- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves 13 de enero de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

De Juana Chaos y otros etarras recibieron trato de favor en la prisión de Algeciras

Funcionarios de prisiones denuncian que el centro les facilitaba las redenciones y comunicaciones

 

Eludir el módulo de aislamiento y alojarse en el más cómodo de la prisión; redenciones extraordinarias que siempre recibían un informe favorable; permisos para comunicaciones más numerosos de los permitidos; incluso permisos para hablar desde teléfonos que se sabe que no pueden grabar las llamadas...

Presos de ETA como José Ignacio de Juana Chaos no sólo han acumulado cifras astronómicas de redenciones de pena; también han recibido durante años un trato de favor en prisión, según han denunciado a EL MUNDO funcionarios del Centro Penitenciario de Algeciras, donde junto al ex miembro del comando Madrid han convivido otros históricos como Kubati y Txelis.

Las denuncias corresponden fundamentalmente al periodo entre 2000 y 2003, en el que la dirección del centro gaditano estaba en manos de Manuel Palenzuela. Junto a De Juana Chaos, Kubati y Txelis, en ese periodo coincidieron Iñaki Echeverría, Ignacio Pujana, Juan Bilbao, Ignacio González, José Mari Novoa e Inmaculada Noble, pareja de De Juana Chaos.

Comunicaciones

Según denuncian funcionarios del centro, los etarras recibían sistemáticamente permisos para mayor número de contactos personales (vis a vis) y telefónicos. Respecto a estos últimos, en muchas ocasiones se desplazaban a módulos en los que no se habían instalado los dispositivos para controlar sus comunicaciones, por lo que podían hablar sin miedo a que las Fuerzas de Seguridad se hicieran con las grabaciones.

Los etarras aseguraban que para hacerlo contaban con el permiso verbal de la dirección de la prisión, y llegaron a presentar quejas cuando, por razones de seguridad, algún funcionario quiso impedirles conversar desde esos módulos.

En el caso de De Juan Chaos, las facilidades eran evidentes.Además de las comunicaciones llamadas de convivencia (vis a vis) a las que tenían derecho, él y su compañera también recibían permiso para las de tipo familiar, reservadas exclusivamente a parejas con hijos. Además, se les permitía acumular el tiempo de ambas comunicaciones, algo que tampoco está permitido.

Módulos

Como presos de primer grado -ya que no se habían sustraído expresamente a la disciplina interna de la banda- los etarras debían permanecer en un módulo de aislamiento, con sus movimientos muy restringidos y fuertes medidas de seguridad. Sin embargo, han convivido durante largos periodos en el módulo ordinario 10, el más relajado del centro y en el que se alojan los internos con mejor evolución, que entran y salen continuamente de prisión.

Cuando desde Instituciones Penitenciarias se ordenó poner fin a la situación y que los etarras pasasen a aislamiento -septiembre de 2001-, la dirección del centro intentó que se les aplicase el llamado principio de flexibilidad, que permite a presos de primer grado realizar actividades reservadas a internos con una evolución mucho mejor.

Redenciones

De Juana Chaos, como el resto de etarras, obtenía de manera automática las redenciones ordinarias. Es decir, por dos días de cumplimiento de condena se les descontaba otro. Este procedimiento no era exclusivo de los etarras, ya que se aplicaba también a los presos comunes. Donde sí se producía un trato favorable era en las redenciones extraordinarias, para las que los presos de ETA no encontraban problemas. Según fuentes de la Audiencia Nacional, en el único periodo -en torno a 2002- en el que la Junta de Tratamiento de la prisión emitió informes desfavorables, tanto desde la dirección del centro como desde el propio Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Cádiz se intentó que se informase favorablemente. Ese periodo concluyó con la llegada al centro de una nueva jurista, que solicitó hacerse cargo del módulo de etarras, informó de nuevo a favor de todos los beneficios e incluso intentó que se revisaran los anteriores informes negativos.

Las redenciones extraordinarias, que tienen un máximo anual de 175 días, se acumulaban tanto por actividades deportivas como por estudios. Los etarras matriculados en la Universidad del País Vasco se examinaban -los que lo hacían- en su celda, con los libros y sin vigilancia.

Funcionarios de prisiones denuncian que los etarras no se habían ganado el derecho a recibir las redenciones extraordinarias. Según la normativa, éstas exigen el cumplimiento por parte del preso de su tratamiento en prisión, un requisito que ninguno de ellos cumplía: ni aceptaban su responsabilidad por los atentados ni mostraban el menor arrepentimiento. De hecho, todos los etarras habían renunciado expresamente a cumplir con su tratamiento.

