- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 7 de septiembre de 2005


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

«Aluniceros», delincuentes a más de 200 por hora

Llevan una década dándoles demasiados dolores de cabeza a la Policía y la Guardia Civil

 

Aunque sus «palos» no son ya tan numerosos, estas bandas van nutriendo sus filas con nuevos menores que se suman al robo con fuerza por excelencia: empotrar coches en escaparates

Todo empezó como algo anecdótico, hace unos ocho años. Los delincuentes que viven en la zona de Las Torres, de lo peor de Villaverde, se dieron cuenta de la facilidad que suponía robar un coche y empotrarlo contra el escaparate de una tienda. No se les resistían ni las joyerías, con sus lunas blindadas. Ahora se cuentan por decenas en la región, se han multiplicado en otras zonas de España y traen de cabeza tanto a comerciantes como a las Fuerzas del Orden.

Son los «aluniceros», expertos en utilizar la mayor de las fuerzas en sus robos a establecimientos de artículos de lujo. Como lujosos son también los vehículos que utilizan para dar sus palos. Fuentes policiales explicaron a ABC que los primeros coches que utilizaron estos delincuentes eran los Ford Mondeo. Su «modus operandi» era el robo del vehículo, que después empotraban contra la luna de la tienda, para poder desvalijarla -incluso con gente dentro-; si la Policía hacía acto de presencia, se echaban a la carrera, sin miramiento alguno, a más de 200 por hora. Darles caza era de lo más difícil. Cuando lograban zafarse de la presión policial, quemaban el coche en el polígono de Villaverde. Y vuelta a empezar.

Pronto, estos delincuentes, a menudo, de extrema peligrosidad, se dieron cuenta de que la impunidad de las leyes corría a su favor. «Y cogieron nivel», afirman las mismas fuentes. Y tanto. Del Mondeo pasaron a los Audi y BMW: rápidos, caros y de resistente carrocería.

Foto:ABC

Conforme crecía el poder de estos grupos, los «aluniceros» se fueron extendiendo por otros distritos del sur como una mancha de aceite: aparecieron en Carabanchel, en Usera, en las dos Vallecas... Eso sí, salen de esos barrios, pero sus «palos» los dan en otros, como Salamanca o Chamartín, donde el poder adquisitivo y el nivel de los comercios es infinitamente mayor. Las joyerías ya eran su objetivo predilecto.

Juventud, «maldito tesoro»

Una característica les acompaña siempre: suelen ser personas muy jóvenes, incluso menores. ¿La razón? «La legislación, que es muy permisiva; es un delito que cogió mucho bombo por la inoperancia judicial sobre ellos», apuntan desde la Policía.

Cometen el delito y, al poco tiempo, ya están en la calle. Si, además, aún no han cumplido la mayoría de edad, la acumulación de «alunizajes» es aún mayor. Suman y siguen. Muchos de ellos han pasado hasta seis veces por centros de internamiento para menores. Otros se han fugado de ellos. No tienen escrúpulos, pese a su corta edad.

«Orgía» de robos

Cuando empezaron, todos eran españoles payos; pero su relación con personas de raza gitana hizo a estos últimos subirse al carro. Además, la zona de Villaverde está plagada de quinquilleros realojados; muchos de ellos no dudaron en sumarse a la «orgía» de robos con fuerza.

En la actualidad, el «modus operandi» ha cambiado. Ahora roban dos coches, en vez de uno, y cada vez más potentes. El primero lo utilizan para empotrarlo contra el escaparate; el otro, para llevarse la mercancía.

Asimismo, al haberse especializado en comercios de «alto standing», han aprendido lo importante que es camuflarse de las cámaras de seguridad y de los vigilantes, por lo que suelen ir tapados hasta los dientes, con pasamontañas y guantes, y procuran no articular palabras por si se les identifica su acento extranjero. Porque, ahora, muchos de los «aluniceros» son de fuera de España.

Por otra parte, en un principio tenían debilidad por los estancos. Ahora, no hay joyero o perfumero -sobre todo, cuando llegan las Navidades- que no tiemblen cada noche esperando a que suene la alarma conectada en casa con su comercio. Así de fácil, así de crudo.

Se han hecho un hueco en la lista negra de la Policía, que redobla esfuerzos y ganas para perseguirles hasta la asfixia. La Guardia Civil también colabora en ese tipo de operaciones, principalmente, en los municipios de los alrededores de la capital.

Su «patria chica»

En la actualidad, siguen existiendo, pero su actividad se ha visto mermada. La presión policial, pero también el hecho de que muchos de los que empezaron en esto siendo menores ahora superan los 18 años, ha logrado que las penas impuestas por la Justicia les mantengan algo más de tiempo lejos de la calle.

Pese a todo, continúan teniendo a Villaverde como su patria chica. A la zona de Las Torres, deprimida económicamente pero donde no faltan Mercedes, BMW y Audi estacionados en sus calles, se le ha sumado el poblado del Romancero Gitano, uno de los más desconocidos y extraños de Madrid: combina chabolas de cartón con pequeñas casas adosadas.

Allí es donde viven dos de los pioneros en el robo por el método del «alunizaje»: Barragán y la familia Lázaro, buena parte de la cual cayó recientemente a consecuencia de una operación policial.

Cuatro vehículos deportivos de lujo están hoy aparcados a las puertas de su domicilio.

Mientras, en mercadillos como El Rastro, el círculo delincuencial se cierra. Allí, grupos de extranjeros se dedican a vender parte del género robado por las mafias, normalmente productos de perfumería. Las pieles suelen caer en manos de peristas, las joyas, al mercado negro...

Jóvenes y peligrosos
El golpe. El pasado 9 de julio se vivía una de las detenciones por "alunizaje" más sonadas del año en Madrid. Los arrestados fueron dos hombres, padre e hijo. El joven, de 21 años contaba con 43 antecedentes penales. Ambos robaron en un estanco de la calle del Padre Rubio y se llevaron un botín de 65.000 euros. Amenazaron un arma de fuego para intimidar a sus víctimas.

Sin escrúpulos. Los "alucineros" pese a su corta edad, no se andan con miramientos. El pasado enero, uno de ellos, menor de edad, intentó clavar un destornillador a un agente de la Policía en un forcejeo junto a una gasolinera de San Sebastián de los Reyes.

Fuente: ABC
05.09.05

* Experto: Eficacia frente a los "alunizajes" con maza en las joyerías, por José Luis Gómez Calvo (27.09.04)

Noticias relacionadas:

* Mil formas de atracar en menos de un minuto (04.07.05)
*
Los joyeros tendrán un nuevo sistema de seguridad (21.06.05)
*
Crece la alarma entre los joyeros por la extrema violencia de la última ola de asaltos (15.06.05)
*
Atraco con 'sprays' en un centro comercial (03.01.05)
* Comerciantes y consumidores, juntos contra la inseguridad (21.12.04)
Atracos en el 'súper' (08.11.04)
* Las bandas de aluniceros se reagrupan (05.10.04)
*
El 70 por ciento de las bandas organizadas tiene su base de operaciones en la capital (01.09.04)
* La presión policial expulsa a la sierra a los atracadores de comercios (16.06.04)

* Los joyeros de Madrid dan la voz de alarma: han sufrido
diez atracos en apenas un mes (16.02.04
)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es