Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 15 de diciembre de 2005

La industria armamentística española tiene trabajo hasta 2014

Los proyectos de Navantia y Eads-Casa incluyen desde aviones de transporte hasta fragatas y submarinos para medio mundo

 

Venezuela, Colombia, Arabia Saudí... Tres países  que en la última semana se han interesado por los productos que ofrecen las industrias armamentísticas españolas. Otros muchos tienen ya en España contratos en producción. El sector está en alza, tiene buenas perspectivas y, más allá de polémicas, una situación  económica muy positiva.

Gráfico: La Razón

Lo cierto es que la venta de  material al Gobierno de Hugo Chávez ha reportado a dos empresas españolas 1.700 millones de euros, lo que supone el negocio más cuantioso de esta industria en España. Y si Colombia finalmente decide comprar los veintiún aviones de transporte ofrecidos por José Bono la pasada semana en Bogotá, otros 1.700 millones de euros engordarán la  cartera de la industria armamentística española, que ya se encuentra en la primera línea de las potencias europeas en este sector junto a Francia y Alemania. Pero la industria de material militar en España tiene dos enfoques. Uno, el más rentable, hacia el exterior, impulsado recientemente por el empeño del ministro de Defensa, que no ha escatimado esfuerzos en ejercer de comercial de las empresas y ha vendido las delicias de la industria española en todos los foros internacionales. Y otro, el interior. El Ministerio tiene una serie de programas en funcionamiento que persiguen la modernización de las Fuerzas Armadas y que han cargado de un volumen considerable de trabajo a las factorías españolas. Caminos diferentes. Las dos principales empresas de este sector, Eads-Casa y Navantia, han seguido caminos diferentes.

Casa, con su integración en el consorcio europeo Eads, ha derivado sus actividades más hacia el sector civil que hacia el militar. La reciente implicación en el proyecto del Airbus ya le ha dado un considerable volumen de trabajo. Pero aun así, Eads comparte el proyecto del avión A400-M, dentro de la empresa Airbus Military S.L., de la que forma parte. Este programa del Ejército del Aire pretende la fabricación de 27 aviones de transporte A-400M para sustituir progresivamente a los Hércules a partir del año 2011 y, adicionalmente, incrementar la capacidad de transporte aéreo de este Ejército. La producción de este avión supondrá un coste de 3.452,5 millones de euros entre los años 2002-2021. La empresa también participa en la modernización de los aviones F-18, F-5, P-3 Orion y en el programa de adquisición por parte de Defensa de un escuadrón de nueve aviones C-295. La venta de doce aviones de transporte a Venezuela reportará a la empresa 500 millones de euros y, de cerrarse el trato con Colombia, obtendrá alrededor de 1.700 millones más.

Gráfico: La Razón

La polémica por la posible pérdida del contrato con EE UU para la venta de 40 aviones de transporte, lo que sería un negocio inmensamente mayor, es calificada por fuentes cercanas como «absurda», porque ese concurso lleva abierto ya mucho tiempo y aún no hay una respuesta. Las perspectivas de Navantia son aún mejores. Tras su escisión de Izar y su centralización en materia militar, la antigua Bazán ha remontado el vuelo y se ha lanzado a un mercado cada vez más amplio. Las ocho patrulleras vendidas a Venezuela, además de trabajo para varios años, reportarán a la empresa 1.200 millones de euros de beneficio, un récord en la naviera. Los tres astilleros de la empresa tienen trabajo para varios años. El que más, el de Cartagena, que tiene ocupados a sus trabajadores hasta el año 2014. Allí se está terminando el submarino «Carrera», de la clase Scorpene, para la Armada chilena y, en colaboración con el consorcio francés DCN, dos más para Malasia y otros seis para la India. Asimismo, para la Armada española, y hasta el año 2011, se construirán cuatro submarinos de la clase S-80, para sustituir a los actuales. El astillero Ferrol-Fene se ha especializado en buques de superficie. A la construcción y entrega de la cuarta y la quinta fragatas del tipo F-100 para la Armada se une la de cinco fragatas similares, pero más pequeñas, para la Marina noruega.

Además, en el astillero gallego se está llevando a cabo uno de los proyectos más ambiciosos de la Armada española: el Buque de Proyección Estratégico, que estará listo a finales de 2008. El último de los astilleros, el de San Fernando-Puerto Real, acoge tres proyectos distintos: la fabricación de doce lanchas de desembarco para la Armada; el buque de apoyo en combate y las ocho patrulleras para Venezuela.

Con los clientes árabes en el punto de mira
La última buena noticia que ha recibido la industria armamentística española ha sido la visita de la delegación de Arabia Saudía a las sedes de Navantia y Eads-Casa. Todavía está por ver si la oferta de ambas empresas ha satisfecho a los enviados del reino, pero si se consigue ese objetivo se abrirá una interesantísima puerta no sólo a ese país, principal cliente de Estados Unidos, sino a otros del entorno como los Emiratos Árabes, Kuwait o Jordania.
Lo cierto es que desde su llegada al Ministerio de Defensa, José Bono se ha empeñado en ayudar a la industria armamentística española aprovechando las «ventajas » que le concede su puesto como titular de la cartera. Prueba de ello es que en la mayoría de los viajes que realiza, incluye en su agenda el tema de la industria.
Además, recientemente España tomó una importante decisión en este campo y rechazó integrarse en el mercado único de Defensa europeo. Esta medida, sólo imitada por Dinamarca, deja a nuestro país fuera de un mercado único valorado en 30.000 millones de euros. Los responsables del Ministerio consideraron que el acuerdo no protege a los medianos y pequeños fabricantes nacionales contra los grandes productores. El secretario de Estado, Francisco Pardo, afirmó tras la toma de esta decisión que «nuestra preocupación es la industria española de Defensa ».

Fuente: La Razón
11.12.05

Noticias relacionadas:

El Ministerio de Defensa renuncia a una segunda batería de misiles antimisil Patriot (13.12.05)
* España decide quedarse fuera del mercado único de Defensa (29.11.05)
* El Ministerio de Defensa prepara un pedido de 2.600 misiles para futuros combates antitanque (14.10.05)
*
El Ministerio de Defensa elige a Lockheed Martin para el sistema de combate de los submarinos S-80 (03.08.05)
*
El Gobierno aprueba nuevos programas de armamento por más de 2.500 millones de euros (25.05.05)
*
Portugal compra 12 aviones militares de transporte españoles por 274 millones de euros (25.04.05)
* Rusia inicia una carrera armamentística al incrementar el 27% su gasto en Defensa (03.01.05)
* España se dota de misiles "Patriot" para proteger el Estrecho y apoyar a la OTAN (16.12.04)
*
El Gobierno recorta por sorpresa el gasto militar para mantener aviones (11.11.04)
* Defensa compromete 20.500 millones de euros en nuevas armas (15.10.03)
* La Armada pide permiso a Estados Unidos para comprar 60 misiles 'Tomahawk' (21.09.04)

Esta noticia ha sido vista por 1839 personas.