- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 15 de febrero de 2005


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

El comercio pedirá indemnizaciones por el incendio del edificio Windsor

El Corte Inglés y el resto de establecimientos ubicados en los aledaños de la torre presentarán decenas de demandas por las ventas estimadas que han perdido. La familia Reyzábal y las aseguradoras son el blanco de sus reclamaciones

 

El Corte Inglés y el resto de establecimientos ubicados en los aledaños de la torre presentarán decenas de demandas por las ventas estimadas que han perdido. La familia Reyzábal y las aseguradoras son el blanco de sus reclamaciones.

En un radio de 500 metros, todos los comercios se han visto afectados por el incencio de la Torre Windsor. Un desastre que se traducirá en fuertes caídas de las ventas para decenas de tiendas, restaurantes, cafeterías, gimnasios y todo tipo de servicios, que se nutren del flujo continuo de visitantes que genera el corazón financiero de Madrid y El Corte Inglés de la Castellana.

En principio, los establecimientos colindantes con el edificio Windsor no podrán abrir sus puertas hasta el jueves. Pero esta fecha es estimativa y no se descarta que el cierre se extienda cuando se hayan evaluado todos desperfectos, para garantizar la seguridad en la zona.

La compañía presidida por Isidoro Álvarez, que tiene un seguro contratado con Allianz, es uno de los grandes perjudicados, ya que el centro de la Castellana es el mayor de la capital y uno de los que más factura del grupo. En cambio, la compañía sí que ha podido abrir las puertas del anexo centro de Deporte y Juguetes de Castellana 85.

Lucro cesante

Fuentes cercanas aseguran que El Corte Inglés exigirá una indemnización por las pérdidas derivadas del cierre temporal del establecimiento. Esta compensación se denomina lucro cesante y conlleva el pago por las ventas estimadas que no se han podido realizar.

Los pequeños y medianos comercios colindantes adoptarán la misma postura. La Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas (Copyme) recomendó ayer a los establecimientos ubicados alrededor del Edificio Windsor, en los bajos, y en las dos primeras manzanas de la calle Orense reclamar el lucro censante o la pérdida de beneficio estimado.

Copyme estima que las ventas de estos establecimientos tardarán seis meses en recuperarse. “Los tres primeros días se perderá el cien por cien del negocio y, durante una semana, las ventas se reducirán al cincuenta por ciento. A partir de ahí, la actividad seguirá bajando y no se recuperará hasta dentro de seis meses, tal y como tenemos estudiado en otros desastres”, asegura Miguel Ángel Blanco, secretario general de Copyme.

Propietarios y seguro

Los propietarios de Windsor, la familia Reyzábal, y el seguro de la torre son el blanco de estas reclamaciones.

Corporación Mapfre, que ayer anunció que participa junto con Allianz en el seguro que cubre la torre, tendrá un impacto global en sus cuentas consolidadas de este ejercicio de diez millones de euros, según las estimaciones comunicadas ayer por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La aseguradora, a través de sus filiales Mapfre Industrial, cuenta con una participación del 40% en la póliza de coaseguro que cubre los daños del edificio incendiado, mientras que Allianz tiene el 60% restante.

Pero estas entidades no retienen todo el riesgo, ya que han traspasado una parte considerable a las compañías reaseguradoras internacionales, de forma que el pago de las indemnizaciones quedará muy diluido en el mercado.

Mapfre Re participa también en este reaseguro. Corporación Mapfre afirmó ayer que el siniestro no afectará a la evolución de resultados proyectada para este ejercicio. Las acciones de la entidad cayeron ayer en bolsa un 1,6%. Corporación Mapfre anunció la semana pasado un beneficio en 2004 de 183 millones de euros, con un aumento anual del 30%.

Falta de ingresos

El siniestro de la torre ha sido valorado en torno a 84 millones a los que se suman la póliza que cubre la falta de ingresos en concepto de alquiler que dejará de percibir el propietario del inmueble, valorado en doce millones. Estas cifras, según expertos del sector, “pueden quedarse escasas para atender todas las indemnizaciones”. Estos medios apuntan que las reclamaciones realizadas por terceros perjudicados, los comerciantes entre ellos, pueden suponer cantidades muy elevadas, que no se han tenido en cuenta en la valoración inicial. Otro coste añadido será el de la demolición del edificio, que inicialmente correrá a cargo de Ason (propiedad de la familia Reyzábal), que puede reclamar luego al seguro.

Allianz mantendrá hoy una primera reunión interna para comenzar los trabajos de demolición. La compañía no podrá comenzar sus tareas en el lugar del siniestro hasta que mañana, según lo previsto, se permita la entrada a la zona. Los peritos de Allianz analizarán, entonces, las circunstancias del suceso y los daños causados en el marco de la investigación que realizará la entidad para determinar la responsabilidad de lo ocurrido.

