Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 24 de mayo de 2011

Entrevista: Inocencio Arias: «¿Para qué ser hipócrita? Con la muerte de Bin Laden se ha hecho justicia»

Hoy pronunciará una conferencia en la Fundación Euroárabe titulada 'La guerra de Aznar (Irak) y la de Zapatero (Libia)'

 

Inocencio Arias (Albox, Almería, 1940) se jubiló el año pasado, después de más de 40 años de carrera diplomática. Además de trabajar en las embajadas de Bolivia, Argelia y Portugal, ha ocupado altos cargos en el Ministerio de Asuntos Exteriores con gobiernos del PP y el PSOE y ha sido embajador de España en Naciones Unidas. Su última misión diplomática fue la de cónsul general en Los Ángeles. Hoy lunes a las 19.30 horas pronuncia en la Fundación Instituto Euroárabe de Granada una conferencia titulada 'La guerra de Aznar (Irak) y la de Zapatero (Libia). Semejanzas y diferencias'.

-¿Cuáles son las semejanzas y las diferencias entre la guerra de Irak y la de Libia? ¿Y, en cuestiones bélicas, entre Aznar y Zapatero?
 
-La de Irak se hizo al margen de Naciones Unidas; la de Libia ha obtenido una aprobación, limitada, pero aprobación, de la ONU. Esta tiene, en consecuencia, más base legal, pero eso no quiere decir que la de Irak fuese ilegal. La ONU no se pronunció. En contra de lo que se ha dicho aquí la ONU no la calificó, ni de legal, ni de ilegal. Lo que la ONU sí hizo, al término de la guerra de Irak, fue aprobar la legalidad de la presencia de las tropas españolas en Irak. Lo hizo de forma expresa. Quien diga que el Gobierno de Zapatero tenía que sacarlas porque estaban allí ilegalmente está mintiendo. Otra diferencia: en el conflicto de Irak las tropas españolas no intervinieron; en la de Libia están interviniendo. Otra de poca importancia: cuando Aznar anunció el envío de militares a Irak tenía el apoyo del Parlamento; Zapatero lo anunció un día antes de obtenerlo.
 
-Usted se marchó de Naciones Unidas criticando su inoperancia. ¿Puede el 'visto bueno' de una institución tan poco democrática marcar la diferencia entre una guerra legítima y otra ilegal?
 
-Dije que «a veces», la ONU es inoperante. A veces. Es la pura verdad. Y ciertamente la ONU no es nada democrática. Hay cinco países (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia) que mandan mucho más que los demás. Pero esas son las reglas del Club que todos aceptan, por lo tanto, aunque resulte extraño e incluso injusto, pueden dar el 'visto bueno'. Pero repito que, de las dos guerras que menciona, la ONU no ha dicho que ninguna sea ilegal.
 
-Ante la guerra de Libia, muchos ciudadanos se cuestionan la coherencia de agasajar hoy a un dictador y bombardearle mañana. ¿Es eso la 'realpolitik'?
 
-Sí, eso es la 'realpolitik', cinismo y realismo a espuertas, y no va a cambiar. Gadafi, después de que entonó el mea culpa y empezó a colaborar seriamente con Occidente para luchar contra el terrorismo, fue agasajado por muchos dirigentes. Más por los europeos -Zapatero lo recibió risueño hace dos años, Sarkozy aún más.- que por Estados Unidos. Luego, al ver que su pueblo se rebelaba pacíficamente contra él, que él reaccionaba violentamente y que no seguía los ejemplos de sus colegas de Túnez y Egipto de marcharse, se ha recordado que era un dictador, cómodo para nosotros en los últimos años, pero un dictador, y que era el momento de conminarle a que se marchara.
 
Países árabes
 
-¿Debe Europa respaldar todas las revoluciones árabes contra sus dictadores? ¿No resultaría eso demasiado costoso económica y políticamente?
 
-Todas simultáneamente, no. No podríamos digerirlas. Nos fatigaríamos, sobre todo si Estados Unidos, el gran pagano, no nos ayuda. Pero si se producen espaciadamente, ¿por qué no? Aunque hay incógnitas, gordas, sobre lo que va a pasar después, no tenemos por qué concluir que los árabes no están capacitados para la democracia.
 
