- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Martes, 15 de noviembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

"El urbanismo vertical favorece la integración"

Juan Díez Nicolás, Catedrático de Sociología (Ecología Humana y Población) de la Universidad Complutense de Madrid

 

Foto: El País

La violencia que se ha desatado en algunas ciudades francesas está siendo observada con preocupación desde otras capitales donde la inmigración es un fenómeno creciente. Madrid es sin duda una ciudad cada vez más mestiza. Su capacidad para acoger a los llegados de fuera ha sido siempre una de sus cualidades más valoradas. El sociólogo Juan Díez Nicolás asegura estar convencido de que en Madrid no se reproducirán las escenas que se dan en Francia: un reciente estudio avala su afirmación.

Madrid es una ciudad mestiza, donde, por ejemplo, nacen más niños de padres inmigrantes que naturales de la capital. Hay barrios en los que la cultura es multirracial, desde la comida, el idioma hasta el comercio.

La ola de violencia que recorre Francia desde el pasado 27 de octubre ha disparado las alarmas y desde muchos sectores de la sociedad se debate sobre si una situación como ésta se puede reproducir precisamente en Madrid por su perfil mestizo. Juan Díez Nicolás, sociólogo y experto en inmigración, es una voz autorizada para el análisis. "Madrid no es una ciudad xenófoba. Lo que está sucediendo en Francia es muy difícil que pase aquí o en otras ciudades de España. Los madrileños no son racistas. Madrid es una ciudad de mestizaje, una ciudad abierta como pocas. Aquí se cuentan de manera aislada algunos casos de racismo"

Díez Nicolás pone como ejemplo de madurez de esta ciudad, la situación que se vivió tras los atentados del 11 de marzo. "En un estudio realizado por mi equipo, sólo dos meses después de estos hechos, no se detectó ninguna señal de preocupación. Sólo hubo un pico de racismo después de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, cuando sobre todo los magrebíes aseguraban sentirse observados de manera diferente. Pero no sucedió lo mismo con el 11-M".

Esta situación nada tiene que ver con lo que pasa en otros países como Alemania y ahora en Francia, según el sociólogo. "Eso es probablemente porque los madrileños son generosos en el proceso de acogida. Cuando aquí sale una voz discordante, no tiene eco. En Francia, en cambio, el partido de Le Pen se ha convertido hace años en aglutinador de ideas racistas".

Juan Díez Nicolás además añade un dato más que, en su opinión, es clave para que Madrid no viva situaciones similares a las que se están dando en algunas ciudades francesas. "El diseño del urbanismo en la capital también ha sido un factor determinante en la integración de los extranjeros que han llegado. Ellos se han convertido en los inquilinos de nuestras casas, de nuestros barrios de manera natural. No se han refugiado en barrios aislados, como ha sucedido en otras grandes ciudades, que al final se convierten en grandes guetos. El hecho de que en Madrid exista el urbanismo vertical ha favorecido esta integración. En otras ciudades, sin embargo, se crece excesivamente a lo ancho y los que llegan de fuera se instalan en estas zonas alejadas del centro de la ciudad y se acentúa más la marginación", añade el sociólogo.

- Pero en Villaverde hubo a mediados de la pasada primavera momentos de preocupación por lo que pasó allí tras la muerte de un joven del barrio en una reyerta con un dominicano.

- Creo que se trató de un fenómeno aislado, no de un brote de racismo y como tal se trató. No creo que sea significativo.

En Madrid hay barrios que están viviendo de manera especial la integración de los extranjeros: Lavapiés y Tetuán. "Son dos buenos ejemplos. Allí se han instalado muchos inmigrantes, pero la diferencia en Tetuán, por ejemplo, es que a pocos metros andando está el paseo de la Castellana, una de las zonas más vivas de la ciudad. Es de lo que hablaba antes al referirme al urbanismo vertical".

"Que la integración de los inmigrantes sea fácil o no tiene mucho que ver con la clase social a la que pertenecen", explica el sociólogo. "No se llamaría nunca inmigrante a un jeque árabe, como tampoco a alguien que llegue de Francia, Alemania o Suecia porque son países con un elevado nivel económico. Tampoco se llama inmigrantes a los que llegan de Argentina pero sí a colombianos y ecuatorianos. Algo parecido pasa con los magrebíes en comparación de quienes proceden de los Emiratos Árabes".

