Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 10 de marzo de 2005


Seguridad de la Información y Protección de Datos

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

El Gobierno refuerza la seguridad informática de sus edificios

Las administraciones públicas, ante una catástrofe, tienen capacidad para recuperar toda su información y restablecer parte de sus servicios informáticos en menos de cuatro horas.

 

Las administraciones públicas cuentan con sistemas de seguridad capaces de proteger la información e incluso de restablecer los servicios en un breve espacio de tiempo, en el caso de que sufrieran una catástrofe como el incendio del edificio Windsor, en Madrid, o el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York

La banca tradicionalmente ha sido el sector que más precauciones ha tomado para salvaguardar su información ya que la esencia de este negocio es la confianza. Ahora este espíritu se está extendiendo hacia otros terrenos, incluido el público. Cuando las llamas arrasaron el pasado día 12 de febrero el rascacielos Windsor en Madrid, se conoció como el bufete de abogados Garrigues había salvado sus documentos gracias a una cámara ignífuga que los protegía y al almacenamiento de copias en otro edificio.

Aunque se desconoce, la administración pública diariamente toma estas medidas como mínimo. Cualquier ministerio desarrolla cada día lo que se conoce como backup que consiste en el almacenamiento de los datos en cintas que se guardan en unas cámaras especiales preparadas para resistir en situaciones límites. Así, si una de las sedes ministeriales sufriera un incendio u otra amenaza podría recuperar la información precintada.

Ignacio Baquedano, director de Planificación e Innovación Tecnológica del Centro de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM) y portavoz de ASTIC, asociación constituida por los profesionales pertenecientes al Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información y la Comunicación de la Administración del Estado, asegura que “tras el 11-S y el incendio del Windsor, la gente se está planteando estrategias de seguridad porque si sufres un ataque te quedas vendido”. La Comunidad de Madrid ha ido más allá en la seguridad de los datos. Desde 2001 está desarrollando un sistema que permite, además del rescate de la información protegida, la puesta en marcha de los servicios informáticos en un periodo de tiempo como máximo de cuatro horas. Para poder llevar a cabo este proyecto, la Comunidad de Madrid ha invertido alrededor de tres millones de euros. El primer paso dado fue la centralización de la información de todas las consejerías de la Comunidad. Los 53 edificios públicos mandan la información que producen al centro de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid. Para el transporte de datos, el sistema utilizado son unos anillos de fibra, de tal forma que si falla una parte del anillo responda la otra. Los datos y sus actualizaciones llegan en tiempo real al ICM donde se guardan en una cabina de discos de almacenamiento. Todas las noches se realizan las tareas de backup a cinta duplicada, de tal forma que se guardan en armarios ignífugos en edificios diferentes.

Centro de respaldo

Pero además la base de datos principal lanza la información automáticamente a un centro de respaldo situado en otra parte de la ciudad para duplicar la seguridad. Así, ese centro de respaldo es capaz de reaccionar si falla el ICM. De tal forma que aunque se devastara el edificio de ICM, toda la información concerniente a la Comunidad se podría rescatar del centro de respaldo. Además, este segundo centro cuenta con tecnología capaz de activar los sistemas informáticos y restablecer el 40% de los servicios públicos madrileños en un periodo máximo de cuatro horas.

De esta forma se impediría un apagón en buena parte de las prestaciones públicas. Existe un protocolo de prioridades a la hora de activar los servicios. El orden es el siguiente: tienen preferencia las aplicaciones económicas financieras, las de personal y el registro, es decir, los servicios cuya interrupción más impacto y molestias pueden causar en los ciudadanos.

El grado de desarrollo en estos sistemas de seguridad es muy desigual entre las diferentes comunidades autónomas. Además de Madrid, destacan el País Vasco y Aragón. En este sentido Baquedano añade que “la seguridad total es imposible pero cada organismo de la administración en la medida de sus posibilidades está haciendo lo máximo”.

Fuente: Expansión
07.03.05

Especial Torre Windsor

Noticias relacionadas:

* Mucho más que hacer una copia de seguridad (22.02.05)
*
Prepararse para sobrevivir a un siniestro (18.02.05)
* Symantec compra Veritas para crear el mayor gestor de seguridad en los datos (23.12.04)
*
Dell abre un centro de emergencias informáticas para Europa (10.12.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es