Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 12 de junio de 2006

Detenida la banda del asalto al chalet de Canals en el que murieron dos delincuentes

Entre los 17 detenidos está un abogado que facilitó a los ladrones información de la vivienda

 

La Guardia Civil detuvo ayer a 17 integrantes de una peligrosa banda dedicada al asalto violento de chalets. En 12 registros que se practicaron de forma simultánea en poblaciones de Madrid, Castellón y Valencia, los agentes hallaron armas, joyas, dinero y documentación. Catorce detenidos son colombianos, uno brasileño, otro guatemalteco y un español: un abogado que habría facilitado la información para el asalto, el 4 de enero pasado, a un chalé de Canals (Valencia) en el que el dueño, Francisco Ramírez, fundador de la empresa Ferry's, se encaró a tiros a los ladrones (entre 12 y 14) y mató a dos de ellos.

Foto: El País
El coronel de la Guardia Civil Joaquín Borrell, junto al delegado del Gobierno, Antoni Bernabé

El coronel de la Guardia Civil Joaquín Borrell, junto al delegado del Gobierno, Antoni Bernabé (centro), inspeccionan el material intervenido.

La Guardia Civil interrogaba ayer a los detenidos en la denominada Operación Valdés. Los arrestados pertenecen a una misma banda de delincuentes muy peligrosos y violentos dedicada al asalto a chalés. Los primeros datos apuntan a que su actividad se habría concentrado en la Comunidad Valenciana, aunque no se descarta que hayan actuado en otras zonas.

La Guardia Civil tenía ayer claros los indicios que apuntan a la participación de nueve de los detenidos en el asalto perpetrado el pasado 4 de enero en un chalé situado en el casco urbano de Canals (localidad situada 64 kilómetros al sur de Valencia) propiedad de un yerno del creador de la empresa Ferry's, que mató de varios disparos a dos de los ladrones. En ese asalto, según fuentes de la investigación, está implicado por su colaboración intelectual un abogado, José Antonio A. B. El letrado, de unos 40 años, estuvo colegiado en Valencia hasta el 31 de diciembre de 2004, cuando fue dado de baja por falta de pago. Según las mismas fuentes, conoció a Francisco Ramírez y a su mujer, Beatriz Ferri, porque intentó venderles unas joyas. Las negociaciones, que no acabaron en acuerdo, incluyeron una visita al chalé de los Ferri.

La Guardia Civil sostiene que facilitó información sobre lo que presumiblemente había en la casa, las formas de acceso y las medidas de seguridad al grupo que el 4 de enero irrumpió en la vivienda. Los agentes no podían ayer determinar con exactitud la relación del letrado con el resto de detenidos. En cualquier caso, no descartaron que pudiera haber servido de informador en otras operaciones.

Los interrogatorios despejarán si formaba parte de la cúpula de la banda y escogía objetivos o si trabajaba por encargo facilitando datos. El abogado fue detenido en su piso de Valencia, en cuyo interior la policía encontró una pistola, unos grilletes y un machete.

Además del asalto al chalé de Canals, la Guardia Civil tenía ya ayer indicios de la participación de una parte de los detenidos en otras dos acciones similares en Catarroja (localidad del área metropolitana de Valencia). La lista de objetivos en los que han actuado se precisará en los próximos días. Para ello, se cotejarán los efectos que han sido requisados en los registros, entre los que hay numerosas joyas, con las denuncias presentadas. Ayer mismo, la Guardia Civil empezó a avisar a las posibles víctimas.

El asalto al chalé de Canals fue el principio de la investigación. El trabajo culminó en la madrugada de ayer cuando de forma simultánea, entre las tres y las cuatro de la madrugada, la Guardia Civil efectuó 12 registros y procedió a las 17 detenciones en las localidades de L'Eliana, Burjassot y Torrent, en la provincia de Valencia; en Castellón de La Plan y Benicarló, en la provincia de Castellón, y en Leganés, en Madrid.

En los registros, los agentes encontraron un subfusil ametrallador de asalto de 9 milímetros con silenciador y abundante munición -el coronel Joaquín Borrell, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Valencia, dijo que era un arma como las que ETA utilizó en sus principios-, una pistola de 9 milímetros, teléfonos móviles, dinero en efectivo, joyas, ordenadores, documentos de identidad falsificados y otra documentación que aún se está investigando.

En el despliegue policial participaron agentes del grupo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Valencia, de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Agrupación Rural de Seguridad (ARS).

