Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 2 de agosto de 2005


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

Madrid es la segunda ciudad del mundo con más árboles en la calle, con cerca de 300.000

Tokio, que triplica en población a Madrid, se sitúa a la cabeza, con 400.000 ejemplares

 

Capital estatal, cultural, empresarial y, además, ecológica. Lo que pudiera parecer una ironía tratándose de una urbe por la que pululan a diario unas cinco millones de personas no es más que la realidad palpable a la luz de los datos: la ciudad de Madrid, con sus cerca de 300.000 ejemplares, es la segunda del mundo con mayor número de árboles en sus calles, por detrás de Tokio. Se da la circunstancia, asimismo, de que el coloso japonés supera a nuestra ciudad en unos 100.000 árboles, pero hay que tener en cuenta que también triplica su población -la capital nipona es la segunda mayor ciudad del mundo-.

Estos datos, facilitados por Federico Sepúlveda, director general de Patrimonio Verde del Ayuntamiento, ponen de manifiesto lo que es «un valor enorme de la ciudad» que, a menudo, pasa de puntillas a los ojos de los ciudadanos. De los cerca de 300.000 árboles, 216.000 son de alineación, o lo que es lo mismo, se encuentran en alcorques en plena acera.

Gráfico: ABC
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

Sin embargo, la «gran sombra» que cubre la capital no queda ahí, sino que se completa con 5.000 hectáreas de zonas verdes públicas, correspondientes a parques y jardines. Aunque no hay un censo oficial del número de árboles en estas áreas, se calcula que, en la de mayor extensión, la Casa de Campo -con 1.700 hectáreas, que equivalen a la superficie del término municipal de Griñón-, puede haber alrededor de medio millón. Y así podríamos estar sumando hasta llegar a los dos millones. Por detrás del gran pulmón urbano, por extensión, se encuentran el Parque Juan Carlos I (160 hectáreas) y el Parque del Retiro (118). En este último existen más de 15.000 ejemplares.

En plena polémica por la tala de árboles en las inmediaciones del paseo de la Virgen del Puerto (Arganzuela) con motivo del soterramiento parcial de la M-30, estas cifras vienen a testimoniar que la capital se sitúa en los primeros puestos de patrimonio verde del mundo. Las zonas verdes madrileñas se dividen en grandes parques públicos, como El Retiro, El Capricho, la Quinta de los Molinos o la Fuente del Berro, y en áreas forestales (Casa de Campo).

Ecosistema urbano

Desde el Ayuntamiento se insiste en que no se trata de elementos aislados, sino que responde a la configuración de ecosistema urbano pensado para la ciudad.

Como botón de muestra, la «preocupación constante» existente en el Gobierno municipal por el mantenimiento de las especies que jalonan casi 5.000 calles de la capital: desde hace un tiempo, cada uno de esos 300.000 árboles cuenta con su propio «carné de identidad»: en él queda reflejada la fecha en que fue plantado, pero también cuándo fue podado, su edad, si ha sufrido algún tipo de incidente...

Asimismo, los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente, que dirige Paz González, trabajan sobre los árboles como si fueran verdaderos pacientes. En la época de otoño e invierno, las de mayor inclemencia climática, se revisan las estructuras, las copas y demás elementos de los árboles. Además, durante todo el año, se lleva a cabo la campaña de arboricultura, en la que se eliminan ramas que afectan a fachadas o señales de tráfico, las que se han secado, y se sustituyen ejemplares que están en estado de decrepitud y son irrecuperables.

Entre las principales características del arbolado viario de la capital hay que destacar las 220 especies existentes -la más abundante es la del plátano de sombra, así como acacias, olmos, almeces, etcétera-, su juventud -la media de edad se sitúa entre los 20 y los 25 años- y, por supuesto, el elevado número de ejemplares existentes.

Un ciprés de 1632, el más veterano

El más singular o, al menos, el más viejo, es el ciprés calvo existente en El Retiro, que data de 1632 y fue traído desde México. Asimismo, el almez situado frente al Museo del Prado ha sido catalogado como árbol singular.

¿El secreto para todo ello? «Un árbol en Madrid -responde Federico Sepúlveda- tiene la enorme suerte de que se está trabajando sobre él continuamente, durante todos los meses del año».

Fuente: ABC
30.07.05

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es