- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 8 de marzo de 2005


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

La célula del 11-M recopiló información, para la matanza, en Internet entre febrero y julio de 2003

Bajo el título «Preparativos para la lucha», los terroristas guardaban en el ordenador de Leganés instrucciones para preparar atentados extraídas de una web islamista A través de la red se interesaron por los móviles de Bali y los explosivos de Casablanca

 

Numerosos documentos en árabe hallados en el disco duro del ordenador descubierto entre las ruinas de Leganés ponen de manifiesto que la célula del 11-M recopiló, entre febrero y julio de 2003, abundante información en internet para llevar a cabo los atentados. Bajo el título «Preparativos para la lucha», archivaron multitud de instrucciones extraídas de una página web islamista del entorno de Al Zarqawi, mano derecha de Ben Laden en Iraq. De esta web se extrajo el documento en árabe que alentaba a atentar en España antes de las elecciones de marzo. Del análisis del ordenador, la Policía ha determinado que los integristas se interesaron por los explosivos usados en el atentado de Casablanca y los móviles utilizados en Bali.

Los cientos de documentos albergados en el disco duro del ordenador de Leganés aún están siendo analizados por los expertos de la Comisaría General de Información. Los investigadores creen que el ordenador pertenecía a Sharhane Ben Adelmajid Fakhet, «El tunecino», líder ideológico y dinamizador de la célula.
Según fuentes policiales, de lo examinado hasta el momento es de gran interés una carpeta que bajo el título «Preparativos para lucha» guarda numerosa información recopilada a través de internet entre febrero y julio de 2003. A comienzos de ese año, Ben Laden incluyó a España entre las naciones amenazadas por la Yihad, una vez que la guerra de Iraq (iniciada en marzo) se veía venir.

En estos documentos se detalla con precisión los pasos para la creación de una célula terrorista y el modo de hacerla operativa a través de tres factores esenciales: la formación religiosa, de seguridad y militar.

El primer aspecto se basa en las labores de concienciación para la Yihad y la lucha contra el infiel, necesarias para garantizar la fanatización de los miembros de la célula e incluso lograr su juramento en el martirio (atentados suicidas). Los líderes de la matanza de Atocha, meses antes de los atentados, desplegaron una amplia tarea de fanatización mediante reuniones periódicas en locales –peluquería «Paparazzi» de Lavapiés, y en el domicilio del imputado Faisal Alluch–, así como en reuniones familiares como bodas y bautizos.

En segundo lugar, el documento prevé todo tipo de medidas de seguridad una vez que la célula está activa, entre ellas, el cambio constante de teléfonos móviles y tarjetas prepago. Otra de ellas se refiere a la elección de «varios» pisos francos, alejados entre sí, para poder escapar a la persecución de las Fuerzas de Seguridad. Este aspecto ha abierto los ojos a los investigadores a la hora de dar una explicación a la casa de Albolote (Granada), alquilada por los terroristas y que apenas llegaron a pisar. Este piso fue alquilado por Abdennabi Kounjaa y Asrih Rifaat (muertos en Leganés) el día 6 de marzo. Dos días después, la célula alquiló la vivienda de Leganés, en la que luego se suicidaron acosados por la Policía. Además poseían la casucha próxima a Morata, en la que se activaron las tarjetas usadas en los móviles de las mochilas bomba.

El documento «Preparativos para la lucha» instruye sobre otro factor básico, el militar, con abundante documentación sobre conocimientos específicos en tipos de armas,explosivos y venenos. Distingue,incluso, entre los ataques que se pueden realizar contra objetivos situados en el ámbito rural y otros localizados en zonas urbanas.

Del examen hecho hasta ahora del disco duro, los expertos en la lucha contra el terrorismo islamista concluyen que la célula actuante el 11-M se interesó a través de internet por el tipo de explosivo utilizado en los atentados de Casablanca, ocurridos en mayo de 2003, precisamente cuando la célula recopilaba esta información. Entre los archivos hay documentos con instrucciones para fabricar explosivo casero TATP, el mismo usado en aquellos atentados. Igualmente, la célula obtuvo información sobre el tipo de bombas utilizadas en el atentado de Bali (octubre de 2002), en el que los islamistas consiguieron confeccionar un explosivo muy similar al TNT y cuyos componentes y mezclas figuran en dichos documentos.

