó la pasada legislatura amenazas de muerte que aparecieron en los bancos de la plaza Mayor, junto al edificio del Ayuntamiento. «Todavía queda alguna cruz gamada en la sede local del PSOE que mis compañeros tratan de tapar como pueden», afirma Alonso.

Amenazas
 

Otra pintada en Las Rozas

Las mismas amenazas que, de forma velada, sintieron los comerciantes del centro comercial Burgo Centro (calles Castilla-la Mancha y Constitución) ante la presencia de numerosas personas con estética neonazi que la pasada Navidad acudieron en masa a un encuentro con ultras de toda Europa, celebrado en los locales de los antiguos cines. Además de las denuncias efectuadas por comerciantes de la gran superficie ante la dirección del Burgo Centro, un portavoz municipal ha confirmado que fue necesaria la presencia de agentes de Policía Local y Guardia Civil para garantizar la seguridad en los alrededores.

 

Odio en la Universidad

El matonismo y la violencia ultra continúan amenazando la seguridad ciudadana. Primero fueron a por emigrantes, prostitutas y homosexuales; después a por los punkis, estudiantes y gentes que se les cruzaron por el camino; hoy son las facultades universitarias y las autoridades académicas; mañana, parafraseando al teólogo Martín Niemöller en la época del nazismo, vinieron a por cualquiera de nosotros pero ya no quedaba nadie para protestar.

Las amenazas al Rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, se inscriben en una estrategia de violencia neonazi en el ámbito universitario impulsada por los grupos skins de Madrid. Cuando los estudiantes de los Colegios Mayores denunciaban las agresiones en la zona de Metropolitano, decían la verdad. No era violencia virtual. Cuando hacíamos públicos los avisos de los vecinos de la zona que habían presenciado desde sus ventanas palizas propinadas a indigentes por cabezas rapadas, escuchando sus gritos de dolor y denunciándolo a las fuerzas de seguridad, no estábamos ante un nuevo alarmismo ciudadano. Cuando aseguramos haber hablado con alguna víctima de esas agresiones, temerosa de denunciar porque nadie garantiza su seguridad, al constatar cómo se refleja su domicilio particular en las propias diligencias policiales que presumiblemente acabarán por procedimiento en manos de abogados de los agresores, tampoco era un imaginario de quien estas líneas escribe.

El problema de la violencia neonazi en nuestro país ya es un serio problema. Lo es no sólo porque repunta en Madrid, sino porque se extiende por la geografía española anidando en importantes ciudades. Lo es, también, porque sus protagonistas son jóvenes, a veces menores adolescentes como demuestran las últimas detenciones, reclutados y adoctrinados en el odio, lanzados al ejercicio de la violencia por adultos que pertenecen a una arquitectura internacional neonazi, conectada en redes y anillos más que visibles en Internet, como igual de visibles se manifiestan en los fondos ultras de los campos de fútbol, dato que se vuelve a evidenciar en las amenazas al presidente del Barcelona, Laporta. Y así, de susto en susto, vamos tomando conciencia de la dimensión del problema, incluso a veces a golpe de tragedia criminal; ahora afecta a las autoridades de la Complutense.

Estimulados por un discurso victimista ante la inmigración, radicalmente antidemócratas, los neonazis españoles siguen el camino de sus homólogos británicos, franceses o alemanes. Ante el problema sólo cabe el deber de finalizar con la política del avestruz.

Esteban Ibarra es presidente de Movimiento contra la Intolerancia

Fuente: La Razón
04/03/204
El Mundo
03/03/2004

Noticias relacionadas:

* Arranca un plan policial para «cazar» grupos radicales en Moncloa, Chamberí y Chamartín en Madrid (10.03.04)
* Grave aumento de los delitos violentos cometidos por jóvenes (13.11.03)
* Interior lanza un nuevo plan para luchar contra la delincuencia (27.10.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es