- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 18 de enero de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

Portugal exige un sistema de alerta de maremotos en la fachada atlántica

Prevenir a tiempo un tsunami en las poblaciones costeras gallegas es actualmente imposible. Un investigador luso lo presupuesta en cuatro millones de euros

 

Prevenir a tiempo de un maremoto a las poblaciones costeras del Atlántico, evidentemente incluidas las de Galicia, es actualmente imposible. No existe un sistema de alerta precoz. La tragedia del sudeste asiático encendió en Portugal la luz de emergencia y el país ya empezó a movilizarse para reclamar la puesta en marcha del dispositivo de aviso, basado en la colocación de sensores en el océano que transmitirían información sobre la altura de las olas.

Los portugueses ya reivindicaron el sistema en Bruselas. Francia, Grecia y Malta lo apoyan. Además de lo que ocurrió en Asia, hay un antecedente preocupante: el maremoto que destruyó Lisboa en 1755. Su origen estuvo en una falla situada en pleno Atlántico frente al territorio luso.

Cuatro millones

El sistema que permitiría prevenir un tsunami con una antelación, más o menos grande, dependiendo de la distancia de colocación de los aparatos, no es extremadamente caro. Hace sólo unos días, en una mesa redonda que tuvo lugar en la capital lusa, Miguel Miranda, un investigador del Centro de Geofísica de la Facultad de Ciencias de la Universidade de Lisboa, dijo que cuatro millones de euros serían suficientes. «Son sólo dos o tres kilómetros de autopista», expresó en el mismo acto otro geofísico.

Los científicos portugueses explicaron que si esos «chivatos» estuviesen a sólo 150 ó 200 kilómetros de la costa podría saberse con más de media hora de antelación lo que iba ocurrir y no hay duda de que sería algo grave. No hay que olvidar que la costa portuguesa y la gallega tiene numerosas estructuras físicas en los primeros metros de litoral.

Oportunidad única

Los científicos portugueses consideran que ésta es una oportunidad única para poner en marcha esta red de alerta en el Atlántico y también para investigar. «Tenemos todas las condiciones reunidas para ser el lugar de una catástrofe como la asiática». Así de categórico se mostró César Andrade, del departamento de Geología de la Facultade de Ciencias da Universidade de Lisboa.

El mismo investigador dijo que, hasta ahora, sólo había relatos de personas que habían sufrido sustos monumentales, motivo por el cual desconfiaban de la veracidad de lo que contaban. «Hoy es posible afirmar que lo que fue descrito en 1755 es rigurosamente cierto».

El debate en Portugal comienza a ser ya tan profundo que algunos expertos aseguran que ya no basta con hablar de sustos o de posibles riesgos. «Es preciso llevar los ejercicios de prevención a las escuelas. Intentar que los niños portugueses sean capaces de hacer lo que hacen los británicos o los japoneses: percibir y reconocer el peligro», dijo otro científico del vecino país.

Así son los métodos de prevención en otros países

Las consecuencias de la actividad sísmica son terroríficas en muchas zonas del planeta. Muchos países han puesto en marcha sistemas para tratar de amortiguar los efectos.

Tras un tsunami que ocasionó miles de muertos en las islas de Hawai fue creado un modelo de alerta temprana que tiene especial incidencia en la región del Pacífico. Se convirtió en sistema de alerta internacional en el que están involucradas treinta naciones. Tiene casi 200 estaciones y más de un centenar de sensores en el Pacífico. Para los temblores hay sistemas de alarma como unas sirenas gigantes en Osaca.

La alerta de este país tiene 12 estaciones sismosensoras en la Costa de Guerrero. Se activa automáticamente cuando los sensores avisan y confirman el inicio de un gran seísmo.

Este es uno de los países punteros en métodos de prevención. El último lo pondrán a prueba próximamente. Se trata de un sistema de alerta temprana para viviendas privadas vía Internet. Utilizará datos de movimientos sísmicos de la autoridad meteorológica estatal y transmitirá las informaciones necesarias a las casas a través de un altavoz conectado a la red. Planean otro que encienda las luces durante la noche y desbloquee automáticamente las puertas.

