- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes, 14 de febrero de 2005


Seguridad
Corporativa y Protección del Patrimonio

«Nos ha sorprendido a todos un incendio tan rápido y tan extenso»

Genaro Alas y Manuel del Río, arquitectos del Edificio Windsor

 

Los padres del Edificio Windsor no comprenden cómo el inmueble ha podido ser pasto de las llamas, aunque aseguran que si hubiera habido gente en su interior, habrían salvado la vida gracias al sistema de evacuación y de seguridad

Foto: La Razón Foto: ABC

Genaro Alas

Manuel del Río

Manuel del Río, uno de los seis arquitectos que diseñaron la torre Windsor, el octavo edificio más alto de Madrid, se mostraba ayer consternado por la noticia. De hecho, considera «inexplicable» el incendio que ha devorado «un edificio muy seguro y el más moderno de la época, junto al vecino inmueble del BBVA».

El edificio soportó en los últimos años varias obras de reforma, encargadas por los dueños del inmueble. Estos trabajos incluían la mejora de las medidas de seguridad. Así, se estaba ejecutando una nueva escalera exterior de evacuación -en forma de oruga en la fachada que da a la calle de Raimundo Fernández Villaverde-, la ampliación de las plantas 27 y 28, una nueva estructura auxiliar para fachada en las plantas 1 y 2 y otros trabajos complementarios de menor entidad en la zona de los sótanos y vestíbulos.

Como recuerda Del Río, el proyecto original contó con una ingeniería especial de estructuras y cumplía toda la normativa contra incendios de la época. De hecho, «como la estructura era de hormigón, el núcleo central ha podido soportar las altas temperaturas del fuego, algo que no ha ocurrido con el hierro», añade el arquitecto.

Posible evacuación

Por suerte, el inmueble se encontraba vacío, aunque Manuel del Río afirma rotundo que «si hubiera estado lleno, se habría evacuar gracias a todos los sistemas de seguridad que tiene y a la resistencia de su estructura, que originalmente contaba con dos escaleras contra incendios -tal y como exige la normativa-. Una de ellas está rodeada de hormigón, lo que impide que sea alcanzada por las llamas y el humo, mientras que la otra, situada en el ala norte, fue la que mejor soportó el fuego, aunque el viento que soplaba en dirección contraria también ayudó a no propagar las llamas».

En una larga noche de fuego y una mañana no exenta de sobresaltos, Del Río se mostraba sorprendido de que el fuego hubiera devorado todo el edificio, porque, «aunque no se saben las causas, hay sistemas de seguridad y de detección de incendios que deberían haber saltado, como las alarmas, los sistemas ignífugos... Además, en todas las plantas hay medios para extinguir el fuego...».

Tras el trágico suceso, el arquitecto -quien también proyectó la casa de los Príncipes de Asturias y en la actualidad está rehabilitando una manzana de viviendas junto a la Castellana- se mostró frustrado: «Como padre de la criatura siento un enorme vacío».

Por su parte, Genaro Alas, arquitecto que diseñó el edificio Windsor, junto a su socio Pedro Casariego, declaró a ABC que la demolición del edificio sería «muy delicada y laboriosa» por su situación, en pleno centro financiero de la ciudad y rodeado de otros inmuebles. Alas permaneció durante toda la noche del sábado al domingo en la zona del siniestro informando a los técnicos de las características del rascacielos.

Medidas de seguridad

Sobre las dimensiones del incendio, Alas dijo que cuantos estaban en la zona coincidían sorprendidos en «lo rápido y extenso del fuego», ya que no parecía propio de un edificio como el Windsor». Asimismo, resaltó que no comprendían «por qué no hubo una alarma». A la pregunta de cómo había actuado la planta 17, respondió que creía que «en ella se podría detener el fuego, pero no fue así aunque sirvió contra el peso y actuó como freno de los derrumbes». En este sentido advirtió que desde la planta 17 hacia arriba sólo queda el perímetro, mientras que en los pisos inferiores se mantiene el forjado. La clave de que esta torre no se haya desplomado está en que toda la parte interior está hecha con hormigón armado, y el núcleo interior es una caja que «ata todo el edificio», explicó el arquitecto.

