- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes 3 de septiembre de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

Satélites europeos harán un mapa mundial de tsunamis para predecir su aparición

El proyecto Max Wave, financiado por la Comisión Europea, identificó más de diez tsunamis en sólo tres semanas de observación. Hasta hace poco, este fenómeno era considerado una leyenda de pescadores

 

Pulse sobre la imagen para ampliar

Una gran masa de agua de más de treinta metros de altura que parece surgir de la nada y que se desplaza a una velocidad de 750 kilómetros por hora, un insólito fenómeno que hasta hace poco se creía una leyenda de pescadores, pero que se produce con mucha más frecuencia de lo que se pensaba y que sólo desde 1990 se ha cobrado la vida de 4.000 personas en las costas del Pacífico. Se trata de los tsunamis, uno de los muchos misterios que aún encierran los océanos y del que ahora se intenta buscar más respuestas mediante un programa científico puesto en marcha por la Comisión Europea para observar a través de satélites la frecuencia y localización de estas olas gigantes.

El proyecto, iniciado en 2000 y financiado dentro del apartado de energía, medio ambiente y desarrollo sostenible del Quinto Programa Marco de Investigación, se basa en las observaciones realizadas por los satélites ERS («Earth Remote Sensing») de la Agencia Espacial Europea para confirmar la frecuencia y localización de olas gigantes y determinar sus causas. Actualmente se están poniendo en marcha nuevas iniciativas para analizar cómo destrozan las embarcaciones, con el fin de replantear el diseño de barcos, puertos y plataformas petrolíferas.

Atribución al mal tiempo

Se calcula que en los últimos veinte años más de 200 petroleros y barcos contenedores de más de 200 metros de eslora han sido hundidos por este fenómeno, que muchas veces pasa inadvertido. «Como media, dos grandes barcos se hunden por semana, pero la causa nunca se estudia con el mismo detenimiento que un desastre aéreo. Sencillamente, se atribuye al mal tiempo», denuncia Wolfgang Rosenthal, coordinador del proyecto. Sin embargo, sí se tiene constancia de la existencia de olas gigantes y de su capacidad destructiva. Así, los datos obtenidos por radares de varias plataformas petrolíferas, que registraron 466 olas gigantes en 12 años, llamaron la atención del equipo Max Wave, integrado por investigadores de siete nacionalidades diferentes, que decidió validarlos creando el primer censo mundial de tsunamis a través de observaciones de los satélites de radar ERS.

Los resultados de esta primera fase del proyecto, finalizada en 2003, fueron toda una revelación: en un plazo de tres semanas se identificaron más de diez olas individuales gigantes en todo el planeta, superiores a los 25 metros de altura. «Tras haber probado su existencia en mayor número de lo que nadie esperaba, el siguiente paso es analizar si pueden ser pronosticadas», afirma Rosenthal. Ahora, una nueva fase de investigación llamada WaveAtlas tiene como objetivo crear un atlas mundial de olas, haciendo uso de imágenes de ERS recogidas durante dos años, y efectuar un análisis estadístico de los océanos para ver si es posible predecir estos fenómenos. La utilización de satélites de radar supone un gran avance en la investigación de tsunamis, ya que sólo ellos pueden ofrecer datos globales al tener la capacidad de captar imágenes a través de las nubes y la oscuridad, a diferencia de sus equivalentes ópticos.

Los primeros testimonios sobre la existencia de este fenómeno se remontan al antiguo Japón, donde olas gigantes arrasaban periódicamente diversas aldeas de pescadores sin que en alta mar se sintiera su paso. De hecho, el término tsunami proviene de una palabra japonesa que significa «ola del puerto». Hasta ahora se pensaba que las perturbaciones causantes de estas masas de agua gigantescas sólo podían ser producto de terremotos con epicentro en el mar, desplazamientos de fallas submarinas o derrumbes submarinos. Sin embargo, el alto número de olas detectadas por el proyecto de la Comisión Europea hace pensar en otras causas no relacionadas con los movimientos sísmicos. Según sus autores, el fenómeno suele estar vinculado también con áreas donde las olas comunes se encuentran con corrientes y remolinos oceánicos, que concentran la energía de la ola formando traslaciones de agua mayores.

Imperceptibles en alta mar

Estas masas generan una onda que se propaga radialmente en todas direcciones. En alta mar, estas ondas tienen una altura de menos de un metro y una gran longitud de onda, por lo que pasan inadvertidas entre el resto de olas. Sin embargo, su efecto devastador se manifiesta sólo cuando se acercan a la costa, a una velocidad media de 750 kilómetros por hora. Al contrario que la ola normal, el tsunami toca el lecho marino. Es entonces, al rodar sobre el fondo, cuando su longitud de onda disminuye al mismo tiempo que aumenta drásticamente su altura.

Dependiendo de la topografía del litoral, el tsunami puede manifestarse como una enorme marea, una gigantesca ola a punto de reventar o una gran masa espumosa. Normalmente, está formado por varias olas que llegan separadas entre sí por un intervalo de tiempo de entre 15 y 45 minutos. Tras la primera ola, de dimensiones normales, la resaca que precede a la gran ola provoca una retirada del mar que puede llegar a ser de varios cientos de metros, ejerciendo un gran arrastre. Con una fuerza equivalente a doce toneladas, estas olas son capaces de arrasar ciudades e islas enteras, como ocurrió con Taipei en 1782, cuando un gran tsunami barrió la isla de Formosa (Taiwan) provocando alrededor de 40.000 muertos en lo que es hasta el momento la ola gigante más mortífera de toda la historia.

L.G. Billings era el oficial del «Wateree», uno de los pocos barcos que sobrevivió al terremoto y posterior tsunami que destruyó la ciudad chilena de Arica en 1868: «El mar se retiró hasta hacernos encallar y descubrir el fondo del océano. Cuando volvió, las olas parecían desafiar todas las leyes de la naturaleza. Diversas corrientes se precipitaban en direcciones opuestas y nos arrastraban, hasta que con un gran estruendo nuestro barco fue tragado por una masa gigantesca de arena y agua. El navío estaba siendo arrastrado a una velocidad que jamás hubiéramos alcanzado a todo vapor y rápidamente se inmovilizó, habíamos encallado. Después las aguas se retiraron y se hizo el silencio».

La erupción de un volcán en La Palma podría provocar olas de hasta 100 metros

A lo largo de la historia, nuestro país también ha sufrido los efectos devastadores de los tsunamis. El mayor fue el ocurrido el 1 de noviembre de 1755, provocado por un terremoto con una intensidad estimada de 10 grados en la escala Richter y epicentro en la falla Azores-Gibraltar, que arrasó el golfo de Cádiz «modelando» su orografía actual y causando más de 2.000 muertos.

Aunque desde entonces ninguno de los tsunamis detectados en las costas españolas ha provocado grandes daños, la inestabilidad sísmica de ciertas regiones podría ser la causa de futuras ola gigantes. Así lo advierte un estudio del Centro de Investigaciones de Peligros de la Facultad Universitaria de Londres, que estima que una erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma, la isla más occidental de las Canarias, desprendería hacia el mar un inmenso fragmento de roca, provocando olas de hasta cien metros de altura, que devastarían las áreas costeras del Océano Atlántico. Aunque el volcán no está activo actualmente y los riesgos a corto plazo son mínimos, Simon Day, coordinador del estudio, señaló que «hay que observar cualquier síntoma de actividad en el Cumbre Vieja para que los servicios de emergencia puedan planear una respuesta efectiva».

Fuente: ABC
21/08/2004

Noticias relacionadas:

* ¿Puede hundirse la isla de La Palma? (23.08.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es