De este atentado, la célula del 11-M se interesó, sobre todo, por los teléfonos móviles usados como detonadores y que luego ellos mismos usarían en la voladura de los cuatro trenes. Los teléfonos elegidos en Madrid eran de la marca «Trium», igual que los usados en Bali.

Además del documento señalado, los expertos han encontrado toda esta información en conversaciones de chat grabadas por los terroristas en el disco duro, donde preguntan y obtienen respuestas.

La web de Al Zarqawi. Según las investigaciones policiales, este chat pertenece a una página web en árabe «del entorno» de Abú Musab Al Zarqawi, el jordano de 38 años mano derecha de Ben Laden en Iraq. Las fuentes policiales eluden facilitar la dirección de dicha web, pero aseguran que en ella hay una zona restringida (la que contiene el chat) donde está reunida gran parte de la información registrada en el ordenador de Leganés.

Los investigadores no tienen dudas de que desde este lugar de la red se ha ilustrado a los radicales islamistas de todo el mundo. «Han sustituido los campos de Afganistán por internet», señala gráficamente un experto de la lucha contra el terrorismo islamista, que no descarta si- quiera que a través del ordenador los terroristas recibieran la orden de atentar y la fecha.

En esta web, el Instituto Noruego de Investigación de la Defensa encontró el documento «Yihad en Irak: riesgos y esperanzas», en el que se alentaba a atentar contra España «antes de las elecciones generales de marzo» para garantizar la victoria del PSOE y así conseguir la retirada de las tropas españolas de Iraq, como efectivamente ocurrió.

Los terroristas del 11-M utilizaron documentos de identidad robados en la propia Fabrica Nacional de Moneda y Timbre

La ‘célula’ terrorista que perpetró los atentados del 11-M utilizó durante la preparación de la masacre, al menos, un documento de identidad para extranjeros que había sido sustraído en la propia Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT). Así aparece destacado en el último informe elaborado por la Unidad Central de Inteligencia (UCI) de la Policía, a parte de cuyo contenido ha tenido acceso El Confidencial.

En concreto, el informe destaca que una tarjeta de residente extranjero con la fotografía de uno de los cabecillas de la trama, Jamal Ahmidan, ‘el Chino’, y que fue incautada en la vivienda que éste utilizaba en el madrileño Cerro de los Ángeles, es auténtica y que pertenece a una partida de 300 documentos que fueron sustraídos en noviembre de 2002 de la sede de la FNMT.

“En la actualidad podrían haberse recuperado un total de 260, de tal manera que la tarjeta intervenida formaría parte del grupo de las 40 restantes”, se puede leer en el documento policial al que ha tenido acceso este diario. Los investigadores destacan que en dicho documento, junto a la fotografía de ‘El Chino’, aparecen los datos de filiación de otro de los detenidos, el también marroquí Othman El Gnaout, actualmente en prisión por su presunta colaboración en la masacre.

La Policía está convencida, y así lo recoge también el informe, que El Gnaout consintió que Jamal Ahmidan utilizara sus datos personales, ya que él disponía de permiso de residencia legal en España. También le entregó voluntariamente otros documentos -un pasaporte y un carné de conducir- “a sabiendas del fin para el que iban a ser utilizadas”.

Los investigadores interrogaron a El Gnaout tras su detención el 30 de marzo para que explicara cómo había podido llegar su documentación a manos de Jamal Ahmidan, y éste contestó que se la habían robado el 8 de marzo, sólo tres días antes de los atentados, pero que no pudo denunciarlo hasta el 10 de ese mismo mes porque “la Comisaría estaba cerrada en fin de semana”. Excusa que, lógicamente, la Policía califica en el propio informe de “poco creíble”.

Los agentes encargados de las pesquisas abrieron entonces una vía de investigación para conocer la procedencia de la documentación falsa utilizada por los terroristas islamistas, ya que estaban convencidos de la existencia de conexiones “entre varios de los integrantes de la ‘célula’ y una importante red organizada de falsificación documental”. Dichas pesquisas son las que han permitido conocer ahora que uno de los ‘papeles’ falsos de ‘El Chino’ había sido robado en la mismísima Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Fuentes: La Razón
El Confidencial
Belt Ibérica S.A.
07.03.05
08.03.05

Noticias relacionadas:

* Especial Atentado 11-M.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es