- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 22 de septiembre de 2004


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

Izar pierde un contrato en Israel por el distanciamiento entre España y EE UU

Los astilleros militares públicos comienzan a pagar el enfriamiento de las relaciones entre Madrid y Washington. La empresa queda fuera del consorcio que pujaba por un concurso de hasta seis corbetas para el ejército hebreo.

 

La nueva Izar comienza con mal pie después de que el Gobierno haya decidido crear una empresa para salvar los astilleros militares, los más rentables del grupo. La compañía se queda fuera de la puja por un contrato que supondría la mayor venta de armamento de España a Israel.

Izar participaba en el consorcio Afcon (Advanced Frigate Consortium), liderado por el gigante norteamericano de defensa Lockheed Martin y Bath iron Works, los astilleros de General Dynamics.

Afcon está en negociaciones para fabricar hasta seis corbetas para el ejército israelí, por un importe que podría superar los 800 millones de euros. En la disputa por este contrato también había entrado en la puja otro grupo liderado por las empresas norteamericanas Northrop Grumman y Raytheon, el fabricante del misil Tomahawk.
 

Gráfico: Expansión

Apoyo norteamericano

A comienzos de este año, el anterior secretario de Estado de Defensa, Fernando Díez Moreno, estuvo negociando la operación en Israel. El Gobierno estadounidense había recomendado la participación de Izar en este concurso como una de las compensaciones industriales por la ayuda de España en el conflicto de Irak.

La gran ventaja del consorcio Afcon es el sistema de combate Aegis, fabricado por Lockheed Martin, el más avanzado del mundo en el terreno de defensa antimisil. Este sistema ya ha sido probado con éxito en embarcaciones como las fragatas F-100 que España vendió a Noruega y que fueron fabricadas conjuntamente por el grupo norteamericano e Izar.

La baza del grupo formado por Northrop Grumman es que esta empresa ya había fabricado las anteriores corbetas de la armada hebrea, las Saar 5, y que otro de los miembros del consorcio es la empresa israelí Elta Electronic, especializada en sistemas electrónicos.

“La salida de Izar de la puja por el contrato se produce tras el cambio de Gobierno y la política proeuropea adoptada por el Ejecutivo de Zapatero y el distanciamiento con Washington después del abandono de Irak por parte de las tropas españolas”, aseguran fuentes cercanas a la operación.

La gran incógnita es saber si el abandono de Izar es puntual o si los astilleros militares españoles dejarán de colaborar en un futuro con el consorcio Afcon para próximos contratos. Antes de las corbetas israelíes, el grupo hispano-norteamericano ya estuvo presente en otros concursos en Arabia Saudí, Turquía y Grecia sin demasiada suerte.

Fuentes de Izar consultadas por este periódico explican que “el contrato de las corbetas se ha pospuesto al menos dos años por discrepancias sobre las necesidades de armamento dentro del seno del ejército israelí”.

Durante los últimos años, las Fuerzas Aéreas hebreas han presionado para que la armada no cobre mayor protagonismo e intentan bloquear que cualquier contrato de la marina se incluya en los presupuestos del país.

Para Izar supone un fracaso no sólo por la pérdida del contrato en sí, sino porque no cumple los objetivos estratégicos de la nueva etapa de los astilleros militares.

Mercado internacional

El Gobierno quiere que en un futuro Izar no dependa de los contratos estatales y que compita en otros mercados. Hasta que se consolide ese mercado exterior, los astilleros españoles estarán a plena carga de trabajo con las fragatas españolas y noruegas, el submarino S-80 y un nuevo Buque de Proyección Estratégica. Además, el Plan de Adquisiciones de la Armada contempla la incorporación a la flota de buques medianos todavía sin especificar.

El mercado militar internacional

El primer mercado naval militar del mundo es el de Estados Unidos. Este negocio está reservado por ley a los astilleros americanos. La flota supera las 400 unidades.

En Europa, Reino Unido y Francia registran unos volúmenes de parque naval que superan el 10% de la demanda mundial. España está en el 6%, por encima de mercados como Italia y Alemania, que alcanzan el 5% cada una.

Otros países como China, Rusia, Japón o Corea del Sur cuentan con programas navales propios de cierta relevancia.

El submarino ‘S-80’ definirá la política internacional en materia de Defensa

Cuando finalice la reconversión de Izar, el Ministerio de Defensa tiene sobre la mesa una decisión trascendental para el futuro del sector. El equipo de José Bono deberá decidir cual será el sistema de combate de los nuevos submarinos S-80, fabricados por Izar.

Durante los últimos meses, los candidatos se han ido reduciendo hasta dos alternativas: Francia y Estados Unidos. Si el Gobierno español se decanta por el socio galo, que podría ser Thales en colaboración con los astilleros militares franceses DCN, allanaría el camino hacía el gran consorcio naval europeo a imagen y semejanza de EADS en el terreno aeronáutico. Si, por el contrario, Defensa elige a la estadounidense Lockheed Martin con su sistema de combate Aegis, se desmarcaría del ámbito europeo. A cambio, la gran ventaja de apostar por un socio norteamericano es que el nuevo submarino no nuclear tendría muchas más posibilidades en el mercado internacional. Dentro de la propia Izar hay opiniones para todos los gustos.

Los detractores de la alternativa europea no están muy satisfechos con la participación y la relevancia de Izar en el proyecto Scorpene, un programa de submarinos liderado por la DCN del que se han vendido ya varias unidades a las armadas de Malasia y Chile. Creen que una nueva apuesta conjunta le quitaría protagonismo a la industria española y le cortaría las alas para salir a los mercados internacionales.

Efecto dominó

Independientemente de las consecuencias estratégicas en el negocio naval, la decisión de Izar sobre el sistema de combate de los S-80 podría desencadenar un efecto dominó en otros terrenos. Lockheed Martin también colabora con la industria española en el terreno aeronáutico.

EADS Casa, filial del gigante aeronáutico europeo EADS, llegó a un acuerdo el año pasado para vender dos aviones CN-235 al Departamento de Defensa norteamericano, que serían utilizados por la Guardia Costera de Estados Unidos en el programa Deepwater, que moderniza y sustituye las antiguas flotas aéreas y de superficie. Existe una opción para comprar hasta 35 unidades más, pero dejar fuera del proyecto S-80 a Lockheed Martin podría cambiar la decisión del grupo norteamericano.

Fuente: Expansión
18.09.04

Noticias relacionadas:

* El Gobierno crea una empresa para separar las actividades militares de Izar (02.08.04)
* Izar coge velocidad de fragata: el Astillero Ferrol bota el primero de los cinco buques que construye para la Armada noruega (31.05.04)
* Izar, Indra y Lockheed Martin ultiman un convenio con Defensa por unos 700 millones de euros (25.02.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es