- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 23 de agosto de 2005


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

El Ejército de Tierra rechazó el «Cougar» en 1995 al considerarlo un helicóptero «civil»

El último Gobierno de Felipe González hizo caso omiso al Estado Mayor ante las presiones del Gobierno francés y se decantó por el aparato galo para las FAMET

Foto: ABC

El Ejército de Tierra se opuso en 1995 a la compra de helicópteros «Super Puma», luego bautizados «Cougar» en su versión para las Fuerzas Armadas, por considerar que eran aparatos «civiles». El Gobierno socialista de la época, el último Gabinete de Felipe González y en el que era ministro de Defensa Gustavo Suárez Pertierra, hizo caso omiso a los informes técnicos del Estado Mayor a favor del aparato norteamericano «Black Hawk» y se decantó por la oferta de la empresa francesa ante las presiones del Ejecutivo galo.

«Sólo por esa presión -se afirmaba entonces en el Ejército de Tierra- se puede entender que si el informe técnico y el económico aconsejan la compra del helicóptero norteamericano aún se dude de qué aparato se adquirirá al final».

Al final, el contrato fue adjudicado a la firma europea y las Fuerza Aeromóviles del Ejército de Tierra fueron dotadas con aparatos como el accidentado o derribado esta semana en Afganistán, en una misión mucho más peligrosa de lo que se creía dada la insistencia del Gobierno en difundir el carácter «humanitario» de la labor de los españoles en Afganistán.

Los primeros datos que se van conociendo sobre la sucedido con el «Cougar» revelan lo arriesgado de las misiones encomendadas. Los helicópteros volaban en situación de máximo riesgo por miedo a sufrir ataques desde tierra, operaban al límite de capacidad de carga y a ras de suelo. El modelo de diseño francés es un aparato muy seguro, de ahí la incredulidad general ante la versión de que pudo caerse por una mera ráfaga de viento. Pero no está preparado para moverse en zona de guerra sin protección como só ocurre con otro tipo de aparatos. El blindaje y su capacidad de armamento le hacían muy inferior al helicóptero norteamericano descartado, que puede trasportar menos soldados pero tiene más autonomía de vuelo y puede ser dotado con más armamento.

En octubre de 1995, el propio jefe del Estado Mayor (JEME) del momento, José Faura, sostuvo en una comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para explicar el proyecto presupuestario para 1996. «El Ejército de Tierra -afirmó el general Faura en aquella comparecencia parlamentaria- se ha definido claramente por el «Black Hawk». Creemos que es un helicóptero de más posibilidades, de menos consumo, de más capacidad, en fin, tiene más autonomía y una serie de ventajas». Para el entonces jefe del Estado Mayor el modelo norteamericano era, sobre todo, «un helicóptero militar hecho para militares, y no como el «Super Puma», que es un helicóptero civil adaptado al tema militar».

El Ejército de Tierra ya había concluido en varios informes su preferencia por el helicóptero estadounidense que fabrica «Sikorsky».

De igual manera se pronunciaron varios pilotos de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra: «Es mejor en casi todo», afirmaron una vez examinadas las capacidades de cada una de las dos aeronaves.

Por aquel entonces, desde fuentes militares se indicaba que, si finalmente se adquiría el «Super Puma», como así fue, lo conveniente era usarlo en otros servicios del Estado «como el forestal».

Cumplió sus funciones

No obstante, el aparato de diseño francés cumplió después a la perfección las misiones de trasporte de tropas y envío de ayuda humanitaria en todas las zonas a dónde fue asignado. También en la recuperación del islote Perejil. Pero nunca había actuado en una zona tan difícil como las colinas y la altiplanicie de Afganistán donde, además, como ahora se descubre, había una amenaza cierta de ser atacado desde tierra con misiles o lanzagranadas.

El helicóptero siniestrado iba a tope de carga, con 17 soldados totalmente pertrechado, munición y las dos ametralladoras que puede equipar en las puertas.

Fuente: ABC
20/08/2005

Noticias relacionadas:

* ESPECIAL: Sangre española en Afganistán.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es