Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 22 de septiembre de 2005


Seguridad Pública y Protección Civil

La lucha contra el secuestro en Colombia

"Lo único que ha democratizado la guerrilla es el secuestro"

 

Álvaro Uribe llegó al poder, tras haber sobrevivido milagrosamente a decenas de ataques terroristas, con la promesa de luchar con toda dureza contra el crimen. La situación era desesperada, y no dejaba de empeorar. Lo ha explicado Andrés Peñate, viceministro de Defensa de Colombia, en la mañana de la COPE de este martes, conversando con Federico Jiménez Losantos. Este problema vino en crecimiento desde el año 82 hasta el año 2002, en que llegamos al máximo de secuestros extorsivos, 1.800, de los que el 70 por ciento son cometidos por las FARC y el ELM. La cosa llegó a tal nivel que las FARC dejó de secuestrar, para subcontratar el secuestro. Bandas delincuentes comunes secuestraban en las ciudades a las personas y les entregaban a las FARC a cambio de una tarifa. El año pasado se cerró con 740, casi un 60 por ciento menos.

Todo ello, alega Andrés Peñate, ha sido el resultado de una decidida política de firmeza: “El ELN era la principal banda secuestradora del país, con la mitad de los hombres de la FARC, al principio del gobierno hacía casi el mismo número de secuestros. Se les ha minimizado con acción militar contundente”. Peñate explica que “el problema del secuestro en Colombia está mejorando. Y si mejora es porque hay una acción militar contra estas organizaciones. Entonces, no puede haber una actitud vergonzante de apoyo a las instituciones colombianas y de apoyo y ayuda militar para vencerlas. Porque, cuando uno habla con un secuestrado, la única esperanza que tiene es que venga el Ejército o la Policía a rescatarlo”. Peñate se duele de que la continuada actividad criminal de los grupos guerrilleros “generó la reacción paramilitar, porque la gente terminó asociándose con otro tipo de gánsters para defenderse”. Lo que está llevando a cabo el gobierno de Uribe es una respuesta desde el Estado de Derecho.

Un discurso vacío

La historia de los secuestros en Colombia está ligada a los grupos guerrilleros, “organizaciones que nacen en el contexto de la guerra fría, de corte marxista-leninista, con una agenda agraria, muchas de ellas, y con un discurso comunista”. Explica que las motivaciones políticas de sus crímenes se han ido diluyendo con los años: “Con el correr del tiempo, este discurso se convirtió en una especie de fachada política y se han convertido en organizaciones cada vez más atada al narcotráfico y atada a la industria del secuestro y la extorsión. Claro, ellos tienen una ambición de poder, como todo mafiosos tiene una ambición política. Es la ambición de coger zonas del país para extraer renta y ejercer el dominio sobre una población pacífica”.

Los grupos guerrilleros, que crean un discurso vacío en torno a la pobreza, la están extendiendo en sus áreas de influencia. Los secuestros, advierte Andrés Peñate, paralizaron “la inversión en muchas zonas del país. Tiene que entender que cuando se secuestra a una persona y se le quita su capital, conseguido en 40 años de trabajo, el impacto que eso tiene sobre la inversión es enorme. Y zonas del país que eran muy prósperas, después de campañas de secuestro de las FARC y del ELN se empobrecieron. Por eso uno de los primeros puntos del presidente Uribe fue reducir el secuestro”.

Objetivo: el control económico y social

La industria del secuestro es la segunda fuente de ingresos de los grupos guerrilleros izquierdistas, después del narcotráfico. Pero Peñate alerta que “fuera de Colombia se piensa que se secuestra para financiar estas organizaciones. Eso es parcialmente cierto, y totalmente equivocado. Estas organizaciones decidieron, desde el año 1980, tener una política de secuestro como parte de una estrategia de control de la población. La gente piensa que la víctima del secuestro es el secuestrado, y eso es en parte cierto. La verdadera víctima del secuestro es la familia y todo el círculo social alrededor. El secuestrado está en una situación difícil, allá en el monte, atado a un árbol. Pero quien queda con el terror de la incertidumbre es la familia y todo el círculo social. No solamente como mecanismo de financiación, sino como mecanismo de control de población, para exigir que se sometan al control de ellos”. El objetivo es siempre “Ejercer el poder local. Someter, bajo cien fusiles, a una población de cincuenta mil colombianos”.

