- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 18 de febrero de 2005


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

Seguridad Pública y Protección Civil

Los Reyzábal (propietarios de la torre Windsor) dicen que apagar el fuego compete a bomberos

Los dueños de la torre afirman que había un sistema doble de detección del fuego en la planta 21 y que cada piso tenía dos bocas de incendio

 

La familia Reyzábal, propietaria del Edificio Windsor, se lava las manos en el siniestro del rascacielos. Asegura, mediante un comunicado, que los sistemas de detección del fuego funcionaron correctamente y que incluso en la planta 21 había un segundo sistema de localización del fuego. Y añaden que la extinción de las llamas es responsabilidad «exclusiva» de los bomberos.

Los dueños del edificio rompieron el mutismo que mantenían desde el pasado sábado. Y lo hicieron a través de un comunicado emitido por la empresa Asón Inmobiliaria de Arriendos, propietaria del Windsor y empresa de la familia Reyzábal.

Asón explica que sus técnicos y profesionales han estado recabando datos estos días «para poder establecer con la mayor precisión las circunstancias en las que se produjo el suceso y colaborar en la investigación pública del hecho».

Asimismo, expresan su «absoluto convencimiento» de que el fuego «no se produjo por causa alguna imputable a las instalaciones o los servicios prestados por la compañía».

Y recordaron que «el servicio de extinción de incendios es ejercido por los cuerpos municipales de bomberos y por tanto, la responsabilidad y la eficiencia en su prestación es de su exclusiva competencia».«No obstante», añaden, «el servicio de bomberos contó desde el primer momento con la disponibilidad de los máximos responsables de mantenimiento del edificio que se personaron en éste y facilitaron tanto planos como información concreta sobre acometidas, accesos e instalaciones.

La inmobiliaria mantiene que la planta 21, donde se sospecha que surgió el fuego que destruyó el edificio, contaba, además del sistema de detección de incendios de la torre, con otro paralelo que también se monitorizaba los fines de semana desde la Central de Detección del edificio, que tenía «atención las 24 horas del día». En el comunicado se explica que este sistema complementario era propiedad de uno de los inquilinos.

La empresa acentúa que, en el momento en que se produjo el fuego, «el edificio contaba en cada una de las plantas con todas las medidas de detección de incendios legalmente exigibles».

Describe que «todas y cada una de las plantas de la torre disponían de dos bocas de incendio equipadas con mangueras de 45 milímetros de sección». «Agrega que», tal y como establece la normativa, «había en el edificio una columna seca en perfecto estado de funcionamiento con toma en la fachada para uso exclusivo de los bomberos».

Desde Asón se descarta la tesis de que el origen del fuego estuviera en el sistema de acondicionamiento de aire/calefacción «debido a que se apagaba y desconectaba de la red eléctrica cada viernes a las 20.00» y no entraba en funcionamiento durante el sábado y domingo. «Además, la instalación eléctrica en el interior de las plantas alquiladas y su mantenimiento, no es responsabilidad de la Propiedad», destacan en la nota.

Asimismo, comunica que ha transmitido al Ayuntamiento, con cuyos responsables se reunieron ayer, que están de acuerdo «con la necesidad de demoler el edificio con urgencia, eficacia y seguridad».

Los propietarios adelantaron además que interpondrán una denuncia penal que no está dirigida contra nadie en concreto. El fin último es hacer frente a posibles repercusiones posteriores, según precisaron fuentes de la inmobiliaria.

Tras expresar su «hondo pesar» por los trastornos que se han causado «a los ciudadanos y empresas del entorno, así como a sus inquilinos», reiteran que Asón es la principal víctima de este siniestro.

Mientras tanto, los agentes de Policía Científica y la Policía Judicial han empezado a analizar la central de emergencias y alarmas del edificio Windsor que se salvó de la quema al encontrarse en la planta semisótano. Este material será clave para averiguar cómo, cuándo y por qué surgieron las llamas. Los agentes también disponen de otros soportes informáticos con información del edificio.También han conseguido varios documentos y cuadernos con datos sobre entradas y salidas del inmueble.

