- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 25 de noviembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

Pánico en una ciudad china de Harbin por la contaminación química de su río

Los nueve millones de habitantes de Harbin han agotado el agua embotellada y los billetes para huir. Temen que no se restablezca el suministro el próximo sábado

 

El pánico se ha apoderado de la ciudad china de Harbin, una de las más importantes del norte del país, al contaminarse el río que la atraviesa por una explosión en una planta química hace diez días. Desde la noche del martes el suministro de agua permanece cortado para los casi cuatro millones de habitantes de esta urbe, cuya área metropolitana alberga a otros cinco millones de personas más.

Tras negar varios días el vertido, el Gobierno chino reconoció ayer que una mancha tóxica de 80 kilómetros fluye por el río Songhua en dirección a Harbin, capital de la gélida provincia de Heilongjiang, famosa por el festival de estatuas de hielo que se celebra en enero.

Muerte en tres días

Según la Administración Estatal para la Protección Medioambiental, las muestras indican que el agua presenta niveles de benceno treinta veces superiores a lo permitido. Dicha sustancia, que puede provocar la muerte en tres días, inundó el río Songhua tras la nefasta cadena de explosiones del pasado día 13 en una planta química de Jilin, otra populosa ciudad en el curso superior del río y a sólo 144 kilómetros de Harbin.

Aquel accidente, que costó la vida a cinco personas y forzó la evacuación de otras 10.000, originó una espectacular nube tóxica y ha provocado después un desastre natural en el río Songhua, tributario del Amur, que recorre 1.897 kilómetros y se adentra también en Rusia. Por ese motivo, las autoridades han tomado la decisión de cortar el abastecimiento de agua hasta el sábado próximo, cuando se calcula que la mancha tóxica habrá sobrepasado Harbin. No obstante, la prohibición podría prolongarse varios días más, lo que ha generado alarma entre los vecinos de la ciudad.

Presa del miedo, la población se ha lanzado a los supermercados y tiendas y, tras agotar las existencias de agua, ha intentado escapar de Harbin, por lo que no quedan plazas de avión ni de ferrocarril. En medio de este caos que ha obligado a cerrar escuelas y negocios, el Gobierno ha destinado a la zona más de 16.000 toneladas de agua para consumo humano y ha puesto en estado de emergencia a 15 hospitales.

Sin embargo, nadie sabe aún cómo se va a solucionar una contaminación que, según algunos expertos, puede ser «definitiva».

Estado de emergencia en el extremo oriente ruso
Las autoridades de las regiones rusas de Jabárovsk y Birobidzhán, situadas en el Extremo Oriente del país, han decretado un paquete de medidas de «emergencia» para hacer frente a la llegada de la mancha de benceno, sustancia cancerígena y de alta toxicidad, que se desplaza desde China a través del río Songhua (Sungarí en ruso). A partir de hoy, quedará cortado el suministro de agua en las localidades rusas a orillas del río Amur, del que el Songhua es afluente, y se ha prohibido la pesca. La población despavorida se ha lanzado a las tiendas de alimentación para hacer acopio de agua potable aunque está previsto poner en funcionamiento un sistema de abastecimiento mediante camiones cisterna.

El vertido tóxico, cuya longitud alcanza los 80 kilómetros, «podría llegar al río Amur el sábado», aseguró ayer Oleg Mitvol, responsable del Servicio de Control Ecológico ruso, y a la ciudad de Jabárovsk, la más importante en la zona amenazada por la contaminación, el domingo o el lunes. Mitvol explicó que las bajas temperaturas congelan ya el Amur, lo que hará que la mancha de benceno quede aprisionada en el hielo hasta la primavera. «No podremos proceder a la limpieza del río, de cuya agua nos abastecemos, hasta dentro de unos cuatro meses», afirmó el responsable ruso.

La ciudad de Jabárovsk cuenta con más de 600.000 habitantes pero el problema afectará también a muchas aldeas de la región de Birobidzhán (autonomía hebrea) y a otros centros de población importantes como Amursk o Komsomolsk. Se calcula que en la zona susceptible de sufrir los efectos del vertido vive casi un millón y medio de personas.

Entre tanto, los ayuntamientos de las ciudades ribereñas se han apresurado en movilizar todos los recursos a su alcance para acumular y transportar agua potable de pozos y otros embalses que no están comunicados con el Amur contaminado.

El río Amur es el único de Siberia que desemboca en el Pacífico, de ahí su importancia para el ecosistema, y baña una zona protegida en donde habita el tigre siberiano y otros animales en peligro de extinción.

Fuente: ABC
24.11.05
25.11.05

Noticias relacionadas:

* Seis desaparecidos, 70 heridos y 10.000 evacuados tras explotar una planta química en China (17.11.05)
*
La contaminación química y las infecciones amenazan la ciudad (12.09.05)
*
Se realiza en aguas de Mallorca un ejercicio internacional de lucha contra la contaminación marina (13.05.05)
*
El impacto ecológico de la corrupción (20.04.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es