Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 19 de julio de 2005


Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad
 

De la huella digital al DNI electrónico

El nuevo documento de identidad acumula ventajas que le hacen más útil que el actual. Las transacciones bancarias y las compras por internet serán habituales gracias a la firma electrónica

 

Corre el año 2012. La sociedad de la información condiciona nuestro modo de vida e internet ya no resulta ser ese «inframundo» desconocido, repleto de códigos numéricos y cifrados, que era a finales del siglo XX. Aparentemente parece que nada ha cambiado, pero esa sensación de perpetuidad únicamente se refleja en el mundo físico. La vida gira ahora en torno al mundo digital. Tanto, que hasta la propia forma de trabajar ha cambiado.

Hoy es un día de mucho «papeleo», como se diría vulgarmente en 2005, pues en la actualidad el papel ha desaparecido en la Administración pública y todas las relaciones entre ésta y las empresas se realizan por medio de la web. Mientras arranco el motor eléctrico del coche y salgo del garaje en dirección a la oficina, me conecto a internet a través del portátil, el cual lleva incorporado un lector de tarjetas en el teclado. Éste en concreto no sirve para tarjetas de crédito, sino... para mi DNI.

Foto: La Razón

Paso el carné por la ranura, ya que la firma digital incluida en mi DNI electrónico me permite firmar todos los documentos digitales. Atrás queda ese vetusto e inservible cartón plastificado de principios de siglo que acreditaba la identidad del titular. Casi imposible de falsificar. Cierto es que el DNI electrónico no tiene nada que ver con el analógico de antaño. Está fabricado en policarbonato, al igual que las tarjetas de crédito, al ser este soporte muy difícil de falsificar, y su longevidad es considerablemente mayor a la de otros materiales. Los datos están grabados con láser y luz ultravioleta varias capas por debajo de su superficie, mientras que un chip incluye el certificado digital de mi identidad; esto es, mi firma digital.

Gracias a una clave cifrada única e intransferible puedo firmar todos los documentos por internet, con lo que las colas en la Administración han quedado como vestigios del pasado. Ya en la oficina, queda mandar las cuentas anuales de la empresa al Registro Mercantil, pero sólo queda media hora para el cierre de este departamento y hoy es el último día para cumplir con el trámite. Ningún problema, pues vía e-mail hago llegar instantáneamente los documentos autentificados con mi firma electrónica. El código que he mandado previamente hace imposible que una persona no autorizada sea capaz de ver el documento en cuestión. Lo que años antes habría requerido horas y horas de colas y viajes, en el año 2012 sólo supone unos minutos frente a la pantalla de un ordenador.

Después de renovar el carné de conducir y de votar n las elecciones generales del próximo domingo por correo electrónico, autentificando los documentos gracias a mi firma digital, quedan los quehaceres domésticos, todavía vigentes pese a tanta «tecnificación». El contrato de arrendamiento de mi nueva casa me lo devuelve firmado el abogado por correo electrónico. Todo desde mi hogar y sin moverme de la silla. Seguridad garantizada.

La seguridad en internet que tanta desconfianza produce quedará sufragada con el nuevo DNI electrónico del futuro, pues éste proporcionará dos realidades: una física y una digital con la que se podrán efectuar desde un ordenador todos los trámites que hoy, en 2005, necesitan de una firma física. Safelayer será la empresa encargada de hacer el e-DNI una realidad, que se regirá por un software de seguridad llamado PKI con la capacidad de procesar 1.000 peticiones de validación por segundo. Es la misma tecnología que se ha utilizado, por ejemplo, para las votaciones electrónicas en la Constitución Europea.

Esta nueva expresión del DNI estará en la calle en febrero de 2006. La firma en el papel quedará para el recuerdo, aunque siempre quedará un sector que preferirá firmar de su puño y letra. Lo mismo pasó con el ordenador... ante la Olivetti.

Más resistente, seguro y con información confidencial
El nuevo documento permite realizar operaciones en la Administración Pública: renovar el pasaporte desde casa y al momento; matricularse en la universidad; hacer la declaración de la renta a través de Internet y presentarla, junto a otros impuestos, de manera telemática; consultar la vida laboral en la Seguridad Social; obtener certificados para la compra-venta de deuda pública del Tesoro, y firmar y autentificar correos personales.

