Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 7 de junio de 2006

La Estatua de la Libertad se queda sin escolta

EE UU reduce un 40% los fondos para proteger los edificios más emblemáticos de Nueva York

 

Times Square, el edificio Empire State, el Chrysler, el puente de Brooklyn o la Estatua de la Libertad son paradas obligadas para los más de 40 millones de turistas que pasan cada año por Nueva York. Para sus residentes, son joyas y parte indispensable de la urbe, corazón económico del país. Dicen que desde la esquina de la calle 42 con la Octava Avenida se puede ver la esfera del mundo.

Foto: La Razón

Por allí, pasa gente de todas partes. Pero, todo esto no es suficiente para el Departamento de Seguridad Nacional de Washington y mucho menos para justificar una partida presupuestaria en contraterrorismo como la del año pasado, de más de 200 millones de dólares. Por eso, este año se ha reducido en un 40 por ciento: De 207 a 124 millones de dólares. Desde este departamento, se ha explicado esta reducción porque todos estos lugares emblemáticos de la ciudad no son monumentos y además la propia ciudad es culpable de este decrecimiento en el presupuesto porque se rellenó mal la solicitud de petición de fondos. Por eso, este año, el presupuesto destinado a Nueva York, principal objetivo terrorista de los ataques del 11 de septiembre de 2001, se ha reducido de 207 a 124 millones de dólares.
   Lo mismo le ha ocurrido a la ciudad de Washington, que de 77,5 ha pasado a 46,4. Fuentes diplomáticas consultadas por LA RAZÓN destacan que «puede haber mucho más detrás. Motivos políticos, quizás. No se puede dejar Nueva York sin presupuesto para seguridad porque rellenó mal una solicitud. En cambio, se destina más dinero a lugares como Jacksonville (una localidad al norte del Estado de Florida). Por favor, ¿qué puede haber allí?», reflexionan las fuentes consultadas.

Contra lo extraordinario. George Foresman, subesecretario de Seguridad Nacional, explica lo sucedido porque estos fondos «son para ayudarnos a enfrentarnos a lo extraordinario, no a lo ordinario», que justifica la forma de repartir la partida total de 740 millones en 46 ciudades de EE UU porque «nuestro trabajo es asegurarnos de que aplicamos las fuentes a lo ancho de todo el país».

Peter King, jefe del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara Baja, entendió este movimiento como que «el Departamento de Seguridad Nacional y la Administración han declarado la guerra a Nueva York». A su juicio, dicha maniobra es «una puñalada en la espalda de Nueva York y voy a hacer todo lo que pueda para hacerles sentir haber tomado esta decisión». En cambio, otras ciudades han salido mejor paradas en este nuevo reparto como Jacksonville (Florida), que ha pasado de 6,8 a 9,2 millones; Louisville (Kentucky), de 5 a 8,5 millones, y Omaha (Nebraska), de 5,1 a 8,3.

Fuente: La Razón
03.06.06

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1448 personas.