Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 8 de febrero de 2005


Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad

Seguridad Pública y Protección Civil

El Gobierno vigilará por satélite a los violadores con posibilidad de reincidir

Interior estudia ampliar el control de los reclusos con un sistema GPRS para fotografiarlos y escucharlos

 

Los reclusos condenados por delitos sexuales con opciones de reincidir cuando abandonen la prisión tras cumplir su condena o disfrutar de un permiso estarán controlados las 24 horas por un sistema de posicionamiento global por satélite o GPS. De momento es una experiencia piloto del Ministerio del Interior en la que participarán doce internos de Madrid, pero si tiene éxito la experiencia se aplicará en toda España. Según el departamento que dirige José Antonio Alonso, el simple hecho de saberse vigilados reduce las posibilidades de que vuelvan a cometer otro delito.

El alto índice de reincidencia entre el colectivo de condenados por delitos sexuales ha generado en los últimos años una importante alarma social. Un caso más que ilustrativo es el brutal asesinato de dos jóvenes policías en Barcelona el pasado mes de octubre a manos de un preso de permiso. Ante la posibilidad de que vuelvan a cometer una violación una vez que cumplan su estancia en la cárcel o cuando disfruten de un permiso, las nuevas tecnologías pueden jugar un papel determinante para evitar nuevas agresiones. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha anunciado la puesta en marcha de un programa piloto de control GPS (localización por satélite) para conocer la ubicación exacta durante las 24 horas del día de los condenados por delitos sexuales que salgan de prisión.

Este sistema de posicionamiento, similar al que ya incorporan muchos vehículos, se plantea como una medida cautelar añadida para las salidas de estos internos del recinto penitenciario. En el programa piloto, que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias pondrá en marcha este mismo semestre y durará tres meses, participarán doce internos de la Comunidad de Madrid.

Experiencia pionera. «Si el programa tiene éxito –manifestó Alonso– lo extenderemos a todos los internos de las mismas características en todas las comunidades autónomas». Se trata de una medida «pionera en España», según comentó el ministro ante la interpelación urgente de la diputada de CiU Mercé Pigem relativa a la política penitenciaria del Gobierno frente a la reincidencia de los delincuentes sexuales.

Para desarrollar esta experiencia piloto de control de delincuentes, el Ministerio del Interior tiene prevista la creación de un centro de seguimiento de los reclusos que funcionará las 24 horas del día.

Según explicó Alonso, la medida tendrá también un efecto de refuerzo del tratamiento de estas personas, haciéndoles conscientes de que tendrán un control añadido en su integración a la vida en libertad.

Según explicaron a LA RAZÓN fuentes de Instituciones Penitenciarias, en el tramo final de la condena de determinados internos es aconsejable que se produzcan salidas esporádicas a la calle, ya que esta circunstancia rebaja la reincidencia. Ésta es una de las situaciones donde el dispositivo GPS podría ser empleado.

Por otra parte, aunque el hecho de conocer el paradero del violador no sirve para evitar una posible agresión, lo cierto es que si se produce una denuncia, la Policía sabrá que el portador del GPS se encontraba allí, así que será el principal sospechoso, manifestaron las mismas fuentes.

En cualquier caso, la implantación de este tipo de control supone una medida extraordinaria que no sustituirá a las actuales métodos judicial y penitenciario.

El GPS no es el único sistema que contempla Interior. Otras propuestas se encuentran en fase de estudio. Entre ellas destaca la creación de un registro de delincuentes sexuales –o incluirlos en el fichero de internos de seguimiento especial (FIES)– para que se aplique una mayor restricción a la hora de conceder permisos carcelarios o regímenes especiales como el tercer grado.

El departamento que dirige José Antonio Alonso también contempla la aplicación de otros medios tecnológicos. En concreto no se descarta la utilización del GPRS (una vía de intercambio de datos a través de telefonía móvil) lo que permitiría, además de conocer la posición del delincuente, emitir sonidos y fotografías para completar la labor de vigilancia. Sin embargo, esta última iniciativa podría entrar en conflicto con las libertades individuales.

Reducir las posibilidades de reincidencia de un condenado por delitos sexuales no sólo pasa por la vigilancia policial. Las tesis del ministro Alonso se orientan también a la puesta en funcionamiento de nuevos programas de rehabilitación en 20 establecimientos carcelarios, dirigidos por psicólogos penitenciarios, de carácter grupal y con una duración «larga» –entre 18 y 24 meses– a fin de poder establecer también perfiles de los agresores, niveles de peligrosidad y tipos de tratamiento.

«Somos partidarios del tratamiento, pero también del control», recalcó el titular de Interior en su última comparecencia parlamentaria. Por ello, comentó que la Administración penitenciaria también puede aplicar la separación de estos reclusos, cuando puedan ser peligrosos, dentro de unidades especiales.

Situaciones de emergencia. El sistema GPS (Global Positioning System) ha supuesto un gran avance en las comunicaciones terrestres y en la localización de personas en situaciones de emergencia. La Comunidad de Madrid presentó el pasado mes de octubre un sistema ideado para proteger frente a su agresor a las mujeres víctimas de la violencia doméstica. Mediante dos dispositivos que portan víctima y maltratador es posible detectar la presencia del segundo a menos de 500 metros de distancia. De este modo, no es factible el incumplimiento de las órdenes de alejamiento dictadas por la Justicia sin que lo sepa la Policía y pueda intervenir para evitar la agresión.

Soluciones similares también se han planteado recientemente en países como Estados Unidos o Gran Bretaña para que los padres puedan saber dónde se encuentran sus hijos en todo momento.

Fuente: La Razón
04.02.05

Noticias relacionadas:

* Pederastas o maltratadores controlados vías satélite (07.09.04)
*
Londres controlará vía satélite a los delincuentes (27.07.04)
* La policía cibernética vigila (23.07.04)
* Dispositivos GPRS permitirán localizar a mayores afectados por demencias leves (28.06.04)
* General Motors usa tecnología GPS para encontrar a niños desaparecidos (11.05.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es