 

Japón acelera la creación de una red de alerta para detectar tsunamis en el Océano Índico

En una cumbre de Naciones Unidas sobre desastres naturales, el Gobierno nipón anunciará sus planes de instalar detectores en cien localizaciones del Índico

Los científicos e ingenieros japoneses han recibido la orden de su Gobierno de redactar propuestas sólidas encaminadas a crear, de forma urgente, una red de alerta de tsunamis en el Océano Índico. Aunque el sistema de detección que está operativo en el Pacífico es muy complejo y no tan fiable como quisieran las autoridades, la mayoría de expertos cree que la existencia de una mínima red de alerta en el Índico podría haber salvado miles de vidas el pasado 26 de diciembre, cuando se registró el seísmo más potente desde hace muchas décadas. En la Conferencia Mundial para la Reducción de Desastres, que Naciones Unidas inaugura el próximo día 17 en Kobe (Japón), el Gobierno de ese país asiático presentará planes concretos para este proyecto, al que destinará cuatro millones de dólares de los 500 comprometidos para ayudar a los países castigados por las olas del tsunami. Los primeros datos que han trascendido indican que la red del Océano Índico incluirá sismómetros, sensores de presión en los fondos marinos y otros tipos de detectores en al menos cien localizaciones. Todos los dispositivos, que serían instalados a lo largo de diez años, estarán conectados a un sistema de posicionamiento global por satélite (GPS).
 
Gráfico: ABC

Por favor, pulse sobre la imagen para ampliar

Transmisión de información

En declaraciones a medios de comunicación nipones, el director de la agencia japonesa para la prevención de desastres de Japón, Satoru Nishikawa, afirmó que queda mucho trabajo por delante antes de que una red de alerta pueda funcionar correctamente. Nishikawa precisó que no basta con colocar decenas de sismómetros si luego la información no llega a tiempo a los ciudadanos de los países del Índico, donde no se había registrado un tsunami de proporciones notables desde hace un siglo. Los científicos no pueden saber cuándo podría producirse otro tsunami de semejante envergadura en el sureste asiático porque no son un fenómeno estacional de la naturaleza, como los huracanes o monzones.

Pero el balance de víctimas ha sido tan elevado que Naciones Unidas quiere poner en marcha, si es posible este mismo año, una rudimentaria red de alerta con los sismómetros que ya había en el Índico. Luego habría que aumentar el número de detectores, crear centros regionales que interpreten la información sísmica en tiempo real y que pronostiquen el impacto y localización de las olas de los tsunamis. La dificultad mayor será lograr la coordinación precisa a nivel gubernamental y social para que el sistema de alerta sea eficaz. Por ahora, sólo los Gobiernos de India e Indonesia se han comprometido con esa red. El primer país proyectó instalar una red de doce sensores submarinos, adquiridos en Estados Unidos, así como diversas boyas científicas conectados a satélites. Criticado por la oposición y los medios de comunicación por la ausencia de un sistema de vigilancia, el Gobierno de India se justificó con el argumento de que ningún tsunami había afectado a la costas de ese país desde el año 1883.

Gráfico: ABC

Por favor, pulse sobre la imagen para ampliar

Para predecir un tsunami con tiempo suficiente se precisa de información sobre variaciones mínimas del nivel del mar y de los cambios de presión que ocurren en los fondos cuando la energía de los terremotos se desplaza por los océanos. Esos parámetros sólo pueden ser registrados «in situ» con sensores en boyas y en el fondo marino. La potencia de un tsunami depende directamente del desplazamiento del suelo oceánico, no de la fuerza del seismo. Cuando las dos placas tectónicas existentes bajo el Océano Índico se solaparon violentamente el pasado 26 de diciembre, liberando en cuatro minutos una cantidad de energía 23.000 veces superior a la generada por la bomba atómica de Hiroshima, el fondo marino se elevó diez metros hacia la superficie. El seísmo de 9 grados en la escala Richter provocó sobre su epicentro una descomunal alteración de las aguas submarinas que tuvo horas después funestas consecuencias para las vidas de decenas de miles de personas. En cuestión de segundos, un billón de toneladas de agua empezaron a propagarse a 900 kilómetros por hora, la velocidad de un avión de pasajeros, en dirección hacia las costas de once países del sureste asiático.