Díez Nicolás pone un ejemplo muy gráfico. "Hay una frase que define muy bien esta relación entre el nivel social y la inmigración. Cuenta el diplomático Inocencio Arias en un libro que a un jugador de baloncesto de la NBA se le preguntó si le preocupaban los problemas sociales y éste respondió: 'Cómo no, si yo antes de ser rico también era negro'. La inmigración se relaciona con las personas que desarrollan trabajos de perfil bajo, esos que no quiere nadie, casi todos relacionados con los servicios. La condición social es fundamental. Un jeque árabe que llega cargado de dólares nunca va a ser objeto de discriminación, esta posible situación se anula a base de dinero".

- Hablando de deporte. En algunos campos de fútbol se oyen gritos racistas y algunos entrenadores hacen referencia todavía al color de piel de algunos jugadores.

- Creo que son casos aislados, rápidamente acallados por el resto de la afición.

En cambio, en la sociedad madrileña y en la española en general, Díez Nicolás cree que hay que hacer una excepción. "Los madrileños sí son racistas con los gitanos. Es un fenómeno que según los estudios realizados va decreciendo pero todavía es constatable. Aquí también hay que tener en cuenta que no es lo mismo un gitano pobre que uno famoso. A Lola Flores, por ejemplo, nunca se le habría marginado".

La llegada de inmigrantes a Madrid es un proceso relativamente reciente a diferencia de otros países como Francia. "Aquí no se puede dar a corto plazo lo que está pasando allí porque el fenómeno de la integración es todavía algo reciente en la Comunidad de Madrid. En Francia quienes están siendo protagonistas de estos incidentes son los hijos de inmigrantes a los que se les prometió una vida mejor y llegados al final de su formación se dan cuenta de que sus expectativas no se llegan a cumplir".

Díez Nicolás, autor de un reciente libro Las dos caras de la inmigración, señala que la integración no se logra sólo con una formación escolar igualitaria o con una sanidad para todos. "Eso ya existe en Francia y el problema ha estallado. Creo que la solución está en la segunda fase de la formación, cuando los jóvenes llegan al momento de buscar un trabajo. Son los empresarios los que pueden jugar un papel fundamental poniendo en marcha programas específicos para lograr su integración en la vida laboral. Eso es lo que está pasando en Francia: los jóvenes después de terminar sus estudios se encuentran sin el futuro que se les había prometido".

La aparición de bandas juveniles también se observa con preocupación en Madrid. Los Ñetas y los Latin King son un ejemplo de la violencia que se puede dar en las calles.

"Los Latin King no tienen nada que ver con el racismo. Son bandas integradas por jóvenes que se atacan entre sí. No son víctimas de procesos de inmigración fallidos, son procesos importados de otros países. Estas bandas de latinoamericanos son similares a las que actúan en las afueras de Nueva York o ciudades californianas. Nosotros somos víctimas de ellos, como lo podemos ser de las bandas integradas por personas de países del este de Europa que actúan en el crimen organizado".

Díez Nicolás hubiera sido partidario de que el Gobierno hubiera diferenciado el permiso de residencia del permiso de trabajo antes del último proceso de regularización. "Yo hubiera dado el permiso de trabajo a todo aquel que hubiera encontrado un empleo, aunque luego hubiera que expulsarle por su situación irregular. Lo que no se puede tener es a personas sin trabajar, eso sí que genera exclusión, marginalidad. Esta situación ha favorecido la explotación de trabajadores por parte de las mafias. Así, lo que se ha conseguido ha sido mano de obra barata para la construcción y la agricultura, y favorecido el negocio de las mafias".

Fuente: El País
13.11.05

Noticias relacionadas:

* Las 10 claves de una explosión social en Francia, según Bertrand Tavernier (11.11.05)
* El Ministerio del Interior alerta a todas las comisarías para prevenir el contagio de la violencia urbana de Francia (11.11.05

*
Se impone el toque de queda en Paris para frenar la violencia urbana (08.11.05)
* Más de 30 agentes de policía heridos a tiros en una nueva noche de violencia en Francia (07.11.05)
* ¿Arde París? (03.11.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es