- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 8 de septiembre de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

El Ministerio del Interior contará con 1.682 agentes para prevenir atentados nucleares en España

El Plan de Desarrollo del Sistema de Defensa NRBQ, al que ha tenido acceso ABC, será desarrollado por la Guardia Civil e incluye la reacción ante un ataque

 

La Guardia Civil se prepara para prevenir y, en su caso, hacer frente a atentados en los que los terroristas pudieran utilizar las armas más letales concebidas por las mentes más criminales. El Plan de Desarrollo del Sistema de Defensa NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico), que ha recibido ya el visto bueno del ministro del Interior, José Antonio Alonso, contará con 1.682 agentes altamente especializados y un presupuesto de 2.500.000 euros.

No hay indicios concretos que apunten a que organizaciones terroristas estén planeando sabotajes contra alguno de los nueve reactores nucleares que hay en España, o algún atentando con material nuclear, radiológico, biológico o químico (NRBQ), pero el Ministerio del Interior prefiere adelantarse al peligro real que en un futuro pudieran proceder de los grupos que conforman la galaxia Al Qaida. Con este objetivo, ha dado luz verde al Plan de Desarrollo del Sistema de Defensa NRBQ. Se pretende así reforzar la capacidad de respuesta de la Administración, proporcionar auxilio a la población civil afectada, en coordinación con los servicios de emergencia, evitar o reducir en lo posible las consecuencias de un atentado de este calibre y facilitar las investigaciones posteriores.

Máxima letalidad

El citado Plan, al que ha tenido acceso ABC, advierte de que «el terrorismo islamista representa una amenaza permanente de máxima letalidad y ámbito global. No se puede obviar, por su peligrosidad y gravedad de sus efectos inherentes, una posible utilización de sustancias o agresivos de naturaleza NRBQ para la comisión de atentados terroristas». Sin embargo, el dispositivo del que se ha dotado la Benemérita «responde, no sólo al riesgo de terrorismo, sino a cualquier otro derivado de accidentes fortuitos o provocados al margen de acciones terroristas».

El órgano superior del Plan de Defensa es la Unidad Técnica-NRBQ (UT-NRBQ). Aunque encuadrado en el Servicio de Desactivación de Explosivos (SEDEX), depende funcionalmente del General Jefe de la Jefatura de Unidades Especiales y de Reserva (JUER), debido a la dirección que debe ejercer sobre distintas Unidades que estarían implicadas en este dispositivo. La UT-NRBQ contará con cuatro departamentos: Nuclear y Radiológico; Biológico; Químico; Formación y Material.

Prevención y reacción

El funcionamiento del Plan se plantea desde dos aspectos: la prevención y la reacción ante una emergencia NRBQ. Así, desde el punto de vista preventivo, se basa fundamentalmente en las Unidades Territoriales (UT) de la Guardia Civil con el apoyo de la Agrupación Rural de Seguridad (ARS).

Cuando se trata de reaccionar, una vez que se hubiera consumado un atentado, se crean en el seno de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Benemérita -en Madrid, Zaragoza y Sevilla-, para actuar en la línea de vanguardia, tres Unidades de Primera Intervención (UPI), como apoyo a las Unidades Territoriales. Así podrán cubrir tres zonas: Centro, Sur y Norte. Su despliegue se realiza «atendiendo a los criterios de inmediatez, autosuficiencia y eficacia en la actuación». No se descarta que en un futuro, según las necesidades, se constituya alguna más en el seno de los otros GRS con base en Valencia, Barcelona, León y Pontevedra. E, incluso, alguna UPI más para encuadrarse en la futura «Agrupación Especial de Seguridad para la Proyección Exterior» con posibilidades de intervenir en otros países. La Agrupación Rural de Seguridad, que aglutina a los GRS, es la principal Unidad de Reserva de la Guardia Civil. Las Unidades de Primera Intervención están concebidas para actuar en ambiente NRBQ, por lo que disponen de material tecnológico para la detección, recogida de muestras, análisis y descontaminación de sustancias o agentes agresivos. Las Unidades Territoriales, en cuanto que materializan el despliegue de la Guardia Civil, serán las que, en caso de una emergencia NRBQ, responderán en primera instancia. Por ello, todas las Comandancias deberán contar con personal instruido al efecto.

«En caso de existencia de artefactos susceptibles de contener agresivos NRBQ -añade el Plan-, será la Unidad Central de Desactivación de Explosivos (UCODEX) del SEDEX la responsable de su desactivación o neutralización, para lo cual sus integrantes recibirán la formación especializada necesaria». «Para conseguir la eficacia del Sistema, la Guardia Civil deberá dotarse de unas capacidades de personal con instrucción NRBQ y del material específico necesario», añade la orden.

Detectar zonas contaminadas

El Plan contempla cuatro niveles de instrucción para los 1.682 agentes que deberán especializarse, El primero alude a la «instrucción individual básica», que incluye formación para ponerse y quitarse adecuadamente el equipo, descontaminación inmediata propia y del equipo, realizar misiones en ambiente NRBQ, reconocer señales de alarma NRBQ, supervivencia en ambiente contaminado o identificar y administrar los primeros auxilios a las bajas que sean contaminadas.

En un segundo nivel figura la «instrucción individual complementaria», para que los agentes sean capaces de realizar vigilancias y reconocimientos con medios técnicos para detectar zonas contaminadas, marcar adecuadamente esas zonas, recoger muestras, realizar predicciones simplificadas, saber utilizar y mantener los equipos asignados y conocer los riesgos asumibles en un ambiente NRBQ.

En el tercer nivel está la «instrucción individual para especialistas». Serán parte de esos 1.682 agentes que deberán ser formados para la descontaminación de Unidades, cálculo de zona de riesgo, supervisar las normas operativas de Unidades y adaptarlas a esas situaciones, evaluar la capacidad de las Unidades, así como asesorar al mando sobre posibilidades, medidas de protección a adoptar y forma de descontaminación, y sobre las posibilidades de supervivencia. Por último, se contempla el nivel TEDAX-NRBQ: instrucción de los individuos capaces de desactivar artefactos NRBQ.

Fuente: ABC
06.09.04

Noticias relacionadas:

* Londres simula un atentado químico con 400 muertos (20.07.04)
*
Gran Bretaña anuncia un simulacro de ataque terrorista para el próximo domingo (16.07.04)
* El jefe de los Tedax-NBQ teme otro 11-M, pero con armas químicas o biológicas (06.04.04)
* Suplemento Temático: Bioterrorismo
 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es