Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Noticias del Sector

Martes, 12 de junio de 2018

De volar drones a 200km/h a las trincheras: estos son los pilotos que se rifan los ejércitos

Las Fuerzas de Seguridad de varios países se interesan cada vez más por estas tecnologías. En algunos sitios como Israel, pilotos 'amateurs' se han convertido en los últimos fichajes militares

 

Foto: (Imagen: Enrique Villarino)

El pasado lunes cientos de palestinos se concentraron para protestar contra el traslado de la embajada de EEUU en Israel a Jerusalén. La respuesta del ejército de aquel país, que causó decenas de muertos, ha dado la vuelta al mundo. En los vídeos que circulan por Internet se ve como varios drones arrojan botes de gas contra la concentración. Pero la polémica no queda ahí. Y es que las Fuerzas Armadas de ese país han puesto a los mandos de estas naves a pilotos 'amateurs', a los que han fichado tras demostrar sus habilidades a los mandos de estas máquinas en diferentes competiciones y carreras de drones, un nuevo deporte que cada vez ganas más visibilidad en medio planeta.

El ejército hebreo empezó a utilizar estos 'efectivos' hace un tiempo para combatir el que llaman 'terrorismo de cometas', que no es otra cosa que utilizar estos juguetes cargados con pequeños artefactos incendiarios para sobrevolar la frontera y generar fuegos en suelo israelí. Los aparatos se encargaban de divisarlos y cargar hasta derribarlos, antes de que causasen ningún daño. Sin embargo, visto lo visto, esta semana todo ha ido más lejos.

Los 'minidrones' que prueba Defensa

El interés militar por esta tecnología no es nuevo. Los ejércitos, acostumbrados a utilizar titánicas naves sin piloto en sus operaciones, ahora también se fijan en artefactos más pequeños, para operaciones de vigilancia, espionaje o para el reconocimiento del terreno. Aún son iniciativas aisladas, islotes inconexos capaces de armar un archipielago visible, pero están ahí. Un ejemplo es el Ministerio de Defensa del Gobierno de España, que está haciendo pruebas con los 'Black Hornets', de apenas diez centímetros de tamaño.

Vista de un diminuto Black Hornet. (BH)
Vista de un diminuto Black Hornet

El ingenio llega desde Noruega. Que no os engañe el tamaño, que cada uno de estos 'bichos' cuesta 40.000 euros. Pueden grabar vídeo de manera discreta. Si la historia gusta, harán como sus homólogos del Reino Unido (que llevan utilizándolos unos años) u Holanda y comprarán varias unidades.

No es cosa sólo del Ejército

Imagen: Reuters.

"No sólo las Fuerzas militares están mostrando interés en estas tecnologías y los drones más pequeños. Otros cuerpos de seguridad del estado están intentando mover pieza con ellos y estudian cómo utilizarlo", comentan fuentes familiarizadas con la operación. "No nos extraña los más mínimo que se busque talento de este tipo".

El interés es tal que varios agentes de la Policía Nacional, que obtuvieron el título de pilotos de drones "como cualquier civil", han conformado una asociación para integrar estos aparatos y herramientas "en diferentes operaciones y dispositivos de este cuerpo", según comenta a Teknautas fuentes del cuerpo policial, que tiene varios equipos con distintos fines ya en 'plantilla'.

"Obtuvimos el carnet a través de una escuela como otra cualquiera, por iniciativa propia y gracias a uno de los sindicatos policiales que cedió instalaciones. La idea de la asociación es que los drones, que pueden ser muy útiles, sean cada vez más comunes en nuestro día a día", comenta. "Es algo que está empezando. Se trata de ir ganando competencias y espacio poco a poco".

Pero, ¿qué cualidades debe tener un piloto de carreras de drones? "Hay dos cosas fundamentales. La más importante es tener una gran destreza manual y muchos reflejos, mucha rápidez mental", asegura Joan Lesan, experto en la materia y organizador de varias competiciones desde la plataforma DDC. "La otra, también indispensable, es gozar de percepción del entorno. Que sepan reubicarse rápidamente. Que si los ponen boca abajo, como un gato, recuperen rápidamente el sentido correcto", añade.

En las carreras de drones ocurre algo parecido a lo que ocurre en los 'eSports. "La edad de entrada a la competición cada vez es menor", explica Lesan, poniendo como máximo ejemplo a Alex Zamora, campeón de España en 2016, que tiene tan sólo diez años. "La jubilación también es relativamente temprana. Se calcula que a los 21 años el sistema nervioso tiene los reflejos en su máximo esplendor y, a partir de ahí, se va perdiendo", continúa. "Sin embargo se puede competir durante varios años más". ¿La receta? La veteranía y entrenamiento para mantener al día la "memoria muscular".

Pasar de 0 a 100 en un segundo

Vista de un drone de carrera. (Efe)
Vista de un drone de carrera

El récord de velocidad en este tipo de carreras se encuentra "en unos 300 kilómetros por hora". Se logró con un circuito en línea recta. Cuando el trazado incluye curvas y giros estos aparatos suelen 'cabalgar' a 150 o 200 kilómetros por hora de media. "Pasan de cero a cien en un segundo. Hay que ser tremendamente habilidoso. Un error de milímetros puede producir un choque", aclara Erik Arguijo, del equipo de carreras Cameracopters. "Hay que saber abstraerse de lo que te rodea. Saber concentrarte por encima de lo normal. Son 3 ó 4 minutos, que es lo que suelen durar las carreras, pero son muy intensos mentalmente"

"Tienes que tener una coordinación visual y motriz tremenda para competir en carreras de drones", añade EAM5892, tal y como se conoce a este joven barcelonés de 18 en este mundillo. "Yo vine de las competiciones de coches por radiocontrol. Soy autodidacta. En España la mayoría somos 'proamateurs', aficionados que hemos llevado nuestro hobby muy lejos. Nada que ver con otros países donde hay gente que se gana la vida con esto", remata Arguijo, estudiante de un doble grado de Ingenieria Mecánica y Electrónica.

"¿Qué un Ejército busque y utilice expertos en carreras de drones? Me parece más que normal en pleno siglo XXI. El problema es integrar a ese civil en la organización",opina. "En España aún no se ha alcanzado el nivel de competiciones de otros lugares pero es un país muy propicio para ello", opina Lesan. "Tenemos una orografía y un clima idóneo. Se puede decir que durante todo el año tenemos un tiempo propicio para volar 'drones' y muchas horas de sol. Es algo que en los países del norte es imposible de ver. Hay mucho futuro aquí y mucha cantera".

 

Fuente: El Confidencial
18.05.2018

Suplemento Temático: Nuevas Tecnologías aplicadas a la Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 75 personas.