 

"La población debe estar entrenada", Juanjo Dañobeitia, experto en sismología

Este experto dice que puede detectarse un tsunami en sus primeros minutos, pero considera complicado mover a los habitantes de cualquier gran ciudad

Foto: La Voz de GaliciaUno de los grandes expertos en sismología en España. Juanjo Dañobeitia es actualmente el director de la Unidad de Tecnología Marina del Instituto Ciencias de la Tierra de Barcelona, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Fue jefe de numerosas expediciones geofísicas en el mundo y estudió los más importantes terremotos ocurridos en el planeta. En el año 97 también hizo un estudio relacionado con la sismología en Galicia.

Pregunta.- Parece que no hay demasiadas dudas sobre la necesidad de un sistema de detección de tsunamis en el Atlántico...

Respuesta.- Ninguna. Su existencia es buena, positiva. Debería ponerse en marcha. No hay que olvidar que la falla denominada Marqués do Pombal, situada frente a Portugal, podría perfectamente desencadenar un tsunami. Ya lo hizo en 1755 y ocasionó, creo, unas 20.000 víctimas.

Pregunta.- ¿De producirse, afectaría a Galicia?

Respuesta.- Sin duda, porque no está lejos. El tsunami que afectó a Japón a mediados de los años 80 fue ocasionado por un terremoto que ocurrió en Valparaíso (Chile). Tuvieron tiempo para reaccionar porque atravesó todo el Pacífico, 5.000 kilómetros. El problema es que puede haber uno en el Atlántico y no enterarnos de su importancia porque, a medida que se acerca a la costa y en función de la batimetría, la amplitud de la ola es inversamente proporcional.

Pregunta.- Lo lógico parece que los sensores que integren la red de alarma se instalen lo más lejos posible. ¿Es así?

Respuesta.- Cuanto más lejos mejor. La velocidad de la ola oscila entre 500 y 700 kilómetros por hora. Si se colocan cerca, hay menos tiempo para reaccionar, es decir, la población debe estar entrenada. Esa es otra historia de la que no se está hablando. No sólo es cuestión de que haya detectores sino de que la ciudadanía sepa cómo actuar. Eso es vital. Mover una población como, por ejemplo, la de Lisboa no es fácil. En Indonesia, desde luego, se pudieron evitar muertes.

 

Fuentes: ABC
 La Voz de Galicia
Belt Ibérica S.A.
14.01.05
17.01.05

Noticias relacionadas:

* Las 10 lecciones del 'tsunami' asiático (11.01.05)
* Los científicos rastrean las huellas del maremoto  (07.01.05)
* Se detectan secuestros de niños y estafas a familiares de las víctimas después del maremoto en Asia (05.01.05)
*
Los países asiáticos establecerán un sistema de prevención de desastres (04.01.05)
* Como predecir los tsunamis (30.12.04)
* Un sistema de alerta temprana podría haber reducido el número de víctimas en Asia (29.12.04)
* La catástrofe de Asia sigue cobrándose vidas (28.12.04)
* El mayor terremoto en 40 años y una cadena de maremotos causan miles de muertos en el sur de Asia (27.12.04)
* Algo se mueve bajo el Teide (23.09.04)
*
Seísmos tan destructivos como el de Lisboa en 1755 pueden sacudir la Península Ibérica cada mil años (22.09.04)
* Las autoridades temieron que la isla de La Tortuga hubiera desaparecido (22.09.04)
* Haití teme que la tormenta 'Jeanne' haya provocado la desaparición de la isla La Tortuga (21.09.04)
*
Alerta temprana de volcanes y tornados por infrasonido (21.03.03)
* Terremoto en Alhucemas (24.02.04)
* Un terremoto de 3,8 grados sacude Ripoll y Campdevànol, en la provincia de Girona (27.02.03)
*  Un fuerte terremoto deja al menos 158 muertos en el norte de China (25.02.03)
Estimación de los daños producidos en España por terremotos. Simulación de Escenarios Sísmicos. SES 2002 (15.01.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es