La situación

La Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas (Copyme) recomendó ayer a los establecimientos de la zona que reclamen por las pérdidas que les ha ocasionado el incendio.

Esta organización señala que las ventas de los establecimientos tardarán seis meses en recuperarse.

Corporación Mapfre anunció ayer que tiene el 40% de la póliza inicial del seguro del edificio Windsor, de la que Allianz posee el restante 60%. Ambas entidades han cedido la mayor parte de este riesgo.

Mapfre, cuyos títulos cayeron un 1,6% en bolsa, reconoció un impacto de diez millones de euros en su cuenta de resultados de este año.

 

Negocios pendientes del siniestro

BBVA:
El segundo mayor banco de España, BBVA, tiene su sede a pocos metros de la torre Windsor. La actividad en las oficinas de la entidad bancaria se mantiene. Únicamente han quedado cerrados los aparcamientos subterráneos

IBERIA:
Los mostradores de facturación de la aerolínea situados en una estación de Metro cercana a la zona siniestrada, Nuevos Ministerios, han sido cerrados. La compañía espera una autorización oficial para reabrirlos.

PROSEGUR:
La compañía de seguridad tuvo que enviar ayer un comunicado defendiendo la labor de sus vigilantes que se encontraban en la madrugada del sábado al domingo en el rascacielos incendiado. Sus acciones cayeron ayer un 0,86%

RED.ES
El organismo público encargado de la gestión de los dominios de Internt.es puede registrar retrasos por el incendio. La sede central de Red.es ha sido cerrada por su cercanía al lugar siniestrado. La entidad espera que su plantilla al completo puede reincorporarse a sus puestos el próximo jueves.

ELECNOR:
El grupo Elecnor ha tenido que reubicar a parte de su plantilla que trabaja en una de las plantas de la torre Windsor. La empresa, dedicada al desarrollo de infraestructuras, indicó que buscará otras alternativas si los empleados afectados no pudieran ser absorbidos en otros edificios. Las acciones de la compañía no sufrieron ayer valoración.

PEQUEÑOS COMERCIOS:
Numerosos comercios situados en las calles afectadas por el edificio derruido tuvieron ayer que cerrar sus puertas. Entre otros se encuentra, además de diversas cafeterías, locales de el Burger King, Rodilla, Starbucks, The Phone House o Milano. Algunos de ellos decidieron abrir pero la afluencia de público fue mucho menor a la que suelen recibir los lunes laborales.

 

"Entonces, ¿trabajamos hoy o no?"

Los guardias de seguridad de uno de los rascacielos cercano a la torre siniestrada en la madrugada del sábado al domingo eran las únicas personas que ayer ocupaban el edificio. 'Nosotros es que somos de otra pasta', bromeaba uno de ellos.

Los empleados que trabajan en esas oficinas, como muchos otros de edificios cercanos a la zona siniestrada, acudieron ayer a sus puestos sin saber de antemano si trabajaban o no. 'Han venido algunos y tal como han llegado se han marchado', apuntaba uno de los vigilantes.

'A nosotras nos avisaron ayer que podíamos venir a trabajar', señalaban unas empleadas de Telecom -cuyas oficinas se encuentran a poca distancia de la torre Windsor- que observaban desde la calle el esqueleto de hormigón y acero chamuscado mientras apuraban unos cigarrillos. 'Pero hemos tardado bastante en llegar, hemos tenido que hacer muchos transbordos; podían haber puesto una línea especial de autobuses'.

A primera hora de la mañana todavía no estaba claro cuál era la zona de seguridad delimitada por el Ayuntamiento de Madrid. Aproximadamente la zona acordonada ocupa unos 500 metros alrededor de la torre Windsor.

Los empleados de una cafetería de la zona aguardaban en la calle a saber si iban a trabajar. '¿Entonces, trabajamos hoy o no?', comentaba una empleada. 'Yo me niego', advertía uno de ellos, '¿estarías tú tranquilo con eso ahí?' preguntaba señalando al rascacielos derruido. 'Si eso cae, después vamos nosotros; todavía no nos han dicho si tenemos que cerrar o no, no ha venido nadie del Ayuntamiento', se quejaba. Sin embargo, otra cafetería colindante con aquella sí había decidido abrir. 'Ese está loco', afirmaban.
'No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar' manifestaba el encargado de un bar abierto cercano a la zona del siniestro. 'Hemos venido y nadie nos ha dicho que dejemos de trabajar, pero normalmente esto a estas horas suele estar lleno de gente'.