Las operaciones en Internet serán posibles gracias a un lector de tarjeta capaz de leer el chip del DNI y a un programa que podrá descargarse de la red. Este lector, un periférico que habrá que conectar al ordenador y cuyo precio no será mayor de 20 euros, será la puerta de entrada al mundo virtual. ¿Cómo es? Se trata de una tarjeta de policarbonato, un plástico ignífugo hasta los 200 grados centígrados, que incorpora un chip en su anverso. Con las mismas dimensiones que el tradicional, en el fondo es un diminuto ordenador. Información. El nuevo e-DNI albergará en su interior una copia electrónica de los datos visibles (incluidas las imágenes de la firma, de la huella y de la foto), y dos certificados digitales, uno de autenticación y otro para la firma de documentos.

Como en el anterior, en el nuevo DNI no van a figurar datos como el color de los ojos, el de la piel o la religión.? Expedición. El sistema no va a cambiar. El DNI electrónico seguirá despachándose en las comisarías y será la policía la encargada de hacerlo. Eso sí, el usuario apreciará una notable mejoría en la gestión: no tendrá que volver otro día a por él tras solicitarlo; y sólo esperará unos diez minutos a que se lo entreguen, ya que la digitalización de sus datos y la grabación de la información en el chip se harán de forma automática. Medidas de seguridad. Serán externas e internas. Según Miguel Solano, de Steria, empresa operadora de servicios globales de tecnologías de la información, «las externas son similares a las de los documentos actuales (serigrafía, elementos de contraste, tintas fosforescentes al infrarrojo, tratamiento de la imagen...) y otras nuevas, como el holograma». El contenido del chip está protegido mediante técnicas criptográficas de cifrado de datos. Igual que ocurre con las tarjetas de crédito, el ciudadano deberá recordar una clave, que en este caso es de ocho dígitos en lugar de cuatro.

Si el documento es robado, una llamada a un centro de atención a los usuarios lo deshabilita -y por lo tanto impide su uso indebido-. Cualquier utilización del mismo pasa por una comprobación de que está en vigor y no incluido en una lista de revocados

Habrá que pagar entre seis y siete euros por su expedición.

 

Medio siglo de historia

No son pocas las vicisitudes que han tenido como protagonista al Documento Nacional de Identidad a lo largo de sus 61 años de historia. Los privilegios también quedan patentes en este documento, pues el número uno se lo adjudicó su fundador, Francisco Franco. Desde el número 10 hasta la centena están exclusivamente reservados para la Familia Real, menos el número 13, que se anuló por pura superstición. Los primeros propietarios de este documento fueron los presos y las personas que se mudaban de su domicilio con frecuencia, para tener un mayor control sobre ellos. Con su más de medio siglo de vida, el DNI es testigo mudo de la intrahistoria reciente de España. En algunos pueblos en los que sus habitantes no tenían consigo ningún papel que certificara su lugar de origen, tenía que ser el propio alcalde o el cura quien certificara las identidades ante el agente que tramitaba el DNI. Y después de toda la polémica que ha suscitado la regularización de inmigrantes del Gobierno, resulta que hasta 1962 se les otorgaba este documento a todos los extranjeros residentes en España. Refrenando la creencia popular de que los números bajos corresponden a fallecidos, cabe acabar con este mito, ya que el Estado implantó un sistema numérico con el fin de que sirviera para muchas generaciones. El DNI también ha servido para hacer justicia, cuando ETA emitió una partida de documentos falsos con un fallo que facilitó a la Policía la identificación de terroristas.

Fuentes: La Razón
La Voz de Galicia
Belt Ibérica S.A.
16.07.05
18.07.05

Noticias relacionadas:

* El DNI que viene (11.07.05)
*
Los belgas con DNI virtual saben cuándo y para qué usa el administrador sus datos (16.02.05)
*
Bélgica lidera la implantación del nuevo DNI electrónico (07.02.05)
*
El lanzamiento del DNI electrónico se retrasa hasta comienzos de 2006 (10.12.04)
*
El DNI electrónico se implantará en España a principios de 2005 (04.10.04)
* El nuevo DNI electrónico situará a España en la vanguardia de la sociedad de la información (14.06.04)
* DNI digital, quién es quién en la red (19.02.04)
* El Gobierno confía en expedir 100.000 DNI electrónicos antes de que concluya el año (17.02.04)
* Defensa implantará una tarjeta electrónica para el acceso a sus sistemas informáticos (11.02.04)
CATA utilizará la firma digital contra los correos falsos (10.02.04)
* Los riesgos en seguridad, principal freno a las nuevas tecnologías en los gobiernos europeos (26.01.04)
* El Cat eleva a "extremo" el grado de peligrosidad del nuevo virus (20.01.04)
* La Ley de Firma Electrónica nace para potenciar las transacciones en la Red (15.12.03)
* El nuevo DNI electrónico llevará un chip identificador y supondrá mayor seguridad en el uso de Internet (29.08.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es