- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes 15 de marzo de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

El Mosad asegura que Roma será el próximo gran atentado de Al Qaida en suelo europeo

Cinco ciudades italianas en máxima alerta, situación que no se produjo tras los atentados del 11-S

 

El integrismo islámico intentará perpetrar su próximo gran atentado en Roma. Así lo aseguraron ayer fuentes de los servicios secretos de Israel a través del diario digital «Debka». La noticia ha caído como una losa en la capital italiana, una ciudad que desde el 11 de septiembre se ha sabido en el punto de mira del integrismo, pero que nunca hasta ahora había vivido una psicosis terrorista similar. «Los radicales ven nuestra capital como el centro de la herejía a causa de El Vaticano», aseguraba ayer un diario romano. Por el momento, cinco ciudades italianas permanecen en «alerta máxima».

A falta de unos servicios de inteligencia a la altura del momento histórico, el Gobierno italiano se sirve de la experiencia y los recursos del Mosad israelí para afrontar la amenaza terrorista surgida tras el 11 de septiembre. La colaboración entre ellos está a la orden del día. Por ello, no es de extrañar que la primera voz que ha señalado Roma como el próximo objetivo del terrorismo islámico haya sido publicada en «Debka», una página web en la que los servicios secretos hebreos adelantan algunas informaciones, con fines estratégicos. Según estas revelaciones, que fueron amplificadas ayer por algunos medios de comunicación italianos, Roma sería el próximo objetivo del terrorismo islámico. ¿Por qué? Por la presencia de El Vaticano y el Papa, y porque dentro del ideario de Al Qaida la capital italiana es concebida como el centro de la cristiandad y el núcleo espiritual de la «gran herejía». Según estas mismas fuentes, los dos grandes ataques que ha vivido hasta el momento Europa eran predecibles. «Turquía tenía que ser la primera», aclaran, asegurando que los integristas odian por encima de todo a este país, que ha vivido una fuerte occidentalización desde la Primera Guerra Mundial. «Después, ha venido España», continúan afirmando los israelíes, argumentando que «Al Qaida siempre ha empujado a los musulmanes hacia la conquista de su reino perdido». «Italia y su capital vienen en tercer lugar por que son consideradas el centro de la cristiandad», concluyen las fuentes del Mosad.
Por el momento, el Gobierno italiano ha decretado la alerta máxima en cinco ciudades del país: Roma, Milán, Nápoles, Bolonia y Peruggia. Las medidas de seguridad han sido reforzadas fuertemente en los centros urbanos, en los aeropuertos, en los servicios de transporte y en aquellos lugares donde ondean banderas norteamericanas, israelíes o españolas. El primer ministro, Silvio Berlusconi, poco después de llegar de Madrid, compareció ante los medios de comunicación para aclarar los rumores sobre la falta de preparación de la Policía italiana ante un ataque terrorista. Berlusconi aseguró que no se ahorrarán esfuerzos.

Berlín pide una reunión urgente de ministros de Interior europeos por el 11-M

El Gobierno alemán ha solicitado la convocatoria urgente de una reunión de ministros de Interior de la UE para hacer un análisis de los atentados del 11¬M y poner en marcha medidas de seguridad conjuntas ante la reivindicación de Al Qaida del cuádruple atentado de Madrid. El ministro de Interior alemán, Otto Schilly, considera que la reunión es prioritaria porque los Gobiernos europeos necesitan «información clara y amplia» sobre los atentados para prevenir otrs posibles acciones terroristas. Berlín quiere que en el encuentro participen también los responsables de la Policía y de los servicios de inteligencia de la UE.

En Berlín empiezan a ponerse nerviosos. El canciller alemán, Gerhard Schröder, reunió ayer a su Gabinete de Crisis, después de que el Gobierno español informara el sábado de la detención de cinco personas, tres marroquíes y dos indios, en Madrid, lo que fortalece la tesis de que Al Qaida estaría tras los atentados del 11¬M.

A la reunión asistieron, además del canciller, el ministro de Interior, Otto Schily, y el de Exteriores, Joschka Fischer, así como los jefes de los servicios de seguridad y de inteligencia, la Oficina de Investigación Criminal (BKA) y el organismo encargado de la Defensa de la Constitución (BfV), que es el servicio de espionaje interior alemán.

«Analizar la situación». Otto Schily instó a la presidencia irlandesa de turno de la Unión Europea a convocar una reunión urgente de los ministros de Interior de los países de la Unión Europea en Bruselas con el objetivo de «analizar la situación» tras las atentados de Madrid y «coordinar las medidas que tenemos que tomar».

Preguntado por un periodista si el Gobierno alemán estaba satisfecho con la forma en la que el Ejecutivo español les había informado sobre los atentados, Schily reconoció que algunos datos habían llegado «con retraso», pero se mostró comprensivo ante la magnitud de la catástrofe. «Está claro que me hubiera gustado saber antes algunas cosas, pero no quiero hacer valoraciones críticas al respecto», dijo el ministro alemán de Interior que evitó echar más leña al fuego.

 

La Guardia Real interpreta el himno español en Buckingham

Varios miles de personas, entre ellas numerosos españoles, asistieron ayer a un emocionante homenaje a las víctimas de los atentados de Madrid: por primera vez desde el 11-S, un himno extranjero sonó durante la tradicional ceremonia del cambio de guardia en el Palacio de Buckingham. La orquesta de la Guardia Real interpretó el himno español, que fue interrumpido por emocionados aplausos y gritos de «¿Viva España!» y «¿No a la guerra!». El embajador español en Londres, Santiago de Mora y Figueroa, presidió la ceremonia junto al duque de Gloucester. De los cientos de españoles presentes en la ceremonia, muy pocos sabían que la Marcha Real sonaría durante el cambio de guardia. La mayoría eran turistas que se habían acercado a Buckingham para presenciar uno de los espectáculos más tradicionales de la capital británica y así, quizás, olvidar por un rato la tristeza por los atentados de Madrid.

Así que cuando sonaron las primeras notas, la plaza enmudeció. Algunos se abrazaban, la mayoría no podía contener las lágrimas. A mitad de la pieza, la multitud aplaudió. Al final, se escucharon numerosos gritos. Los más audibles fueron «¿Viva España!», «¿Queremos paz!» y «¿No a la guerra!».

Cuando a continuación uno de los guardias presentó al embajador la tradicional espada de honor, el punto álgido de la ceremonia, el sonido más audible en la plaza eran los gemidos de un grupo de españoles. «Es de agradecer que los británicos se hayan volcado en ceremonias como ésta», decía Marta, una sevillana que trabaja en la ciudad.

Fuente: La Razón
15/03/2004

Noticias relacionadas:

* Noticias relacionadas del 11-M

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es