- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 2 de marzo de 2005


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

El Ministerio de Defensa sí exigió, y por escrito, recuperar documentos del Windsor pese a negar que estuvieran clasificados

El Ministerio no notificó a la Justicia que los papeles «carecían de interés» hasta después de que fueran rescatados de las ruinas del rascacielos siniestrado

 

El Ministerio de Defensa comunicó por escrito el pasado viernes 25 de febrero a la Justicia que la documentación que la empresa tecnológica Comparex España S. A. decía tener en el rascacielos Windsor «carecía de interés» para ellos. Sin embargo, el propio Ministerio de Defensa había remitido tres fechas antes, el día 22, un comunicado a Comparex en el que indicaba a esta compañía que «deberá efectuar las gestiones necesarias ante las Autoridades que correspondan a fin de recuperar, en caso de que así fuese posible, la documentación derivada del Acuerdo de Seguridad con el Ministerio de Defensa», según han confirmado a ABC fuentes oficiales.

Tal requerimiento, que aparece reproducido junto a estas líneas, tiene su origen en un primer escrito remitido el 16 de febrero -cuatro días después del incendio- por Comparex al Ministerio, en el que la firma notificaba que tenía en custodia en sus oficinas del rascacielos «documentos del Ministerio de Defensa calificados de «reservados»». Y el 22 de febrero, el jefe de la Unidad de Seguridad Industrial de Defensa contestaba a la empresa con un rotundo «Deberá efectuar las gestiones necesarias a fin de recuperar la documentación».

Foto: ABC

Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

Comunicación con la empresa

Tanto la primera carta remitida por Comparex a Defensa el día 16, como la respuesta de este Ministerio emitida seis fechas después, quedaron en poder del juzgado correspondiente, y debieron ser valorados en sus justos términos antes de que la juez diera permiso a los técnicos para entrar en el rascacielos y recuperar los documentos de la caja fuerte ignífuga que poseía la empresa en la cuarta planta del Windsor, lo que sucedió el 24 de febrero.

No obstante, ese mismo día 24 el Ministerio aseguraba que «la empresa Comparex únicamente tiene un «Acuerdo de Seguridad», como el que disponen centenares de empresas en España, que le habilita para optar a contratos administrativos».

Y al día siguiente, viernes día 25 de febrero, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid también entraba en el asunto. A través de una nota de prensa, defendía el criterio seguido por la juez que investiga el incendio del Windsor y la actuación del Ministerio de Defensa. «Dando por supuesto su buena fe procesal, puesto que se estaba autorizando la última entrada en el edificio, el Juzgado incluyó en la aclaración del auto que se iba a firmar la autorización para dicha empresa».

Asegura, además, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que la representación judicial de la empresa sólo remitió al juzgado correspondiente la carta de Comparex al Ministerio en el que se comunicaba la existencia de esos «documentos reservados», pero -dice el TSJM- que el «letrado obvió» la respuesta que remitió posteriormente Defensa a la empresa.

Según las consultas realizadas por este periódico, el juzgado recibió ese mismo día 24 de febrero una copia de la única carta remitida por Defensa a Comparex en la que se solicita la recuperación de los documentos propiedad del Ministerio. Y no hubo más cartas. Eso sí, al día siguiente y una vez rescatados los documentos del rascacielos, Defensa aportó al juzgado una segunda respuesta en la que se aseguraba que la documentación «carecía de interés para este Ministerio».

Cabos sueltos

Ahora mismo quedan varios cabos sueltos. Por ejemplo, al parecer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid desconoce la respuesta del 22 de febrero de Defensa a Comparex en la que se le exige la recuperación de los papeles que están dentro de la caja fuerte. El propio Ministerio cambia de opinión en tres días: de papeles trascendentes a carentes de interés. Y, por último, existe un excesivo contraste entre documentos derivados de «Acuerdos de Seguridad» y «contratos administrativos».

Tal y como está la situación, el Ministerio de Defensa reconoció ayer en declaraciones a ABC que existió «una consulta y una respuesta», en referencia al escrito que Comparex dirigió a la Unidad de Seguridad Industrial «preguntando qué hacer con lo que tenía en el Windsor», y a la contestación del 22 de febrero de «recuperar la documentación derivada del «Acuerdo de Seguridad»». No obstante, precisaron que en lo referente al rescate de los papeles del Windsor «no fue, en ningún caso, una instrucción imperativa» que ordenara a Comparex recuperar el material que, -insisten,- «no tiene ningún carácter reservado, sino que se trata únicamente de un «Acuerdo de Seguridad» como tienen decenas de empresas en España».

«No son reservados»

Según la misma fuente, en ningún caso Comparex habría comunicado al Ministerio que se iba a dirigir al juzgado, y aún menos haciendo «utilización inadecuada del término «documentos reservados», por que no lo son», ni el juzgado «se puso en contacto con Defensa para autorizar la entrada de la empresa al edificio».

La Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa (de la que depende la Unidad de Seguridad Industrial) define a través de su página web el «Acuerdo de Seguridad» como un convenio con Defensa que compromete a las empresas contratistas a establecer medidas de seguridad para «garantizar la protección de la documentación y el material» recibido por el Ministerio o elaborado por la propia empresa «que tenga la condición de estar oficialmente clasificados».

¿Qué es un acuerdo de seguridad?

Es un convenio con el Ministerio de Defensa que compromete a las empresas contratistas a establecer medidas de seguridad para garantizar la protección de la documentación y el material "que tengan la condición de estar oficialmente clasificados". Generalmente, se contrata de bases de concursos convocados por el Ministerio.

El acuerdo se firma siempre "antes de que el contratista pueda usar o custodiar la información clasificada"

Las empresas contratistas quedan sujetas a la Orden Ministerial 17/2001. de 20 de enero, que recoge el "Manual de Protección de Materias Clasificadas del Ministerio de Defensa en poder de las Empresas"

Las instalaciones de seguridad se realizarán por empresas que ya tienen "Acuerdo de Seguridad", según recoge la normativa "para el grado de clasificación de las materias que van a ser depositadas"

Fuente: ABC
02.03.05

Noticias relacionadas:

* Especial Torre Windsor

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es