Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 11 de enero de 2005


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno
Seguridad Pública y Protección Civil

La NASA completa el primer mapa en tres dimensiones de la Tierra

La nueva herramienta servirá para mejorar las telecomunicaciones y prevenir desastres naturales

 

Las montañas se alzan por encima del papel: la elaboración del mapa tridimensional de la Tierra más completo ha culminado, según anunció ayer la NASA. Durante cuatro años, un equipo de investigadores ha ido recopilando y ordenando los datos obtenidos por el transbordador espacial Endeavour. Esta joya de la cartografía (que será de uso público), permite que el usuario navegue por el 80% de la superficie terrestre. En el mapa se pueden apreciar accidentes geográficos hasta ahora invisibles desde el cielo por las condiciones atmosféricas. Los expertos afirman que será útil para prevenir catástrofes naturales. Imágenes espectaculares del 80% de la Tierra es lo que ofrece el nuevo mapa topográfico y tridimensional elaborado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, en sus siglas inglesas) y la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial de Estados Unidos. La resolución de las imágenes va de los 30 a los 90 metros en horizontal y entre los 6 y los 16 metros en vertical. Pero las de mayor resolución sólo están disponibles para usos militares y, previo pago, para científicos.

foto: El País.

El volumen de información procesado equivale al que pueden almacenar 20.000 discos compactos, y es similar a los fondos que almacena la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, la más grande del mundo. Según los responsables del proyecto, la información cartográfica obtenida es tanta como la recolectada en los últimos 30 años.

Estas imágenes (entre las que no se incluye algunas zonas de Alaska, la Antártida, Groenlandia y parte de Siberia) serán útiles para científicos, ingenieros, instituciones gubernamentales y el público en general. "Los mapas en tres dimensiones son vitales en caso de catástrofes naturales, como avenidas de agua y deshielos", indicó Javier Lumbreras, del Instituto Geográfico Nacional de España. "Saber exactamente dónde se van a desplazar las aguas es vital para mitigar los efectos de futuros desastres tales como el tsunami del Océano Índico", señaló Michael Kobrick, uno de los responsables del proyecto en el JPL.

foto: El País.

"Además es una herramienta muy provechosa para la industria de telefonía y en general de la telecomunicación, porque permite determinar a qué zonas no llega la señal y saber dónde colocar repetidores para emitir", añadió Lumbreras.

Los datos que proporciona el mapa ya están siendo utilizados para aplicaciones que van desde la planificación del uso de la tierra hasta viajes de exploración virtual del planeta. "En misiones futuras, y utilizando una tecnología similar, se podrá efectuar un seguimiento a largo plazo de los cambios en la topografía terrestre e incluso elaborar mapas de la topografía de otros países", explicó John LaBrecque, jefe del programa de Riesgos Naturales de la NASA. Desde el año 2000, esta agencia espacial ha ido publicando por entregas los mapas de los que iba disponiendo. Ayer culminó este proceso con la publicación de los datos para Australia, Nueva Zelanda y más de 100.000 islas del Pacífico Sur, entre ellas la mayor parte de Polinesia y Melanesia.

11 días dando vueltas al planeta
En febrero de 2000, el transbordador de la NASA Endeavour cartografió durante 11 días la superficie terrestre. Para ello completó 176 órbitas, a 7,5 kilómetros por segundo, alrededor de nuestro planeta. Culminaba así la primera parte de la Misión de Topografía desde un Transbordador (SRTM, en sus siglas inglesas) en la que colaboraron las agencias espaciales de Alemania e Italia. El objetivo: realizar un mapamundi "100 veces mejor que cualquier otro mapa global existente", indicó en 2001 el portavoz del proyecto, Tom Farr.

Para captar las imágenes, la nave Endeavour fue lanzado a una órbita a 235 kilómetros de altura y con una inclinación de 57 grados, lo que ha permitido a los radares hacer barridos del 80% de la superficie terrestre. La nave empleó dos antenas de radar con las que realizó una medición cada 30 metros. La primera de las antenas estaba alojada en la bodega de la nave; la segunda, en un mástil desplegado de 60 metros. El hecho de emplear dos ingenios separados que fotografían de manera simultánea el planeta ha permitido obtener información sobre la altura de los accidentes geográficos que se captaban.

La técnica (llamada interferometría) es similar a la que empleamos los humanos para ver en tres dimensiones: la superposición de dos imágenes captadas desde puntos de vista levemente distintos.

Los mapas resultantes, que se denominan modelos digitales del terreno, se forman a partir de tres puntos: dos en superficie (latitud y longitud) y uno en altura. Un programa informático traduce esos datos a una imagen tridimensional.

 

Máximo detalle para uso militar y científico
Las imágenes que configuran el primer mapa topográfico tridimensional de la Tierra son de libre acceso para el público general a través de Internet. Eso sí, en su versión con menor resolución (90 metros de precisión horizontal y 16 de vertical). Los mapas más detallados están reservados para usos del Ejército de Estados Unidos y para investigaciones científicas, previa autorización del Departamento de Defensa de EE UU.

Para apreciar las tres dimensiones de las imágenes, no obstante, es necesario tener instalado un programa informático especial (algún tipo de sistema de información geográfica). La NASA ofrece dos tipos de información. Por un lado las imágenes en bruto, tal y como las suministró el procesador de los datos obtenidos por los radares. Estas imágenes están destinadas a usos científicos y contienen áreas vacías (sin datos) y otro tipo de características que deben ser interpretadas por especialistas. Por otro lado se pueden adquirir imágenes y visualizaciones creadas a partir de los datos originales, que son las que se reproducen en estas páginas.

Por el momento, las imágenes en bruto están disponibles en las siguientes de direcciones de Internet: ftp://e0dps01u.ecs.nasa.gov/srtm (La información que contiene esta página debe ser descargada en el ordenador mediante un protocolo de transferencia de archivos, conocido comúnmente como FTP) y también en http://seamless.usgs.gov . Las imágenes tratadas a partir de los datos brutos se pueden visualizar en http://photojournal.jpl.nasa.gov/targetFamily/Earth .

Fuente: El País
08/01/2005

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es