Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes, 17 de enero de 2005


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

Los ojos que vigilan la tierra

Los satélites se han convertido en instrumentos muy eficaces para ayudar al ser humano en campos tan distintos como la agricultura, el medio ambiente, la investigación científica, la prevención de desastres o la meteorología, una capacidad poco conocida, pero cada vez más real.

 

Nos miran desde el cielo. Pueden captar con un detalle sorprendente lo que ocurre en nuestro planeta y son una fuente de beneficios enorme para los habitantes de la Tierra, que, sin embargo, generalmente sólo se acuerdan de ellos al consultar el mapa del tiempo. Se trata de los satélites, una constelación de aparatos de alta tecnología espacial que giran alrededor de la esfera terrestre y hacen más fácil la vida de los seres humanos.

“Hay muchos tipos de satélites. Quizá los más conocidos son los de observación de la Tierra. Se dedican a hacer fotos de una gran complejidad, de las que se pueden extraer muchos datos de utilidad. Luego están los satélites de navegación, lo que vulgarmente se conoce como GPS, que nos dan posicionamientos y nos informan de dónde están las cosas. Finalmente están los satélites de comunicaciones. Son como un espejo que hay en el espacio. Se envía una señal desde la Tierra que rebota y cae en un punto muy alejado del planeta”, explica Jesús Gonzalo, responsable del Departamento de Estudios y Misiones Espaciales de INSA (Ingeniería de Servicios Aeroespaciales), una empresa que depende del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Utilidad
Descendiendo al terreno de lo concreto, los satélites afectan a la vida de las personas. Además de permitir al hombre conocer con anticipación el clima, se emplean para prevenir catástrofes naturales. En España funciona desde el año pasado un sistema de vigilancia de incendios forestales mediante satélites, conocido como Remfiresat. También se utilizan para prever inundaciones o movimientos sísmicos.

“En el caso de los incendios forestales, si uno detecta que en un punto determinado la sequedad va en aumento más que otros años, el riesgo de incendio es alto. Las imágenes de los satélites saben descubrir riesgos donde el ojo no ve ningún problema”, comenta Gonzalo.

Los satélites se emplean tanto para la fase de prevención, como para otras: la detección del lugar conflictivo, la lucha contra el problema y la evaluación de daños posterior. La precisión de estos aparatos permite detectar movimientos de centímetros en las placas tectónicas. Cuando estos movimientos se acumulan acaban desencadenando un terremoto, por lo que se pueden establecer con antelación las zonas de riesgo.

Sin embargo, todo esto tiene un problema: “Aunque las imágenes de satélite son muy útiles, sólo recibimos del orden de tres o cuatro al día, no más. Están separadas entre sí horas y, por tanto, no es fácil tener inmediatez”, indica Gonzalo. La única solución para mejorar este déficit es la puesta en órbita de más satélites. Por ejemplo, en el programa que vigila los incendios forestales en España, las dos imágenes diarias de los satélites no permiten combatirlos nada más iniciarse, aunque ayudan a las tareas de extinción. Según los cálculos de los expertos bastarían doce satélites pequeños para tener un pase cada 25 minutos, lo que permitiría detectar el fuego al poco tiempo de producirse. Éste es un proyecto pendiente de financiación por parte de la Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas inglesas).

Otras labores
El medio ambiente también se puede beneficiar de estos vigilantes de la Tierra. En unas semanas, la ESA lanzará al espacio Cryosat, un satélite que va a estudiar los efectos del calentamiento del planeta. Para ello, tomará imágenes de los polos para determinar la velocidad del deshielo de estas zonas. Otra aplicación, que se desarrolla especialmente en los países nórdicos, es la del radar, que permite hacer un seguimiento de las mareas negras cuando se produce el vertido de un petrolero en el mar. Esta técnica, que se utilizó con el desastre del Prestige, hace posible controlar las masas de petróleo y las pequeñas manchas y saber hacia dónde se dirigen.

“La nueva generación de satélites, heredados de los espías, tienen una resolución de un metro ó 50 centímetros. Se emplean para cartografía, para estudiar el estado de una zona o para planos de gran detalle”, señala Gonzalo. De hecho, si un edificio se ha visto afectado por una catástrofe y ha desparecido, uno puede demostrar con imágenes de satélite que poseía una casa en ese lugar para cobrar un seguro.

España sólo ha lanzado hasta ahora tres satélites. El último, Nanosat, se puso en órbita hace unos días, aunque sus usos son meramente científicos, ya que permitirán la realización de experimentos en el espacio. Sin embargo, cualquier país puede usar los satélites de otro, bien sea pagando por unas imágenes concretas, bien instalando una antena para recibir la señal, cuando se trata de satélites de emisión continua.

Aunque aportan datos esenciales para la vida de los hombres, los satélites todavía no han demostrado todo su potencial y los expertos señalan que en el futuro, el ser humano notará más su influencia en el día a día.
 

Fuente: Expansión
07.01.05

Noticias relacionadas:

* Los satélites, imprescindibles en teledetección (08.10.04)
*
Expertos del CSIC desarrollan un modelo informático que predice el peligro de incendios forestales (25.06.04)
* Cuatro cámaras de infrarrojos han evitado quince incendios forestales en el Saler (Valencia) en un año (10.06.04)
* Blindaje contra el fuego: la Comunidad de Madrid dobla las patrullas y crea dos helipuertos (28.04.04)
* Problemas entre las radios de la policía y los bomberos (14.04.04)
* Los 39 incendios forestales de Ibiza en 2003 destruyeron 5,2 hectáreas de bosque (09.01.04)
* España y Portugal abren sus fronteras para luchar juntos contra los incendios forestales (19.11)
* El área peninsular quemada en cuatro días casi duplica la del resto del año (07.08.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es