- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 7 de julio de 2005


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

La demolición en tiempo récord de la mitad del Windsor despierta el interés internacional

Los trabajos se concentran ahora en la planta 15, el ecuador, y no se descarta que Urbanismo asuma el desmontaje completo si no se garantiza la estabilidad de la torre

 

Foto: ABC Los trabajos de demolición del edificio Windsor continúan a un ritmo excelente, lo que ha hecho que se acorten los plazos previstos de fin de los trabajos. Es más, en estos momentos, la mitad del edificio ya no existe. Concretamente, se está actuando ahora sobre la planta 15 -el rascacielos tenía 30 antes del incendio que lo devastó la noche del pasado 12 de febrero-, de cuya superficie se ha retirado ya un 40 por ciento. Esta misma semana se finalizará el derribo completo de ese piso. Este ritmo vertiginoso y carente de incidentes ha provocado el interés de varios países, quienes desean conocer al dedillo la técnica utilizada por si necesitan importarla.

Aunque lo peor ha pasado, ya que el riesgo de derrumbe era importante -sobre todo, en las plantas superiores-, el Ayuntamiento sigue cuidando al milímetro que las condiciones de seguridad en las que se están desarrollando las obras. Tanto es así, que aún existe la probabilidad de que, al llegar a la primera planta técnica -entre la tercera y la cuarta-, no se pase el testigo de lo que quede de derrumbe a la familia propietaria del inmueble, los Reyzábal. Todo dependerá, explicó Pilar Martínez, de las condiciones en las que se encuentre la estructura de la torre, aunque, para ello, habrá que esperar a que el verano esté bien avanzado.

La idea inicial era que el derrumbe se prolongara durante 11 o 12 meses, es decir, que terminara a finales de este año o principios del siguiente. Sin embargo, el pasado 25 de mayo, durante la visita que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y la concejal realizaron a las obras del Windsor, se anunció que los plazos se adelantarían varios meses. Concretamente, a septiembre, mes en el que, además, estaba previsto que se reabriera la calle de Raimundo Fernández Villaverde al público, buena parte de la cual se encuentra dentro del perímetro de seguridad de 60 metros de radio levantado en torno al esqueleto del rascacielos.

Gráfico: ABC
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

Asimismo, la previsión era que, una vez llegados a la planta 17 -el segundo suelo técnico-, sobre la cual había quedado acumulada buena parte de la parte superior del edificio, se cambiara la técnica de desmontaje y se procediera a hacerlo de una manera más tradicional. Sin embargo, las condiciones en las que se encuentra la estructura del Windsor lo desaconsejan, por lo que se sigue trabajando como hasta ahora, de fuera a dentro.

Esto es lo que ha originado los recelos del jefe del departamento de Control de la Edificación de la Gerencia de Urbanismo, Emilio García de Burgos, que dirige la operación, a aventurar que la última parte de ésta pueda realizarla la familia Reyzábal. Aún es pronto para decidirlo, aunque no se descarta totalmente. En caso de que así fuera, ello significaría que el peligro es mínimo, por lo que el derrumbe se llevaría a cabo del modo tradicional, ya que, además de no afectar a la integridad física de obreros y ciudadanos, tampoco lo haría a la de los edificios colindantes, muy especialmente, a El Corte Ingles de Nuevos Ministerios.

Dos equipos coordinados

La concejal de Urbanismo insiste en que el buen ritmo de las obras y la ausencia total de incidentes está demostrando que «el sistema de demolición elegido por el Ayuntamiento en su día ha sido el más adecuado». En él se están utilizando cuatro grúas móviles que trabajan en dos equipos, coordinados entre sí: por un lado, uno sujeta la parte del edificio que se quiere eliminar, y el otro lo corta con unas cizallas y lo retira. Se están utilizando varios robots dirigidos por control remoto.

Gráfico: ABC
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

Esta técnica no ha pasado desapercibida ante los ojos de la opinión pública, no sólo española, sino también internacional. Tanto es así, que entidades extranjeras, como colegios profesionales y el mundo universitario de países como el Reino Unido y Japón, se han interesado por el proceso. De esta manera, el Ayuntamiento está elaborando un DVD de una hora de duración en el que queda todo el proceso explicado, aprovechando las imágenes tomadas con cinco cámaras -tanto exteriores como interiores- durante todo lo que están durando los trabajos. El audiovisual será expuesto a los medios de comunicación el día en que se haga pública la apertura de Raimundo Fernández Villaverde. Antes, habrá que dedicar dos semanas a retirar las grúas y todo el material de trabajo. El carácter extremadamente delicado de la intervención está también condicionado por la estructura de los bajos de Azca, que por la zona de actuación han quedado reforzados para que el peso de las grúas no afecte a su estabilidad.

Asimismo, se ha instalado dentro del perímetro de seguridad un punto limpio donde se van acumulando todos los escombros que van saliendo del Windsor, para posteriormente ser tratados en diversas plantas especiales. La idea es que buena parte de esos residuos puedan ser aprovechados en obras públicas, de manera que, dentro del percance que ha supuesto el incendio del rascacielos, éste revierta de manera positiva en el bien común, en forma, principalmente, de carreteras.
 

Fuente: ABC
03.07.05

Noticias relacionadas:

* Especial Torre Windsor

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es