Además de los rascacielos más cercanos a la torre Windsor, numerosos comercios se vieron obligados ayer a cerrar sus puertas. Y los que estaban abiertos a penas tuvieron actividad.

Los 1.400 empleados del BBVA que trabajan en la sede del banco, situada a unos 500 metros de donde se encuentra en el edificio siniestrado, sí pudieron ayer acudir a sus puestos. También los de la aseguradora Axa, cuyo edificio se encuentra al lado del banco español. Los trabajadores de El Corte Inglés, uno de los inmuebles más afectados, fueron en su mayoría desplazados a otros centros.

Un grupo de empleados de una notaría situada en un edificio emplazado en la zona acordonada abandonaban sus oficinas. 'Hemos cogido los ordenadores y algunos documentos' explicaban. 'Trabajaremos desde casa conectados con los teléfonos móviles y los ordenadores'. La opción del teletrabajo fue ayer la más seguida por las plantillas de oficinas afectadas. Las previsiones del servicio de emergencias apuntan a que el cordón de seguridad se mantenga hasta mañana o incluso el miércoles.

A medida que avanzaba la mañana las calles cercanas al centro financiero de Madrid se llenaban de curiosos que con sus teléfonos móviles tomaban fotografías de lo que queda del rascacielos. Los coches que circulaban por el Paseo de la Castellana aminoraban la marcha ralentizando aún más el tráfico. Un joven con mochila a la espalda radiaba por el móvil la imagen del inmueble incendiado: '¡Qué flipe!'.

Graves daños en El Corte Inglés

El edificio de El Corte Inglés situado al lado del edificio Windsor 'está afectado por el siniestro porque hay estructuras que comparte con el rascacielos', indicó el jefe del departamento de extinciones de los Bomberos de Madrid, Fernando Munilla, a la agencia Efe. 'Hay cuerpos de edificación de dos plantas de El Corte Inglés que están maclados adosados con el edificio de Windsor por la parte trasera'. Según Munilla el inmueble que ocupa la compañía 'es el más dañado'.

En el Corte Inglés de Nuevos Ministerios trabajan 2.100 profesionales que en su mayoría han sido destinados a otros centros con los que cuenta la cadena en Madrid. La compañía 'realizará todos los esfuerzos necesarios para reanudar su actividad normal en el centro comercial tan pronto como sea posible', comunicó la empresa.

En la zona acordonada de seguridad fueron incluidos el edificio Trieste, propiedad de Estrella Seguros, el edificio Bronze y diversos comercios de las calles Orense y Raimundo Fernández Villaverde, además de la mayor parte del centro comercial de El Corte Inglés.

 

Fuentes: Cinco Días
Expansión
Belt Ibérica S.A.

* Normativa de referencia: Protección contra Incendios

Experto: Edificio Windsor: ¿es la seguridad sólo un gasto?, por Ignacio Cortés (14.02.05)

Experto:
La seguridad ante una emergencia: ¿una obligación normativa?, por Rosa Sandino (31.01.05)

Noticias relacionadas:

* Las obras de demolición del rascacielos Windsor se prolongarán durante casi un año (15.02.05)
* Entrevista:
Juan Monjo, experto del CSIC y director del Instituto de Ciencia de la Construcción Eduardo Torroja (15.02.05)
*
La póliza del Windsor alcanza 90 millones, pero con las reclamaciones superará los 200 (15.02.05)
* Relato de los bomberos que subieron a la Torre (15.02.05)
* La Policía abre una investigación para saber si el incendio del rascacielos fue un sabotaje (15.02.05)
* Urbanismo confirma que el Windsor carecía de sistemas automáticos de extinción de incendios (15.02.05)
* Prosegur explica que sus vigilantes actuaron con 'absoluta diligencia' en el incendio del edificio Windsor (15.02.05)

* Metro de Madrid reabre las líneas 8 y 10 y Cercanías vuelve a unir Atocha y Chamartín (14.02.05)

*
El incendio del Windsor pone en cuarentena al Madrid financiero (14.02.05)
* Entrevista: Genaro Alas y Manuel del Río, arquitectos del Edificio Windsor (14.02.05)
* La alerta se dio demasiado tarde (14.02.05)
* Las empresas ubicadas en la torre Windsor no interrumpen sus servicios (14.02.05)
*
Calles cortadas, líneas de Metro paralizadas y trenes desviados (14.02.05)

* Entrevista: Fernando Munilla, Inspector Jefe del Servicio de  Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid (14.02.05)
*
Activado el gabinete de crisis ante las dimensiones del siniestro (14.02.05)
*
El incendio de la Torre Windsor (Madrid) afecta la actividad de miles de trabajadores (14.02.05)
*
Algo más que mangueras contra el fuego (14.02.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es