Asimismo, han observado que había tres columnas secas. Ahora tratan de comprobar si funcionaron correctamente cuando los bomberos conectaron sus bombas a las mismas.

Sobre el origen del fuego, no se han podido recoger pruebas determinantes ya que en las plantas superiores sólo queda el núcleo central.«Los restos de los pisos de arriba están acumulados en la planta número 17 y va a ser muy difícil descubrir la causa exacta del origen del fuego», explicó uno de los investigadores.
 

El sector de la seguridad privada denuncia el «obsoleto» sistema antiincendios de la torre

El rifirrafe de acusaciones en torno a la responsabilidad del incendio en el Windsor ha desatado una oleada de «indignación» en el gremio de la seguridad privada. Tras las especulaciones sobre una posible negligencia en la actuación de los vigilantes de la torre incendiada, desde el sector critican el «desamparo» del colectivo y defienden la correcta actuación de sus trabajadores.

Los sistemas de alarma «obsoletos» del Windsor y la falta de un jefe de seguridad en el edificio —sus labores las realizaba un responsable de mantenimiento— son dos de los argumentos que esgrimen desde el sector. Según Alternativa Sindical de los Trabajadores de Seguridad Privada, uno de los sindicatos con más representación, el dispositivo que se empleaba en el rascacielos siniestrado ofrecía poca capacidad de reacción.

«Si saltaba alguna alarma, la persona que estuviera de ronda en el edificio tenía que bajar al sótano, a la central de alarmas, para poder visualizar dónde estaba el incendio», asegura Francisco Lahiguera, portavoz sindical. En total, 16 personas se encargaban de la seguridad del Windsor, cuatro de ellas el día del siniestro. Uno, en recepción, otro, en la calle, y los dos restantes recorriendo el inmueble.

Según Lahiguera, los sistemas modernos permiten visualizar «ya desde recepción dónde está el origen del fuego, en un radio aproximado de cinco despachos, lo que permite actuar con más rapidez». En el caso del Windsor, desde el sótano sólo se podía reconocer la planta afectada y el ala, norte o sur.

A eso se suma, dice, la falta de un jefe de seguridad, una tarea que era asumida por el jefe de mantenimiento. Pese a que, según el portavoz, la propiedad no estaba obligada a contar con un responsable de estas características «porque el equipo de vigilantes no alcanzaba el número suficiente estipulado por el Reglamento de Seguridad Privada», el rascacielos «tenía el suficiente empaque como para tenerlo, y coordinar así las situaciones de emergencia y crear un operativo de trabajo».

La tarea se quedaba en manos entonces del encargado de mantenimiento, una persona que, según el sindicato, «no tiene la formación ni la titulación específica para dirigir un equipo de seguridad y tener previstos protocolos de actuación en caso de incendio, robo, intrusismo o cualquier circunstancia». El resultado, dicen, está a la vista: los vigilantes «hicieron lo que hubiéramos hecho cualquiera, comprobar el foco e intentar sofocarlo».

El problema de las llaves

Los juegos de llaves de los despachos también entrarían a formar parte del problema. «Cuando hay un jefe de seguridad, el vigilante está más protegido y tiene más libertad de movimientos y puedes, entre otras cosas, tener las llaves contigo. Eso ahorra tiempo y en el Windsor no era el caso. Se cogían bajo tu responsabilidad. Cuando se localizó el despacho estaba cerrado y hubo que subir con las llaves». La conclusión del sindicato es que sus trabajadores están a veces «con las manos atadas».

Mientras tanto, los espectadores de excepción del revuelo siguen siendo los cuatro empleados de la empresa Prosegur que trabajaban la noche del siniestro en la torre Windsor.

