- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 15 de febrero de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

Madrid se entrena para hacer frente a la emergencia química y bacteriológica

La organización de grandes eventos en Madrid, como podrían ser los Juegos Olímpicos de 2012, exige tener preparada una adecuada respuesta ante cualquier problema de seguridad, incluso aquellos más remotos, como los NRBQ (Nuclear, Radiológico, Bacteriológico y Químico)

 

Para conocer el grado de eficacia con el que hacer frente a una emergencia NRBQ, los Bomberos del Ayuntamiento y el Samur realizaron ayer un simulacro basado en un hipotético accidente en una instalación industrial provocado por la colisión de un turismo con una cisterna de ese complejo que provocó la fuga de un líquido volátil y extremadamente tóxico.

El simulacro tuvo lugar en el Parque de Bomberos de la avenida de Monforte de Lemos, con la intervención de 30 bomberos, 25 efectivos del Samur y dos equipos especialistas del primero de esos cuerpos.

El resultado de la experiencia fue un éxito tanto en la eficacia de la respuesta como en la coordinación. Como aseguró el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que asistió al simulacro, la prontitud y la coordinación con la que han operado (Bomberos y Samur) «se corresponde con la eficacia, incluso coraje, que siempre demuestran los servicios de emergencia».

Cómo actuar

El simulacro en el protocolo de actuación elaborado por el Ayuntamiento está basado en ocho etapas: zonificación del área (establecimiento de zonas calientes, templada y fría); identificación del producto tóxico; rescate; descontaminación de víctimas y participantes; asistencia sanitaria y traslado de las víctimas; control del siniestro; recogida y tratamiento de residuos y control del entorno, y valoración médica de los operativos.

El simulacro comenzó cuando un turismo se empotró contra una cisterna de una instalación industrial, lo que produce la fuga de producto tóxico. Seis personas se ven implicadas en el accidente y quedan heridas de distinta consideración.

Los bomberos reciben la primera llamada del incidente y activan el procedimiento de intervención para sustancias peligrosas. Se desplazan varias unidades a la zona, que la aislan, y empiezan a trabajar para dispersar la nube tóxica. Ya se ha dado aviso a los especialistas NRBQ de los Bomberos, que desplazan a la zona dos equipos de actuación equipados con trajes de máxima protección y equipos adecuados.

En el lugar del accidente, los bomberos dividen la zona aislada en tres partes: la caliente, que es donde se ha producido el accidente; la templada, en la que se instalan los equipos de descontaminación, y la fría, en la que está prevista, entre otras, la instalación de un puesto médico avanzado para atender a las víctimas, además de dos pasillos, uno de entrada y otro de salida, al lugar del accidente. El Samur ya se ha puesto en movimiento, y sus primeras unidades instalan en minutos una zona para descontaminar a los heridos y un puesto médico avanzado.

Los únicos que pueden entrar en la «zona caliente» son los expertos de los bomberos, y lo hacen con el traje de máxima protección NRBQ. Éstos llevan a los heridos hasta la zona templada, en la que los facultativos del Samur proceden a su descontaminación antes de su ingreso en el puesto médico avanzado. Simultáneamente, los bomberos especialistas identifican el tipo de producto tóxico y proceden a taponar las fugas de la instalación por la que se escapa la sustancia peligrosa.

Una vez controlada la fuga y habiendo sido dispersada la nube tóxica, las mangueras de los bomberos esparcen espuma sobre el lugar del accidente para evitar nuevas contaminaciones.

Terminado el trabajo, los equipos de emergencia (también hay efectivos del Samur con trajes de máxima protección) van pasando por la zona de descontaminación, donde otros compañeros, también con protección NRBQ, proceden a su descontaminación con productos específicos y limpiándolos con agua. La ropa utilizada se sella para su posterior control, y la de los heridos o material desechable utilizado también es empaquetada con seguridad para su destrucción. Los miembros de los servicios de emergencia que han intervenido en un incidente de este tipo serán sometidos a un seguimiento médico especial para comprobar que no han resultado afectados en ningún caso por las sustancias peligrosas.

Estar preparados

Todo ha sido un simulacro, y, como dijo el alcalde, «aunque las probabilidades de que se produzca un accidente de estas características en nuestro entorno son remotas, somos conscientes de que debemos estar lo mejor preparados para afrontar eficazmente situaciones como ésta».

«Podremos convencer a quien tiene que tomar decisiones de que somos el espacio mejor preparado para garantizar la seguridad en todos sus extremos para organizar los acontecimientos más difíciles», dijo el alcalde, y esto permite que «Madrid compita junto a Londres, Moscú, Nueva York y París por acoger los Juegos Olímpicos de 2012».

En este sentido y tras el simulacro, el alcalde constató que Madrid «merece toda la confianza», ya que dispone de los medios, la experiencia y los procedimientos necesarios para enfrentarse con éxito a todo tipo de siniestros en los que intervengan materias peligrosas.

La asistencia del alcalde al parque de bomberos se produce cuando ya está firmado el acuerdo sobre condiciones laborales del Cuerpo. De esta manera, el parque y los vehículos se encontraban ya sin las pintadas contra el regidor y en demanda de las reivindicaciones de los Bomberos que, durante meses, han lucido instalaciones y vehículos.

El alcalde recordó que Madrid, mediante el Área de Gobierno de Seguridad, cuenta con un plan de protección frente al riesgo NRBQ. La coordinación del Cuerpo de Bomberos -responsable de identificar las sustancias y sus riesgos- y del Samur-Protección Civil -encargado de los procesos de descontaminación de urgencia- conforma el protocolo de actuación al que pronto se incorporará la Policía Municipal y el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Con ello se pretende evitar duplicidad en las intervenciones, asegurar una formación coordinada y disponer de los medios adecuados. El trabajo coordinado es sumamente importante y, en este sentido, el concejal de Seguridad, Pedro Calvo, presente en el seguimiento del simulacro, anunció la pronta puesta en funcionamiento del Centro Integral de Emergencias del Ayuntamiento, que se está acondicionando en la calle de Rufino Blanco.

Fuente: ABC
12.02.05

Suplemento temático: Bioterrorismo

Noticias relacionadas:

* El Consorcio de Bomberos de Cádiz simula qué hacer en caso de escape tóxico (07.01.05)
* El Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid ha intervenido en 37 operaciones NBQ en 2004  (03.12.04)

El Ministerio del Interior 1.682 agentes para prevenir atentados nucleares en España (08.09.04)
* Londres simula un atentado químico con 400 muertos (20.07.04)
*
Gran Bretaña anuncia un simulacro de ataque terrorista para el próximo domingo (16.07.04)
* El jefe de los Tedax-NBQ teme otro 11-M, pero con armas químicas o biológicas (06.04.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es