- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 15 de febrero de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

«El edificio estaba diseñado para que no ocurriera algo así»

Juan Monjo, experto del CSIC y director del Instituto de Ciencia de la Construcción Eduardo Torroja

 

Foto: La RazónLos Bomberos tardaron apenas cuatro minutos en acudir al edificio Windsor desde que recibieron el primer aviso, pero cuando llegaron el incendio ya era incontrolable. En ese tiempo es imposible que un fuego pueda progresar de la nada. Esa es la opinión de Juan Monjo, director del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, perteneciente al Consejo superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al que le cuesta creer que un cortocircuito o incluso una negligencia pueda calcinar un edificio de estas características.

Al igual que los compartimentos estancos de un barco, que evitan que al abrirse una vía de agua se inunde, las plantas del edificio Windsor tenían que haber impedido que el fuego se extendiera rápidamente a toda su estructura, destaca Juan Monjo, director del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Pregunta. –¿Como podemos saber si lo que queda del edificio se derrumbará?

Respuesta. –Se podrían sacar unas probetas testigo del hormigón de la estructura central para analizarlo. El problema es que hay que meterse dentro del edificio, y esto es un riesgo al no conocer su estado. Hay que saber a qué temperatura ha llegado la parte de estructura de hormigón central, y en función de esa temperatura, saber cómo ha sido afectado el hormigón.

P. –¿De dónde se sacarían?

R. –De los pilares centrales del edificio. Es la estructura central, lo único que ha quedado en la parte de arriba. En la parte de abajo ha quedado en pie la perimetral. Esto hace que arriostre el edificio, es decir, la parte baja no puede caerse de forma lateral ya que está arriostrada (sujetada) por esta estructura. Es preciso llegar a los pilares centrales y sacar de allí unas probetas de hormigón para ver en qué estado está. Son esos pilares los que están aguantando el edificio.

P. –¿Cómo afecta la temperatura al hormigón?

R. –Va perdiendo el agua, como todo material poroso (tiene entre un cinco y un seis por ciento) y pierde consistencia. Se queda la parte pétrea, aunque desmenuzada. A partir de los 800 o 900 grados pierde mucha consistencia y entra en peligro de colapso. Lo que ahora no sabemos es si el fuego en el centro y en la parte baja del edificio alcanzó esa temperatura.


Riesgo evidente P. –¿Cual es el riesgo para realizar esta toma de muestras?

R.–Ahora no creo que nadie se atreva a entrar en esa parte del edificio. Si se hubieran alcanzado temperaturas altas en la parte baja y central, el riesgo es evidente.

P.–Sin embargo, la estructura ha aguantado. ¿No va a seguir así?

R.–No tiene por qué. Pueden estar colaborando numerosos elementos constructivos a su alrededor que quizá están sujetando la estructura central. Si esta estructura de alrededor se moviera, podría derrumbarse la parte central. O puede ocurrir que la estructura central no esté tan afectada y no exista peligro grave. El problema es cómo determinarlo sin entrar.

P.–¿Cuánto tiempo llevaría tomar estas muestras?

R.–No más de diez minutos, no es algo complicado, pero hay que llevar una máquina, instalarla y realizar las perforaciones de siete centímetros de diámetro. Llevaría una media hora. El problema es entrar en un edificio del que no se sabe el estado.

P.–¿Qué otra alternativa hay?

R.–La demolición. Lo ideal es realizar una voladura controlada desde abajo, lo que implica dos tipos de riesgo. El control de esta voladura puede no ser absoluto, debido a las edificaciones que hay en los alrededores. Y para provocarla hay que meterse dentro del edificio, con lo que estamos en la misma situación. Esta demolición se tiene que hacer como una deconstrucción, entrando desde el exterior con unas grúas e ir desmontando el edificio de arriba a abajo. Es la opción más segura.

P.–No se ha repetido lo que ocurrió con las Torres Gemelas. ¿Por qué?

R.–La estructura de este edificio es completamente distinta. En las torres gemelas, la estructura estaba básicamente en el perímetro. Una vez que falló, las losas del forjado se vinieron abajo. En este caso, la estructura principal está en el centro, que es lo que se ha mantenido en pie, aparte de ser de hormigón. En el cuerpo superior del edificio lo que se ha caído es la estructura perimetral, la fachada metálica, y todo el forjado perimetral. El fuego tiende a salir hacia afuera, y la ventaja de este edificio con respecto a las Torres Gemelas es que la estructura principal estaba en el centro, por lo que sólo se ha caído la fachada. Si hubiese estado en la fachada, se hubiese caído todo hacia el interior.

