Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 11 de noviembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

El Ministerio del Interior alerta a todas las comisarías para prevenir el contagio de la violencia urbana de Francia

A primera hora de ayer se comunicó la instrucción de servicio a todas las dependencias de España advirtiendo a los agentes que guardaran silencio sobre ella

 

El Ministerio del Interior ha comunicado de forma urgente y para su «obligado cumplimiento» a todas las dependencias policiales de España que estén en máxima alerta ante la quema provocada «de inmuebles, vehículos, contenedores de basura y otros», debiendo de informar a diario, «antes de las nueve de la mañana», y por vía telemática, cualquier suceso de esta índole a los gabinetes de enlace. En la orden dirigida desde la Subdirección General Operativa del Cuerpo Nacional a las jefaturas de Policía de todas las comunidades autónomas, se exige, incluso, que «en caso de no existir ninguna incidencia se remitirá igualmente el correo electrónico con la reseña «sin novedad»», lo que busca implicar efectivamente a los agentes y a los mandos en esta tarea para evitar «cualquier tipo de olvidos», según confirmaron ayer a ABC fuentes del departamento que dirige José Antonio Alonso.

CEP alerta sobre Cataluña

A Cataluña, comunidad sobre la que existen «indicios racionales de que pudieran producirse reacciones sociales imprevisibles, al igual que en Alemania, Bélgica, Holanda y Dinamarca, tras las batallas campales de París, ya que concentra el 35 por ciento de los magrebíes de toda España y no hay control policial de extranjería» -según ha alertado la Confederación Española de Policía (CEP)-, la orden llegó simultáneamente a todas las plantillas a las 20.25 horas del martes. Al resto de las dependencias de España, lo hacía a primera hora de la mañana de ayer. Policías que se encontraban de servicio en el momento de comunicarse la instrucción confirmaron a este periódico que sus mandos les habían pedido máxima discreción sobre este nuevo cometido.

El hecho de que desde Interior se alerte a todos los efectivos policiales ha sido calificado por la CEP -que representa a 18.000 agentes- de «paradójico, ya que mientras desde el Gobierno, concretamente desde la presidencia, se está lanzando un mensaje de calma, de puertas para adentro estas medidas reflejan evidente intranquilidad y preocupación. Lo que no quita que esta medida resulte de lo más oportuna, ya que es la única acción operativa prevista ante posibles incidentes».

Desde la CEP, Rodrigo Gavilán subrayó que «llevamos más de un año avisando de las consecuencias que pudieran derivarse de una política inmigratoria desordenada y no estamos dispuestos a recibir los botellazos, las agresiones y las denuncias de ONG que han tenido que soportar decenas de agentes galos en medio de una batalla campal, sin que allí, cuando todo ya ardía, tampoco se dejaran ver los «calderas» y «zerolos» de turno».

Mientras, el pasado lunes por la noche se quemaban dos coches en Hospitalet de Llobregat (Barcelona), y otro vehículo y dos contenedores en Las Palmas, donde los policías reiteraron a ABC que «tenemos orden de comunicar estos hechos a la Delegación del Gobierno, lo que hasta ahora no sucedía».

Por su parte, Ignacio Flores, edil del PP del Ayuntamiento de Sevilla, pidió ayer «medidas policiales y drásticas» para acabar con la quema de coches y contenedores que sufre la ciudad, una reclamación calificada por su alcalde, Sánchez Monteseirín, de «oportunismo deleznable».

Francia: es la Yihad y está aquí
Nada cambiará que nuestras plañideras progresistas persistan en el empeño de llamar civilización a la barbarie. O que, en nombre de la libertad y el multiculturalismo, juren por Snoopy su compromiso de respetar el derecho de los esclavos a mantener su identidad cultural de esclavos. Porque, como decía Lincoln, con la Historia se puede hacer cualquier cosa salvo escapar de ella. Conviene recordarlo. Siempre. Pero, sobre todo, ahora. Pues pronto se cumplirán treinta años desde que el presidente de Argelia leyera su sentencia, que es la nuestra, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Sí, hace seis lustros, Huari Bumedian subió a la tribuna de oradores en Nueva York y lo anunció, solemnemente: “Un día millones de hombres abandonarán el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque irán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria”. Con la ayuda de Alá, ese día, al fin, ha llegado: es hoy.

Ahora mismo, en Francia, la Sumisión –que no otra cosa significa Islam– es la segunda religión de la República. En la última década, a toda prisa, frenéticamente, se han izado más de mil setecientas mezquitas, con sus minaretes cada vez más altos y sus almuecines cada vez más fanatizados por Arabia Saudita. Aunque hacen falta más, muchísimas más. ¿La razón? El diez por ciento de todos los nacidos cada año en territorio de la Unión Europea serán siervos del Islam por el resto de sus vidas. Y sólo es el principio. Urge, pues, que las órdenes del Profeta lleguen a ellos cuanto antes y cualquier lugar se antoja bueno para impartirlas. Lo mismo da el garaje más sórdido de los arrabales de París que el sótano peor ventilado del barrio gótico de Barcelona, todo sirve. Por lo demás, los discípulos aventajados de Claude Levi Strauss –allí– y de Manuela de Madre –aquí–, esos lerdos que no se avergüenzan de su personal ignorancia pero sí de su propia cultura, las reciben con entusiasmo donde sea. Porque Alá no sólo es grande, sino también antiamericano, anticapitalista, antiliberal y antioccidental. De hecho, sólo le faltaría enseñarse en las portadas del Vogue para ser una más de los suyos.

De ahí que no debiera preocuparnos tanto lo que estos yihadistas de los walkman y el otro Levi´s, el 505, aprendan en las mezquitas, sino fuera de ellas, en nuestros muy laicos colegios públicos. Sin ir más lejos, aquí, el manual escolar de Santillana los induce a creer que los culpables del hambre en el mundo se alojaban en las Torres Gemelas. Porque hasta el más tonto de la clase será capaz de entender por qué se escoge la foto de los atentados del 11-S para ilustrar las enseñanzas del pedagogo Ignacio Ramonet sobre las crueles injusticias que provoca el capitalismo. Ruere in servitium (cayeron en el servilismo), observó Tácito con tristeza, refiriéndose a los romanos, y poco después llegaron los bárbaros. También entonces comenzarían por quemar París.

Fuentes: www.libertaddigital.com
08.11.05
ABC
10.11.05

Noticias relacionadas:

* Se impone el toque de queda en Paris para frenar la violencia urbana (08.11.05)
* Más de 30 agentes de policía heridos a tiros en una nueva noche de violencia en Francia (07.11.05)
* ¿Arde París? (03.11.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es