La voz de los secuestrados

En esta lacra surgió una iniciativa encomiable, nacida precisamente de un secuestro. Se trata del programa de radio Las voces del secuestro, dirigido por Erbing Hoyos. Él cuenta su historia a partir de su secuestro, que se produjo en 1994. “Yo estaba en una emisora”, cuenta el periodista, “y me llaman dos personas que vienen a verme, me sacan las armas y me llevan secuestrado. Estando en la selva, llego a un campamento en que se encuentra un secuestrado. Y esta persona, atado a un árbol con una cadena, tenía un radio. Y él encendía el radio por momentos y lo apagaba en las noches, para saber qué estaba pasando. Yo me presento, y le digo que soy periodista. Y me dice: ‘¿Porqué ustedes los periodistas nunca hablan de los secuestrados?’. Y ahí surgió la idea".

Más tarde fue rescatado por el Ejército; "murieron cuatro de los secuestradores en combate, en fuego cruzado. Cuando llego a la radio empiezo el programa cuento mi experiencia y pidiendo a quienes tuvieran una persona secuestrada que podían hablarle a través de ese programa, porque yo tenía la certeza de que nos iban a estar escuchando. En este momento es un programa de cinco horas dedicado a enviar mensajes a los secuestrados. Hemos logrado crearle la necesidad a los secuestrados de escucharnos, y a los secuestradores de que les permitan un radio. Porque el secuestrado que no escucha la radio, es un secuestrado que se deprime, que se minimiza, que prefiere morir. Desde que apareció el programa el suicidio se redujo a cero.”

Margarita de Cotes y Rosa de Hintza, entrevistadas por Libertad Digital, saben perfectamente del valor que tiene el alimento espiritual para las víctimas del secuestro. Para las retenidas y para las que temen por la vida de su familiar. Erbing Hoyos también ha comprobado el valor que tiene hacer llegar palabras de cariño y de ánimo. “La familia le habla a ese secuestrado, que literalmente cada día pierde una gota de esperanza”, dice Hoyos. “Cuando uno está secuestrado, lo que más sufre es la incertidumbre de no saber qué pasa con los que están afuera. Con su madre, con su esposa, con sus hijos. Nosotros ponemos al secuestrado a su familia, para que le hable. El secuestrado que no escucha la radio, que no sabe de su familia, psicológicamente se minimiza; no come, no les camina. El guerrillero se cansa y les termina matando. El secuestrado que no come llega a un deterioro tal que llega a morir. Nosotros le damos esa gota de alimento espiritual, mental, psicológico, que hace que el secuestrado cada día sepa que va a regresar, que su familia le está esperando”. Les dan mensajes de aliento. O les envían canciones, en ocasiones “con mensajes en clave. Muchas veces, dicen ‘los mangos están maduros, está lloviendo y la vaca está amarrada en el árbol’.” Existe una dirección a la que se pueden enviar mensajes de apoyo.

Ambos, Erbing Hoyos y Andrés Peñate, utilizan las ondas de COPE para llamar la atención sobre el problema y pedir que se valore en sus justas dimensiones. Se lamentan de la visión que en ocasiones se tiene en Europa de estos grupos criminales de izquierda. Dice el periodista: “buscamos que el mundo se entere que el secuestro en Colombia se está haciendo y que se cierren las puertas en Europa a los secuestradores. Ellos no pueden tener cuentas en Suíza, no pueden tener cuentas en España, no pueden estar recibiendo asilos”. O “Programas de radio en Escandinavia”, puntualiza Andrés Peñate. Hoyos afirma que “en Colombia, lo único que la guerrilla ha democratizado es el secuestro. Hace treinta años secuestraban a algún que otro ricachón de algún pueblo ganadero distante del país. Hoy secuestran periodistas, niños, un taxista que tenga tres taxis...”

Fuente: www.libertaddigital.com
20.09.05

Noticias relacionadas:

* De la banca a la guerrilla (17.01.05)
*
Inauguran en Colombia una escuela militar de operaciones antisecuestro (14.06.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es