De momento están en casa, a la espera de un nuevo destino, y, según el sindicato, están muy afectados. «Estaban cumpliendo con su deber, pero siempre pagan los mismos». De momento, Alternativa Sindical ha convocado una concentración el 1 de marzo a las puertas del Ministerio del Interior. El objetivo, reivindicar el cumplimiento de la Ley de Seguridad Privada.

La misma crispación se vivía ayer entre el personal de seguridad que trabaja habitualmente en los edificios de Azca. Muchos, cabreados por convertirse en centro de atención, rehusaron hacer declaraciones. Los que sí lo hicieron sacaban una conclusión: «cuando pasa algo es negligencia nuestra».

El jefe de seguridad del edificio Mahou no piensa callarse. «Como nos ven sentados creen que estamos jugando a la Playstation». Dice que nunca se ha visto involucrado en ningún incidente gordo, pero el sonido de las alarmas es habitual. «Se activan por una subida de temperatura o por el polvo. Aquí todos los despachos tienen dispositivos. Se va al punto y ya. Es rutina pura».

El agua se coló en el edificio Mahou

Uno de sus compañeros asistió en directo al incendio del Windsor. Esa noche estaba de guardia en la torre Mahou. «A las nueve ya vimos fuego en una ventana. La preocupación era nuestra caja eléctrica. Está en el sótano y el agua empezó a filtrarse en los bajos». Al final no hubo riesgo, pero los propietarios del inmueble —Mutua Madrileña Automovilista— se personaron en plena noche y la compañía de seguridad envió refuerzos.

En el edificio Axa, muy cerca de El Corte Inglés, los ánimos también están caldeados. «Después de lo que se ha dicho de esos chicos del Windsor, no queremos hablar», dice un guarda jurado. Al final, termina comentando. «Parece que somos unos inútiles. En las películas nos ponen de vagos o de tontos y el trato siempre es el mismo». Algo ha fallado, según él, y es que «se ha crucificado a los cuatro vigilantes antes de que termine la investigación. Cuando se demuestre sí, antes no».

El responsable de mantenimiento y seguridad de Axa, Ángel Puente, está orgulloso del dispositivo antiincendios instalado en la compañía de seguros «aunque espero que no tengamos que utilizarlo». Es empleado de la empresa, pero apoya la actitud de los vigilantes. «Es lógico que estén ofendidos. Siempre se va antes a por el débil».

 

Fuentes: El Mundo
ABC
Belt Ibérica S.A.
18.02.05

Normativa de referencia: Protección contra Incendios

Experto: ¿Qué hacer ante una crisis?, por Rafael Vidal (18.02.05)
Experto: Cosquillas en el cielo, por Juan Antonio Cortés (18.02.05)
Experto: Los planes de las empresas frente a los desastres, por Robert Assink (17.02.05
Experto: La seguridad es lo primero, por Ricardo Aroca (17.02.05)
Experto: ¿Qué ha fallado en el edificio Windsor?, por Rosa Sandino (16.02.05)
Experto: Protección frente a un desastre, por José María Marín (16.02.05)
Experto: El coloso en llamas. Crisis en Madrid, por Rafael Vidal (15.02.05)
Experto: Azca, un ejemplo de urbanismo salvaje, por Blanca Moltó  (15.02.05)
Experto: Edificio Windsor: ¿es la seguridad sólo un gasto?, por Ignacio Cortés (14.02.05)
Experto:
La seguridad ante una emergencia: ¿una obligación normativa?, por Rosa Sandino (31.01.05)

Noticias relacionadas:

* Los bomberos valencianos consideran muy alta la seguridad en los rascacielos de su ciudad (18.02.05)
* ¿Son seguras las supertorres que se proyectan en Madrid? (18.02.05)
* Prepararse para sobrevivir a un siniestro (18.02.05)
* Los técnicos declaran la "ruina inminente" del Windsor pero descartan que se desplome. Vea el informe técnico (18.02.05)
* La Comunidad de Madrid dice que su modelo de respuesta ante emergencias es estudiado en el mundo  (18.02.05)
* Disaster Recovery, datos a salvo en caso de catástrofe (17.02.05)
* Seguridad contra incendios en Torre Picasso (17.02.05)
* El Ayuntamiento de Madrid comienza mañana los trabajos para demoler el Windsor (17.02.05)

