- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 7 de diciembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

Las autoridades se muestran reacias al uso de videovigilancia en las calles de Segovia

El subdelegado aclara que para instalar cámaras orientadas a la vía pública deben concurrir circunstancias especiales de inseguridad. El número de actos vandálicos “no es alarmante”

 

El alcalde, Pedro Arahuetes, y el portavoz municipal del PP, Francisco Vázquez, no son partidarios de implantar videovigilancia en las calles de la ciudad por ser, a su juicio del primero, un método innecesario para una ciudad con bajos índices de delincuencia y vandalismo. La opinión es compartida, aunque con matices, por el subdelegado del Gobierno, Juan Luis Gordo, quien no ve problemas para la instalación de cámaras orientadas hacia los escaparates de los establecimientos, a diferencia de si lo hacen hacia la vía pública, para lo que deben concurrir “circunstancias excepcionales de inseguridad”; algo que “no se da en Segovia”.

Tras indicar que el resultado de la encuesta “no me sorprende” porque “los ciudadanos quieren cuanto más tranquilidad mejor”, Gordo recordó que la Junta de Seguridad Ciudadana, presidida por el propio subdelegado, encargó un estudio a la Comisaría para analizar la posibilidad de instalar cámaras en la calle orientadas a los establecimientos comerciales. Pese que éste es el principal objetivo de la iniciativa, según Gordo, el estudio también analizará la posibilidad de instalar las cámaras, esta vez orientadas a la calle, para vigilar zonas peatonales con actividad comercial. El subdelegado apuntó que estas videocámaras requieren un informe del TSJ que solo autoriza su instalación en circunstancias muy excepcionales, cuando se den “hechos tasados de inseguridad permanente” en la zona que se pretende vigilar; algo que, según insistió, no se produce en Segovia.

equilibrio Por su parte, el alcalde se declaró “muy reacio” a la instalación de cámaras de vigilancia en las calles porque “entiendo que hay que tener mucho respeto a la libertad e intimidad de las personas”. Después de indicar que “libertad y seguridad son conceptos que deben estar conjugados en un equilibro”, Arahuetes indicó que “Segovia es una ciudad tranquila con niveles bajos de gamberrismo y delincuencia” y “no creo —añadió— que ahora mismo se de la situación para que la videovigilancia pueda tener, no ya eficacia, sino razón de ser”. El alcalde se mostró partidario de instalar cámaras para vigilar “entornos muy concretos”, como por ejemplo el Acueducto y apuntó que si la videovigilancia se extendiera por las calles de la ciudad “Segovia se convertiría en una cárcel y en un estado casi policial”.

Por su parte, Vázquez (PP) justificó la opinión mayoritaria que ofrece la encuesta en que los ciudadanos “quieren todas las medidas para sentirse más protegidos”, aunque, al igual que Arahuetes, apostó por la cautela e hizo referencia al “equilibrio necesario” entre seguridad y libertad individual. “No soy partidario de que se instalen videocámaras en las calles”, dijo Vázquez, para quien esta tecnología debe ceñirse a zonas, como las entradas de las entidades financieras, vulnerables a la comisión de delitos.

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos del recinto amurallado (Avras), Javier Ruiz Carvajal, afirmó que los residentes son partidarios de las videocámaras “pero como una herramienta más, porque lo principal es que se ponga en marcha una policía de barrio”.

Ciudad tranquila

Tanto el subdelegado como el alcalde lamentaron el dato de que la mitad de los encuestados creen que las autoridades no se preocupan lo suficiente para controlar el gamberrismo o los niveles de ruido de los establecimientos. Gordo subrayó que la Subdelegación tiene en marcha un plan especial de vigilancia y control para prevenir los actos vandálicos, que se cifran en una medida de unos 35 al año ; un dato que sitúa a Segovia muy por debajo de la media nacional. “La realidad es ésta, pero el vandalismo genera un sentimiento de inseguridad subjetiva”

Por su parte, el alcalde, que insistió en que “Segovia sigue siendo una ciudad tranquila”, lamentó la sensación ciudadana porque “estamos muy preocupados y además tenemos una efectividad importante”. En el caso de los excesos de ruidos, Arahuetes resaltó que con el actual Gobierno local el Ayuntamiento ha cerrado varios discotecas y pubs, y precintado muchos equipos de música de establecimientos; y aseguró que a principios de 2006 estará en marcha una brigada verde de la Policía Local para controlar los ruidos de vehículos y motos. Para combatir el vandalismo, Gordo y Arahuetes coincidieron en la necesidad de impulsar medidas educativas desde las familias y los colegios, mientras que el alcalde tildó como “fundamental” la colaboración ciudadana junto con la presencia policial.

Para Vázquez (PP) “existe una percepción ciudadana, desde hace tiempo, de que las administraciones competentes, la Central y la Local, no están haciendo lo suficiente”. Tras indicar que el problema de la seguridad debe apartarse del debate político porque “todos tenemos que hacer un frente común”, Vázquez apuntó que “se debería incrementar la presencia policial”.

Fuente: El Adelanto de Segovia
05.12.05
 

Noticias relacionadas:

* Suplemento Temático: Videovigilancia

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es