Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles 19 de mayo de 2004


Seguridad Alimentaria y Protección Biotecnológica

La Unión Europea pone fin a seis años de moratoria al comercio de transgénicos

La Comisión aprueba el miércoles una variedad de maíz genéticamente modificado

 

La moratoria de «facto» que mantiene la Unión Europea (UE) desde 1998 a la comercialización de productos que incluyan OGM (Organismos genéticamente modificados) toca a su fin.

La Comisión Europea tiene previsto aprobar el próximo miércoles la comercialización de una variedad de maíz transgénico denominada «Bt-11». Con esta decisión acabará la larga discusión entre los países europeos a favor y en contra de abrir el mercado comunitario a los transgénicos, en la que España ha cambiado de criterio.

El maíz transgénico ha sido
objetivo de protestas, como
muestra esta imagen de archivo
tomada en Alemania

El proceso de aprobación del «Bt-11», que comercializa la empresa Syngenta, comenzó en diciembre de 2003, cuando el Comité de la Cadena Alimentaria que integran expertos de todos los países europeos no llegó a ningún acuerdo sobre ese producto. De ahí, la decisión se trasladó al Consejo, que reúne a los todos los Gobiernos de la UE. La Presidencia de la Unión, desempeñada actualmente por Irlanda, apuró los tres meses de los que disponía el Consejo como plazo máximo para intentar alcanzar un acuerdo. Pero no fue posible. La votación del pasado 26 de abril de los ministros de Agricultura europeos puso de manifiesto la brecha existente en la UE sobre este asunto: seis países votaron en contra de autorizar ese maíz transgénico, seis a favor y otros tres (entre ellos España, que cambió el criterio del Gobierno anterior) se abstuvieron.

Este empate técnico provocó que la decisión se trasladara a la Comisión, que ya se había mostrado a favor de dar luz verde al «Bt-11», una decisión que se hará oficial el próximo miércoles. El comisario europeo de Salud, David Byrne, ya adelantó tras esa votación la decisión del Ejecutivo comunitario. La posición favorable de la Comisión se apoya en la consideración de que la nueva legislación comunitaria sobre etiquetado y seguimiento de los OGM, que entró en vigor el pasado 18 de abril, es suficiente para garantizar que los transgénicos que se comercialicen en el mercado de la Unión no supongan ningún riesgo para la salud. Esa legislación establece que las empresas que comercialicen alimentos o piensos deberán etiquetar todos los productos que contengan más de un 0,9% de organismos modificicados genéticamente. La etiqueta incluirá menciones como «este producto contiene OGM» o «está obtenido con OGM». Esta exigencia no se aplicará a productos como carne, leche o huevos que procedan de animales que hayan consumido alimentos o medicinas que contengan OGM. De todos los países comunitarios, España es el único en el que se producen OGM con fines comerciales, en concreto un maíz destinado a la fabricación de piensos para animales.

 

Fuente: La Razón
16/5/2004

Noticias relacionadas:

* Los transgénicos tendrán una etiqueta especial (20.04.04)
* La soja transgénica ocupa los campos argentinos (13.04.04)
* Dos tercios de los cultivos están 'contaminados' por los transgénicos en Estados Unidos (22.03.04)
* La OMS dice que los alimentos transgénicos disponibles son inocuos para la salud (29.10.03)
* Industria, científicos y consumidores garantizarán la seguridad de los alimentos (16.10.03)
*
Etiquetar o no a los transgénicos: la polémica llega a Estados Unidos (03.10.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es