- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 22 de abril de 2005


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

Tres de los cuatro vigilantes de seguridad del Windsor declaran durante más de cuatro horas ante el juez

Los empleados de Prosegur ya declararon el pasado mes de febrero ante la Policía Judicial; el juez instructor del caso ha decretado el secreto de sumario

 

Absoluto hermetismo. Ésa fue la tónica general que envolvió la declaración, ayer, de tres de los cuatro guardias de seguridad que se encontraban en el interior del edificio Windsor la noche del 12 al 13 de febrero, cuando el rascacielos ardió en su totalidad.

La orden del secreto de sumario por parte del Juzgado de Instrucción número 28 de Madrid, que dirige Mariano Ascandoni, tiñó de mutismo la jornada. Ni rastro de los vigilantes ante la prensa, que acudieron en calidad de testigos, ni tampoco una sola palabra por parte de los letrados de las diferentes partes afectadas, quienes fueron los encargados de realizar preguntas pormenorizadas a los citados en torno a la noche del incendio.

Foto: Belt Ibérica S.A.

El primero de ellos, Yago Estrada, estuvo algo más de dos horas respondiendo a las preguntas de los abogados de las partes afectadas -además de las aseguradoras y reaseguradoras, empresas como Deloitte, El Corte Inglés, Garrigues-Walker, la inmobiliaria Asón y uno de los comercios de la «zona cero»-. Fue este joven quien descubrió el fuego, según la declaración que prestó ante la Policía, a las 23.15 horas, después de que su compañero Javier López Campillo -otro de los testigos que ayer prestó declaración- le advirtiera de la señal de incendios que había saltado en centralita.

La tercera persona que narró su versión de los hechos ayer en los juzgados de la plaza de Castilla fue Beatriz Hidalgo, empleada de Prosegur, como sus compañeros -algunos de ellos se encuentran ya prestando sus servicios para otras empresas-. El lunes está previsto que lo haga el cuarto vigilante, Roberto G., quien avisó a los Bomberos, según relató a la Policía, a las 23.20 horas, cuando Yago le alertó de lo que ocurría.

El primer relato ante la Policía

Durante su primera declaración, Estrada narró a la Policía Judicial que se encargaba de realizar rondas periódicas por todas las plantas del edificio y la zona de garajes a partir de las doce y media de la noche. Fue a las 23.15 horas cuando Javier, desde el puesto de control, le advirtió de que había saltado la alarma de incendios. De esta manera, Yago se desplazó hasta la centralita, donde se percató de en qué planta se encontraban las llamas: se trataba de la número 21, concretamente, de un despacho del ala sur. «Vi una llama que salía desde el suelo y que se elevaba unos 50 centímetros», explicó a los agentes. Cuando intentó penetrar, a empujones, dentro del despachó se oyeron dos explosiones, no muy fuertes, pero sí consecutivas. Acto seguido, siempre según su primera declaración oficial, advirtió a sus compañeros de lo que ocurría, y les ordenó que avisaran al empleado de mantenimiento que se encontraba en ese momento en el edificio y a los Bomberos. Además, ordenó la evacuación del edificio.

Mientras Javier subía a la planta 21, Yago se hacía con las llaves del despacho, y subió a él. La tercera vigilante, Beatriz, les avisó de que los Bomberos ya están allí. Yago revisó algunas plantas del edificio -en las que solían quedarse algunos trabajadores-. Es entonces cuando encuentra a una mujer en el piso noveno. El vigilante relató que, cuando los Bomberos llegan a la planta 21, sólo había fuego en el despacho donde comenzaron las llamas. Llegó la medianoche y los vigilantes son evacuados del inmueble.

Por su parte, López Campillo relató que, cuando llegó al edificio a las siete de la tarde, sus compañeros le comentaron que aún había gente dentro del Windsor. De hecho, la trabajadora de la planta novena apareció ante ellos después de que Beatriz, por megafonía, advirtiera de las llamas a todos los pisos del rascacielos, por si había más personas en su interior.

Apoyo de Prosegur

Dos días después, la empresa de seguridad Prosegur, a la que pertenecían los testigos que ayer prestaron declaración, afirmó en un comunicado que los vigilantes «actuaron con absoluta diligencia» y que uno de ellos «llamó a los Bomberos en el mismo momento en que se detectó el fuego».

El 1 de marzo, ante las aseveraciones de que los vigilantes no poseían la titulación necesaria para ejercer este oficio, Prosegur emitió otro comunicado, en el que aseguraba que Roberto, Yago, Beatriz y Javier «tenían la capacitación teórica y práctica para las funciones que desempeñaban», aunque la habilitación estatal «no era exigible», según la empresa, para su puesto.

Fuente: ABC
21.04.05

* Especial Torre Windsor

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es