En cualquier caso, el edificio será demolido necesariamente, ya que quedará inservible debido a que el hormigón sufre con el frío y el hierro se dilata. Al enfriarse se contrae de nuevo y en su contacto con el hormigón puede causar problemas. «Los trabajos de demolición deberán hacerse planta por planta y con muchas precauciones».

Sobre las medidas de seguridad, aseguró que cuando se construyó la torre cumplía todas las normas. «Otra cuestión es que, con el paso del tiempo, se hayan hecho más exigentes e incluso, a partir de ahora lo serán más».

Finalmente, Genaro Alas lamentó que su edificio apenas haya durado 30 años. Sin embargo, se mostró satisfecho de que debido a la solidez de su construcción no se haya caído.

Gerardo Alas: "Se ha ido una pieza muy querida para mi"

Genaro Alas: «Se ha ido una pieza muy querida para mí»

Uno de los arquitectos del edificio Windsor, junto a Pedro Casariego, cuenta a M2 cómo vivió, en la noche del sábado, la desaparición de uno de los primeros rascacielos de Madrid y el proyecto más ilusionante de su vida

Foto: http://geo.ya.com

No se lo podía creer. Cuando su hijo lo llamó a la una de la madrugada del sábado, Genaro Alas, uno de los arquitectos que diseñó este rascacielos, pensó que era una broma. Las imágenes de televisión no dejaban lugar a duda pero no podía ser verdad. Su Windsor se debatía entre la vida la muerte, preso de las llamas, y él tenía que hacer algo.

Cogió el abrigo y se presentó ante su coloso en llamas. Quería servir de ayuda a los bomberos o a quien pudiera necesitar sus conocimientos. «Estuve hasta las seis de la mañana ayudando a quienes intentaban apagar el fuego y a los demoledores. Teníamos muchas esperanzas puestas en el piso 17 para detener las llamas.Así se lo dije al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aunque luego el hormigón que hay, que había, en esta planta no fue suficiente. Las llamas se propagaron por algunos de los conductos verticales que hay en el edificio, como en cualquier otro», explica Genaro Alas.

Mientras observaba como el edificio se consumía en una batalla perdida frente al fuego, Genaro Alas se acordó muchas veces del que fue su compañero, amigo, y padre también del Windsor, Pedro Casariego. El arquitecto, que trabajó con Alas durante más de 50 años, falleció en 2002, por lo que no tuvo que sufrir una de las noches más penosas para un creador. Quien sí estuvo pendiente de la torre Windsor fueros dos de sus hijos, uno de ellos trabaja con Genero Alas, que acudieron hasta Azca para ver cómo caía uno de los hitos arquitectónicos de su padre. Era el fin de un sueño. Decidieron volver a casa y seguir viendo la caída del rascacielos desde la televisión. Los recuerdos eran imposibles de apartar.

Viendo a Genaro Alas, y a los arquitectos que tenían la dirección facultativa durante la construcción de la torre, era difícil no imaginar qué puede sentir un padre cuando ve sufrir a un hijo, aunque sea un hijo artístico.

La confianza en el vástago era tal que, cuando Genaro, este arquitecto de 78 años, regresaba a su casa casi amaneciendo, ya sabía que su edificio iba a mantenerse en pie. «La estructura de hormigón iba a hacer que no se viniera abajo, aunque aún le queda un último sufrimiento con el enfriamiento», insistía ayer hablando del Windsor como si se tratara de una parte de él mismo.

En 1973

Sin dejar de pensar en las nefastas consecuencias de la desgracia, Genaro Alas recuerda cuándo le encargaron el edificio. Corría el año 1973. Tenían un terreno muy delimitado, pero edificabilidad suficiente como para levantar todas las plantas que le solicitaban.Él y Pedro Casariego viajaron al extranjero para ver algunos modelos. Tenían el Windsor en la cabeza y mucha ilusión por levantar un edificio tan alto en una de las zonas financieras emergentes en Madrid. Las obras empezaron en 1974, pero no fue hasta 1979 cuando se inauguró el gran rascacielos.