P.–¿Influye el hecho de que hubiera más hormigón que acero?

R.–El hormigón aguanta más. Por eso, la estructura perimetral, que era de acero, se ha visto más rápidamente afectada por las llamas.

P.–¿Cómo es posible que un edificio así haya sido rápidamente pasto de las llamas?

R.–Pues eso es lo que nos preguntamos todos. La verdad es que es muy extraño. El edificio cumplía la normativa de sectorización, es decir, lo primero que hay que hacer es dividirlo en compartimentos estancos, de forma que si se provoca un fuego en uno no pase al otro.

Plantas estancas. P. –Se ha comentado la tesis de un cortocircuito, se ha hablado de negligencia... ¿Cree que algo así puede calcinar este edificio?

R.–A mí me cuesta creerlo. Además del cortocircuito, tiene que haber habido otras circunstancias, y no sé si la negligencia es suficiente...quizá haya algunas extrañas que se me escapan.

P.–¿Es fácil que el fuego salte de una planta aislada a otra?

R.–El edificio tendría que estar sectorizado en sectores de menos de 2.500 metros cuadrados, lo que prescriben las normas. Y eso pueden ser dos plantas o tres como mucho, lo que provoca que el fuego se contenga en este espacio. ¿Cómo ha salido de allí para pasar a las demás plantas? No se explica muy bien.

P.–¿Y los materiales ignífugos?

R.–Actúan de dos maneras: evitan que la temperatura pase de un lado a otro, son materiales que no arden, y que hay que colocar en las estructuras para compartimentar los sectores respecto a otros. El resto de materiales, de acabado interior, no tienen que producir humos tóxicos ni llama al arder. Los que afectan a la estructura tienen que ser materiales que retrasen el paso del calor, y los otros materiales son no combustibles. En este edificio se supone que esto se cumplía a rajatabla, estaba en proceso de remodelación y se habría adaptado a la normativa. Es extraño. Diciéndolo de otra manera, el edificio se diseña y se construye para que no ocurra esto.

P.–Los Bomberos acudieron a los cuatro minutos de la primera llamada, y encontraron que las llamas eran ya ingobernables ¿Puede el fuego prosperar tan rápido en un lugar así?

R.–En tan corto espacio de tiempo, yo creo que eso es imposible.

Fuente: La Razón
15.02.05

* Normativa de referencia: Protección contra Incendios

Experto: Edificio Windsor: ¿es la seguridad sólo un gasto?, por Ignacio Cortés (14.02.05)

Experto:
La seguridad ante una emergencia: ¿una obligación normativa?, por Rosa Sandino (31.01.05)

Noticias relacionadas:

* La póliza del Windsor alcanza 90 millones, pero con las reclamaciones superará los 200 (15.02.05)
* Relato de los bomberos que subieron a la Torre (15.02.05)
* La Policía abre una investigación para saber si el incendio del rascacielos fue un sabotaje (15.02.05)
* Urbanismo confirma que el Windsor carecía de sistemas automáticos de extinción de incendios (15.02.05)
* Prosegur explica que sus vigilantes actuaron con 'absoluta diligencia' en el incendio del edificio Windsor (15.02.05)

* Metro de Madrid reabre las líneas 8 y 10 y Cercanías vuelve a unir Atocha y Chamartín (14.02.05)

*
El incendio del Windsor pone en cuarentena al Madrid financiero (14.02.05)
* Entrevista: Genaro Alas y Manuel del Río, arquitectos del Edificio Windsor (14.02.05)
* La alerta se dio demasiado tarde (14.02.05)
* Las empresas ubicadas en la torre Windsor no interrumpen sus servicios (14.02.05)
*
Calles cortadas, líneas de Metro paralizadas y trenes desviados (14.02.05)

* Entrevista: Fernando Munilla, Inspector Jefe del Servicio de  Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid (14.02.05)
*
Activado el gabinete de crisis ante las dimensiones del siniestro (14.02.05)
*
El incendio de la Torre Windsor (Madrid) afecta la actividad de miles de trabajadores (14.02.05)
*
Algo más que mangueras contra el fuego (14.02.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es