* Los vigilantes contra los bomberos (17.02.05)
* Los bomberos de Palma (Islas Baleares) revisarán las medidas contraincendios de sus "rascacielos" (17.02.05)
* Madrid inspeccionará todos los edificios de más de 18 plantas (17.02.05)
* Una tromba de agua echaría abajo el Windsor (17.02.05)

* Los esfuerzos de Deloitte y Garrigues se concentran ahora en encontrar oficina (17.02.05)
* La Policía analizará los soportes informáticos del control de acceso al edificio Windsor (17.02.05)
* Los centros de continuidad permiten sobrevivir a las grandes catástrofes (16.02.05)

*
Los bomberos que han entrado al Windsor detectan que la estructura está "bastante afectada y es inestable" (16.02.05)
*
La torre Windsor no se ha hundido como las Gemelas por su forjado de hormigón (16.02.05)
*
Los trabajos dentro del Windsor discurren según lo previsto (16.02.05)
* Un vigilante tuvo que bajar más de 20 pisos a por la llave antes de intentar apagar el fuego (16.02.05)

* Ausencia de normativa específica sobre prevención de incendios en rascacielos en las Comunidades Autónomas (16.02.05)
* Los 20 enigmas de la torre Windsor (16.02.05)
* El incendio del Windsor podría afectar a las 10.000 causas que defienden abogados de Garrigues y Deloitte (16.02.05)

* La mitad de los mayores rascacielos de Madrid carecen de aspersores contra el fuego (16.02.05)

*
Cuatro bomberos entrarán hoy en la torre Windsor para comprobar el estado de su estructura interna (16.02.05)
* Deloitte tendrá sus auditorías a tiempo (15.02.05)
* Entrevista: Alberto Ruiz Gallardón, Alcalde de Madrid (15.02.05)
*
Los bomberos preparan su entrada de mañana en el Windsor bajo estrictas medidas de seguridad (15.02.05)
* Madrid inicia hoy un plan para inspeccionar la seguridad de edificios de más de diez plantas (15.02.05)
* El comercio pedirá indemnizaciones por el incendio del edificio Windsor (15.02.05)
*
Las obras de demolición del rascacielos Windsor se prolongarán durante casi un año (15.02.05)
* Entrevista:
Juan Monjo, experto del CSIC y director del Instituto de Ciencia de la Construcción Eduardo Torroja (15.02.05)
*
La póliza del Windsor alcanza 90 millones, pero con las reclamaciones superará los 200 (15.02.05)
* Relato de los bomberos que subieron a la Torre (15.02.05)
* La Policía abre una investigación para saber si el incendio del rascacielos fue un sabotaje (15.02.05)
* Urbanismo confirma que el Windsor carecía de sistemas automáticos de extinción de incendios (15.02.05)
* Prosegur explica que sus vigilantes actuaron con 'absoluta diligencia' en el incendio del edificio Windsor (15.02.05)

* Metro de Madrid reabre las líneas 8 y 10 y Cercanías vuelve a unir Atocha y Chamartín (14.02.05)

*
El incendio del Windsor pone en cuarentena al Madrid financiero (14.02.05)
* Entrevista: Genaro Alas y Manuel del Río, arquitectos del Edificio Windsor (14.02.05)
* La alerta se dio demasiado tarde (14.02.05)
* Las empresas ubicadas en la torre Windsor no interrumpen sus servicios (14.02.05)
* Calles cortadas, líneas de Metro paralizadas y trenes desviados (14.02.05)

* Entrevista: Fernando Munilla, Inspector Jefe del Servicio de  Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid (14.02.05)
*
Activado el gabinete de crisis ante las dimensiones del siniestro (14.02.05)
*
El incendio de la Torre Windsor (Madrid) afecta la actividad de miles de trabajadores (14.02.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es