-¿A dónde cree que llegarán las revueltas de los países árabes? ¿Veremos un mundo árabe democrático dentro de diez años?
 
-Es de desear pero no estoy seguro de nada. Sentado esto, parece difícil no echarles una mano. No pueden tener en los genes la incapacidad democrática.
 
-Escaso, muy escaso. Zapatero no se 'pone' con la política exterior. No es su fuerte, de verdad que no, y, además, queremos que estas operaciones nos salgan por tres perras, mientras los otros se gastan centenares de duros, y así no puedes sacar mucho pecho.
 
-¿Qué opina de la muerte de Osama Bin Laden?
 
-No me he llevado ningún berrinche. Ninguno. Alguna gente de aquí, sin embargo, parece pesarosa no solo por la forma, lo que podría ser comprensible, sino por el hecho. Yo vivía en Nueva York el día del atentado de las Torres Gemelas. Sé lo que significó. Obama ha dicho que se ha hecho justicia y, ¿para qué ser hipócrita?, no anda desencaminado
 
-¿Comparte los reparos morales que algunos sectores ponen a la operación?
 
-Alguno, pero no excesivos. Cualquier persona debe tener un juicio, pero, independientemente de que Bin Laden había reconocido su autoría en el criminal acto de Nueva York, no era realista pensar que se le podía juzgar sin enormes costos políticos, económicos y tal vez humanos.
 
-Cuestiones morales aparte, ¿cree que la gestión informativa del Gobierno estadounidense está siendo correcta? Me refiero a las revelaciones sobre métodos de interrogatorio, si Osama iba o no armado, las fotografías del cadáver, el 'entierro islámico' en el mar.
 
-Ha habido algún desliz inicial, pero no exageremos. Esto no es, como leo un poco aquí, un gran nubarrón sobre la operación. No. La presión de los medios periodísticos, en una época en que la maquinaria informativa quiere tener pasto las 24 horas del día, y la euforia del momento han producido fallos. Obama, con todo, ha estado muy bien. Lo anunció rápidamente, se mostraba satisfecho -en su país lo hubieran crucificado si muestra pesar- y no se refociló. Hay sectores en España que no perdonan que algo le salga bien a Estados Unidos.
 
¿Venganza?
 
-¿Habrá una venganza sangrienta por parte de Al Qaeda?
 
-No es descartable, en absoluto. Pero eso no elimina la necesidad de ir a por él, de neutralizarlo. Tampoco se iba a estar quieto si no se le elimina. No era un arrepentido. Era un terrorista que seguiría planeando golpearnos. No olvidemos algo: no está para nada probado que su gente hiciera la barbarie de Atocha, pero se inspiraban en su doctrina e ideología.
 
-¿Qué ocurrirá en Afganistán?
 
-Tampoco se puede pronosticar. Aumentarán las tentaciones de Estados Unidos de irse retirando y el gobierno de Kabul es corrupto. Pero si los talibanes regresaran sería espantoso, principalmente para las mujeres. En muchos aspectos, las mujeres volverían a la Edad Media. Horrible. He estado allí.
 
-¿Qué hace falta para ser diplomático?
 
-Criterio, prudencia, mucho sentido común, que no te importe vivir en el extranjero con, a veces, separaciones dolorosas familiares y saber inglés y francés.
 
-Usted ha sido director general del Real Madrid. ¿Qué le pareció el último -y enésimo- 'partido del siglo'? ¿Qué opina de la situación del equipo?
 
-A pesar de las machadas llamativas de los árbitros -la expulsión de Pepe fue de aurora boreal- no creo injusto que el Barcelona esté en la final. Es claramente mejor equipo que el Madrid. No está ya a una distancia abismal, pero es mejor. Soy madridista pata negra, pero no estoy ciego. Con los elementos que tiene el Madrid el año que viene se repetirá la historia.

Fuente: Ideal
09/05/11

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 817 personas.