- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 24 de septiembre de 2004


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

 

Un cortocircuito obliga a evacuar durante una hora el aeropuerto de Manises (Valencia) y a cancelar dos vuelos

El fuego se inicia en una habitación donde están instalados los controles del sistema de seguridad

 

Un incendio originado por un cortocircuito en los paneles que controlan los sistemas de seguridad del aeropuerto llenó de humo la terminal y obligó a desalojarla durante más de una hora por la tarde. Dos vuelos con destino a Barcelona aparecían en las pantallas como cancelados. Tres sufrieron retraso: a Palma, Londres y Madrid.

‘‘¡Menos mal! ¡Menos mal! No ha sido nada’’. Iván Tejada, director del aeropuerto de Manises, respiraba tranquilo cuando sobre las 17.30 horas los pasajeros que habían sido desalojados una hora antes empezaban a entrar en la terminal.

‘‘Creemos que ha sido un cortocircuito y gracias a Dios no ha pasado del RAC (el centro donde están ubicados los controles eléctricos de los equipos de seguridad interna de la termina, como cámaras y aperturas de puertas)’’. Eran las primeras explicaciones que daba Tejada sobre el incendio, iniciado sobre las 16.20 horas en un pequeño cuartito situado en la planta baja de la terminal.

El fuego se originó al lado de los dos ascensores situados en la zona izquierda del edificio. ‘‘Los técnicos están intentado averiguar las causas del incendio’’, indicó, sereno, el director.

El fuego, en principio, no afectó a los sistemas de seguridad porque los mismos paneles eléctricos que se quemaron ‘‘los tenemos por duplicado’’, dijo Tejada.

Rápidamente el humo se adueñó de la planta baja, del primer piso y del segundo. El desalojo de las 1.000 personas que había en el lugar fue rápido; no llegó a 10 minutos.

Los niños, los primeros

La prioridad de evacuación fue para los niños y los minusválidos con silla de ruedas (a algunos los tuvieron que bajar por las escaleras, pues se interrumpió el servicio de ascensores); después, el resto.

Era un humo de olor penetrante, a plástico quemado, que ocasionó vómitos a más de una persona que trabaja en las instalaciones aeroportuarias, por la falta de mascarillas.

Fueron los propios servicios contra incendios del aeropuerto valenciano los que controlaron y apagaron el fuego. No intervino ‘‘ningún servicio externo’’, dijo Tejada.

A las 17.21 horas se permitió la entrada del personal de AENA (la empresa pública que gestiona los aeropuertos) y el de las compañías aéreas. Unos minutos más tarde accedieron los pasajeros.

El habitáculo en el que se originó el fuego se había quedado de color gris. Era el efecto del polvo contra incendio sobre el rastro negro que había dejado el fuego. Junto a la puerta, extintores y un monitor de televisión roto. Fue un vigilante de seguridad el que dio la voz de alarma, al oler a plástico quemado. Al parecer la habitación no tiene detector de humos.

Oficialmente no hubo ningún vuelo cancelado por el siniestro, pero en los paneles sí figuraban dos, con destino a Barcelona, el IB 1347 y el LX 4485, ambos tenían inicialmente prevista su salida a las 18.05 horas.

AENA sí reconoció tres retrasos: un Air Berlin con destino a Palma, con 48 minutos; un British Airways que iba a Londres tuvo 46 minutos y un Iberia tardó 43 minutos en salir volando hacia Madrid.  

Fuente: Las Provincias
23.09.04

Noticias relacionadas:

*

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es