Varios de los etarras llegaron a recibir dos veces redenciones extraordinarias por el mismo periodo. Cuando la Dirección General de Instituciones Penitenciarias en Madrid se percató del hecho, el juez que las había concedido se vio obligado a anularlas.

Interior revisa los casos de una veintena de etarras que saldrán a la calle en breve

Instituciones Penitenciarias examina desde hace días el historial carcelario de los reclusos

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias revisa desde hace varios días el expediente carcelario de una veintena de presos de ETA que saldrán en libertad en los próximos meses tras cumplir la pena que les impusieron y aprovecharse de las redenciones previstas en el Código Penal de 1973. Su caso es similar al del etarra José Ignacio de Juana Chaos, al que el juez ha impuesto prisión preventiva por supuesta pertenencia a banda armada y amenazas, de manera que no podrá salir en libertad en febrero como estaba previsto en función del cumplimiento de su pena. La Fiscalía de la Audiencia Nacional también está revisando las redenciones de penas cuya aplicación en firme determinaría la próxima excarcelación de presos de ETA para comprobar si en efecto tienen derecho a ellas. El Gobierno exigirá el "cumplimiento riguroso de todos los requisitos" legales para controlar las excarcelaciones de terroristas.

Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional citadas por Europa Press explican que se están revisando las redenciones de condena aún no firmes concedidas a etarras para comprobar si efectivamente tienen derecho a ellas. En caso contrario, el ministerio público se dirigirá al tribunal competente (la Sala de lo Penal de la propia Audiencia Nacional) para pedir que se revoquen las concedidas irregularmente.

La Fiscalía del Estado recordó ayer que en el caso de De Juana fue precisamente la actuación de los fiscales de la Audiencia la que logró anular las redenciones que se le habían concedido tras la reforma del Código Penal de 2003 y que no le correspondían. Ello permitió retrasar su salida desde octubre de 2004 al próximo febrero, si bien la nueva imputación de los delitos de amenazas terroristas y pertenencia a ETA retrasará su liberación.

La decisión del juez Fernando Grande-Marlaska ha tenido un "efecto tranquilizador", en opinión de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ante el "gran escándalo" que hubiese supuesto la excarcelación del etarra tras haber cumplido sólo 18 de los 3.000 años a que fue condenado por 25 asesinatos. En declaraciones a la cadena SER, la vicepresidente señaló: "Habrá que ver en cada caso concreto cuáles son los instrumentos que pueden aplicar quienes tienen que hacerlo, los jueces y fiscales, y nos tienen que dar la tranquilidad de que son ellos los que actúan y funcionan". Pero también el Gobierno controla las excarcelaciones de terroristas. Según explicó el ministro del Interior, José Antonio Alonso, que admitió que el Ejecutivo está preocupado por este asunto, los técnicos de Instituciones Penitenciarias analizan los casos de etarras cuya salida de prisión podría estar próxima. "Ajustándonos a la ley, vamos a exigir el cumplimiento riguroso de todos los requisitos", subrayó en una conferencia de prensa con el ministro de Justicia de Luxemburgo, Luc Frieden. Alonso recordó que De Juana y otros terroristas se benefician de las redenciones contempladas en el Código Penal de 1973, y que con el actual no existe ese problema.

A ese punto se refirieron los sindicatos policiales para recordar que otros terroristas como Henri Parot, Antonio Troitiño o Inés del Río fueron sentenciados también por el Código anterior. El Sindicato Unificado de Policía y la Asociación Unificada de la Guardia Civil entregaron ayer en la Fiscalía y en el Ministerio de la Presidencia sendos escritos en los que instan a activar "todos los resortes que permita la legalidad vigente" para impedir la liberación de "asesinos".

El diputado del PNV Emilio Olabarria consideró "extraño" y "sorprendente" que De Juana no sea excarcelado pero sí haya salido de prisión el ex general Enrique Rodríguez Galindo, condenado por delitos igual de "abyectos". La ilegalizada Batasuna dijo que "se ha castigado" con "crueldad y ensañamiento" por "razones políticas" a De Juana, con el objetivo de avisar a los presos de que no tienen "otra salida que la de pudrirse en la cárcel".

[La etarra a Julia Moreno Macuso, Bombi, fue extraditada ayer desde Francia, donde había sido detenida en 2000. Moreno, a quien se vincula con el asesinato del teniente coronel Pedro Antonio Blanco, llegó al aeropuerto de Barajas a las 17.00 horas.]

Fuentes: El Mundo
El País
Belt Ibérica S.A.
12/01/2005

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es