- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 5 de septiembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

Un joven madrileño convertido en un 'héroe espontáneo'

«Yo pensaba que una evacuación era una evacuación, no un 'vete si quieres'», dice José Felipe Garrido Escudero desde Misisipí

 

José Felipe Garrido Escudero es un héroe espontáneo. Llegó a Misisipí hace 3 meses con la intención de visitar a un amigo y ahora se ha convertido para muchos en una esperanza en medio del caos, tras convertirse en voluntario de la Cruz Roja Americana.

Foto: El MundoSegún este joven madrileño de 21 años, las autoridades no hicieron el suficiente hincapié en advertir a la población de los efectos devastadores del Katrina, «justo el día anterior estaba tomando algo con unos amigos y bromeaban llamando 'huracán' a una bebida.La camarera nos preguntó: '¿ustedes se van a ir?'», cuenta, «yo pensaba que una evacuación era una evacuación, no un 'vete si quieres'».

Sobre la cuestión de por qué tanta gente se quedó en las ciudades costeras de Luisiana y Misisipí, José reconoció que «todo se debe a la desinformación. Las familias que no tienen televisión por cable sólo accede a canales temáticos y no tiene oportunidad de sintonizar cadenas de noticias como la NBC u otras extranjeras.Me atrevo a decir que la gente sabía más acerca de la envergadura del Katrina en España que en estas zonas de EEUU».

Al final, José y su amigo resolvieron evacuarse a la ciudad de Hattiesburg, más alejada de la costa, donde el Katrina pasó con menos fuerza, pero aún así, sostiene el joven, provocó «bastantes daños». «Es cierto que en Hattiesburg el desastre no ha sido como en Nueva Orleans, pero también ha habido muchos problemas, las calles están llenas de árboles y tejados rotos, no ha habido luz hasta hace dos días y el flujo de agua se ha recuperado pero no es potable», declara, «la ayuda no es suficiente, la gente se ha olvidado de esta ciudad». Tras el desastre, pudo informar a su familia de que se encontraba bien. «Fue más difícil comunicárselo a mi embajada ya que estaba en Nueva Orleans y no había manera de contactar con ella. Al final, acabé llamando a la mismísima Casa Blanca para conseguirlo y el cónsul en Houston, Julio Montesinos, se alegró de que estuviera a salvo y me pidió que le avisara si conocía a algún español más», declara.

De momento, José Felipe no piensa volver a casa hasta que mejoren las cosas. Como voluntario de la Cruz Roja Americana, se desvive cada día por aplacar el hambre y la desesperación de unos ciudadanos que ya no tienen nada. «Llevo cuatro días colaborando y aún nos queda mucho que hacer. Repartimos cada día entre 8.000 y 9.000 menús, ropa limpia, pañales, agua potable y leche infantil, entre otras cosas. Es increíble cómo se ha movilizado la gente, no sé si hay más españoles pero conozco a muchos americanos que han conducido durante más de cuatro horas para venir aquí a echar una mano», comenta emocionado.

La ayuda que está prestando la Cruz Roja Americana en el sureste de Misisipí sirve para calmar la desesperación que ha llevado a más de un vecino a romper los cristales de los supermercados para conseguir comida. «Es muy fuerte», concluye José, «la gente te abraza y te dice: 'Que Dios te bendiga', nunca me había pasado algo así».

Fuente: El Mundo
07.09.05

Noticias relacionadas:

* Especial: Huracán Katrina

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es