Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 22 de octubre de 2004


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

Madrid y Barcelona, dos puntos negros de la polución mundial

El satélite europeo Envisat realiza el mapa global más preciso que jamás se ha llevado a cabo sobre los niveles de contaminación en nuestro planeta

 

El satélite europeo Envisat, el más grande del mundo dedicado a estudiar el clima, acaba de concluir sus observaciones sobre la distribución mundial de dióxido de nitrógeno, un gas contaminante que puede causar daños pulmonares y problemas respiratorios. Sus resultados, los más completos y precisos que se han presentado hasta la fecha, muestran claramente que la acción del hombre está detrás de la proliferación de esta sustancia nociva, que se acumula sobre todo en las grandes ciudades y en las rutas marítimas. De hecho, Madrid y Barcelona son dos de los puntos del globo más perjudicados por la presencia de este compuesto.

Foto: El Mundo

El Envisat, que lleva orbitando la Tierra desde febrero de 2002, ha pasado 18 meses recabando información sobre el dióxido de nitrógeno, causante del llamado ozono malo, una especie de niebla tóxica que se acumula a nivel del suelo y en las capas más bajas de la atmósfera. Un equipo de investigadores de la Universidad de Heidelberg, en Alemania, se ha enfrentado a los datos del satélite y acaba de publicar un siniestro mapamundi de la contaminación, que muestra con total exactitud las zonas donde más gases nocivos se generan.

 

Mapa: El Mundo

«Las grandes columnas verticales de distribución de dióxido de nitrógeno están asociadas con las ciudades más importantes de Norteamérica, Europa y el Noreste de China, junto a otros lugares como México DF, en Centroamérica, y las centrales energéticas impulsadas por carbón en Sudáfrica», según explica el científico Steffen Beirle, que ha capitaneado la investigación en el Instituto de Física Medioambiental de la Universidad de Heidelberg.

Microbios terrestres

El gas contaminante también se crea como consecuencia de la acción de algunos microbios terrestres e incluso en los relámpagos, pero su concentración en las áreas más industrializadas del globo no deja ninguna duda de que su principal causa son las actividades humanas, en especial la industria pesada, el transporte terrestre y las centrales de energía, además de la quema de biomasa.

Así, las altas concentraciones de contaminación en algunas áreas de Africa y del Sudeste asiático son producto de la quema de vegetación, y no de las actividades industriales. Además, los nuevos datos permiten seguir también el rastro del dióxido de nitrógeno en las zonas más transitadas por los barcos, y en especial allá donde se cruzan varias rutas marítimas, como en el Océano Indico o el Mar Muerto.
 

Mapa: El Mundo

El Envisat, que pertenece a la Agencia Espacial Europea (ESA), ha realizado estas observaciones mediante un instrumento llamado SCIAMACHY, que significa perseguir sombras en griego, aunque el nombre también es un acrónimo en inglés de Espectrómetro de Absorción por Escáner de Imágenes para la Cartografía Atmosférica. En cualquier caso, este aparato registra cómo la luz del Sol interactúa con la atmósfera terrestre, lo que permite determinar con exactitud la composición química de ésta.

El instrumento detecta la luz visible y también los rayos infrarrojos y ultravioletas provenientes de nuestra estrella. La radiación solar puede ser absorbida, reflejada o bien esparcida cuando entra en contacto con nuestra atmósfera, dependiendo de la composición del aire. Los investigadores analizan este comportamiento y eliminan el efecto del oxígeno, el nitrógeno y las moléculas de agua que forman la mayor parte de la atmósfera. Lo que queda son los gases contaminantes.

Este método permite encontrar hasta las más pequeñas concentraciones de dióxido de nitrógeno. Este gas se encuentra distribuido en cantidades similares por toda la estratosfera, una de las capas exteriores de la atmósfera. Sin embargo, en la troposfera, que se encuentra entre los ocho y los 16 de altitud, su presencia varía en gran medida entre unas áreas y otras, y llega a ser preocupante en grandes ciudades como Londres o Madrid.

Según la ESA, las observaciones desde el espacio son el único modo eficaz de controlar la distribución de gases en la atmósfera. Próximamente, el Envisat también estudiará los gases de efecto invernadero.

Fuente: El Mundo
14.10.04

Noticias relacionadas:

* Brasil es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo por la deforestación de su selva (13.08.04)
* Ocho Estados de EE UU demandan a las grandes eléctricas por sus emisiones de CO2 (03.08.04)
* España comenzará a reducir las emisiones de CO2 en el 2008 (16.07.04)
* Entrevista: Joram K. Kaufman, investigador de cambio climático en la NASA (12.07.04)
El Gobierno presentará esta semana el borrador del plan de asignaciones de Kioto (16.06.04)
* Bruselas abrirá expediente a España por los gases de Kioto (27.05.04)
* Putin se compromete a que Rusia firme el Protocolo de Kioto (25.05.04)
*
La refinería de La Rábida afronta Kioto (07.05.04)
* El Gobierno permitirá uniones de las emisiones de contaminación para cumplir Kioto (06.05.04)
* Las eléctricas pagan la incertidumbre sobre Kioto (01.04.04)
* El difícil cumplimiento de Kioto pasa por la transformación del sector eléctrico español (31.03.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es