«Éste era uno de los proyectos más queridos de mi carrera. Cuando se diseñó, era una novedad en Madrid... Es una pena que muera a los 25 años de vida... Me ha sentado muy mal porque teníamos las ideas muy claras de lo que queríamos y nos veíamos muy capaces de hacerlo», se lamenta el arquitecto desde su casa de Madrid donde ayer tuvo que atender a muchos medios de comunicación que querían saber cómo se sentía el padre natural de esta mole.

El edificio Windsor era uno de los diez picos urbanos más altos de la capital. Medía 106 metros y contaba con 32 plantas más el torreón. Su espectacular fachada, en colores dorados que cambiaban de color según el momento de luz, y su altura lo hacían uno de los hitos arquitectónicos de Madrid. Acogía a oficinas de distintas empresas pero siempre con pretensiones de modernidad y de futuro.De su misma quinta es el edificio del BBVA, muy parecido en su estructura. Después, vinieron otros a acompañarlos en su tarea de convertir a Azca en el centro financiero más importante del Madrid de finales de siglo XX.

El incendio

Ayer todo el mundo quería preguntar a quién mejor conoce el edificio cómo pudo ocurrir una tragedia como ésta. «No sé si fallaron los sistemas de seguridad. Mientras se quemaba, todos los que estábamos allí nos preguntábamos lo mismo», aclaró.

De la ordenanza de prevención de incendios, mejor ni hablar.«Cuando diseñamos el edificio la normativa antiincendio no era tan exigente como ahora. Con los años, y sobre todo, después del 11-M, se ha ido pidiendo más, sobre todo a los más altos.El Windsor se iba adaptando a los cambios, como ahora que estaba en obras para mejorar estos sistemas», reconoce el arquitecto.

Evocando las imágenes que se vivieron en la noche del sábado y posibles parecidos, Genaro Alas enseguida explica las diferencias entre el incendio que asoló ayer el corazón de la capital y lo ocurrido con las Torres Gemelas con el atentado terrorista: «Hay mucha gente que está comparando con las Torres Gemelas, pero no tiene nada que ver. Las Torres estaban hechas de acero, con un revestimiento que fue roto por el impacto del avión, y por eso cayeron enseguida. El Windsor estaba construido con hormigón y muy bien hecho, sobre todo en su estructura central. Por eso se mantiene en pie».

Genaro es consciente de que su edificio está muerto. Aunque siga presentando batalla, el Windsor tendrá que ser derruido. El orgullo del edificio sigue resistiendo los envites de las llamas y su arquitecto está seguro de que la estructura va a resistir hasta el enfriamiento que tiene que soportar en los próximo días y que puede ser igual de perjudicial que el calor. «Creo que no caerá, porque ahora no tiene cargas y el hormigón resiste».

De hecho, el único salvavidas que ha tenido el rascacielos ha sido su propio corazón, que era de hormigón. Genaro Alas confiaba tanto en el latir de la torre que cuando se despidió de Azca, destrozado por cómo el fuego iba devorando una parte de él mismo, podía imaginar perfectamente cuál iba a ser el estado del Windsor cuando el sol estuviera más alto. «Sabía que iba a quedar así.La parte de arriba con el hormigón en pie y la parte de abajo, a partir de la planta 17, con toda la estructura». En pie.

      Fuente: ABC
14.02.05
 

* Experto: Edificio Windsor: ¿es la seguridad sólo un gasto?, por Ignacio Cortés (14.02.05)
*
Experto:
La seguridad ante una emergencia: ¿una obligación normativa?, por Rosa Sandino (31.01.05)

Noticias relacionadas:

* La alerta se dio demasiado tarde (14.02.05)
* Las empresas ubicadas en la torre Windsor no interrumpen sus servicios (14.02.05)
*
Calles cortadas, líneas de Metro paralizadas y trenes desviados (14.02.05)

* Entrevista: Fernando Munilla, Inspector Jefe del Servicio de  Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid (14.02.05)
*
Activado el gabinete de crisis ante las dimensiones del siniestro (14.02.05)
*
El incendio de la Torre Windsor (Madrid) afecta la actividad de miles de trabajadores (14.02.05)
*
Algo más que mangueras contra el fuego (14.02.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es