De los detenidos, entre ellos dos mujeres, 14 tienen nacionalidad colombiana y la mayoría, según fuentes de la investigación, tienen residencia legal en España. Figura un detenido de origen brasileño y otro guatemalteco, aunque las mismas fuentes advirtieron de que la documentación podría ser falsa. La mayoría de ellos trabajaban como peones de albañil o en supermercados. Ninguno de los detenidos había hecho ostentación alguna que pudiera haber llamado la atención ni del entorno ni de los investigadores.

La Guardia Civil señaló como cabecilla del grupo a uno de los miembros de la banda que fue detenido en un discreto chalé de L'Eliana (Valencia). Con las primeras manifestaciones de los detenidos y los efectos hallados, fuentes de la investigación apuntaron que podrían ser hasta cuatro los que dirigían los operativos de los diferentes asaltos. El coronel Borrell, que ayer acompañó en la rueda prensa al delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, no descartó nuevas detenciones en breve.

Un abogado en el papel de 'loro'
Algunos datos del asalto a un chalé de Canals (Valencia), el 4 de enero pasado, donde el propietario mató a dos de los ladrones, hicieron pensar desde el principio a los investigadores que los asaltantes sabían que había un importante botín. Ahora, los primeros resultados de la Operación Valdés confirman esa hipótesis. José Antonio A. B., un abogado de Valencia que hace dos años dejó de ejercer, fue el loro, según la jerga policial, que facilitó los datos para que ejecutaran el ataque entre 12 y 14 miembros de la banda. Alguien había puesto en contacto a Francisco Ramírez, el dueño del chalé, con el letrado. Pocos meses antes del robo, el abogado visitó la casa de los Ramírez-Ferri al menos dos veces. Les llevó unas joyas que supuestamente quería venderles. Las negociaciones se dilataron y no llegaron a un acuerdo. En sus visitas observó qué personas vivían en la finca, entre ellas la familia encargada del mantenimiento y que reside en una vivienda aparte. El letrado tuvo ocasión de percatarse de que la casa de los Ramírez-Ferri estaba vigilada por una alarma y de que, si ese dispositivo era desconectado, el acceso era sencillo porque el muro que la rodea no supera los dos metros y medio.

El 4 de enero, a las 20.15, en esa casa de Canals irrumpió un número aún hoy impreciso de hombres encapuchados y armados. Accedieron saltando el muro. Pasaron por la casa del guardés, que primero estaba solo y minutos después sería acompañado por su esposa, que regresaba de la calle. Los cogieron, les obligaron a acompañarles a la casa principal. En la planta baja se encontraba el matrimonio dueño de la vivienda. A ella, según el relato de su esposo, le pegaron, la amenazaron, la ataron y le pusieron un arma en la cabeza. Acto seguido, los ladrones obligaron a Francisco Ramírez a sacar el dinero y las joyas de que dispusiera. En la habitación de la caja fuerte, ubicada en la primera planta, la víctima logró montar su pistola y disparó contra los dos ladrones que le habían acompañado -no sin antes recibir heridas leves de navaja-. Ambos asaltantes murieron. El resto huyó. El asalto frustrado puso en jaque a la población de la comarca y a las autoridades, reveló la brutalidad y la frialdad de ciertas bandas compuestas sobre todo por delincuentes latinoamericanos y la vulnerabilidad de algunas zonas residenciales. Los esfuerzos por frenar esa modalidad delictiva se intensificaron. Desde el principio, dada la forma característica de actuar de estas bandas (no así las procedentes de la Europa del Este), la Guardia Civil sostuvo que alguien tuvo que informar a los asaltantes.

Fuente: El País
10.06.06


 

* Experto: Seguridad en casa: claves principales, por Ignacio Cortés (30/05/2006)
*
Expertos: Oleada de robos y atracos en la Comunidad Valenciana, por José Iván García (13/01/2006)
* Expertos: Estudio de seguridad en el hogar, por SecurityPoint, Observatorio de la Seguridad 
 (05/05/2005)

Artículo: Habitación del pánico [Carlos Hidalgo]

Noticias relacionadas:

* Nuevas leyes para nuevos delitos (31.05.06)
* Belt Ibérica, S.A. colabora la noche del lunes con el Telediario de TVE y con el programa 'Sucedió en Madrid' de Telemadrid, para la realización de sendos reportajes relacionados con la videovigilancia y la seguridad en los hogares (29/05/2006)
* Apalean y rebanan una oreja al dueño de un chalé durante un asalto en Tarragona (22/05/2006)
* Más de cien casas de la Región de Murcia tienen un búnker de seguridad (19/05/2006)
* Cómo salvarse de la oleada de robos de cada verano (18/05/2006)
* Castellón 'instala' 500 alarmas al mes por miedo a los robos (01/06/2006)
* La habitación del pánico llega a Valencia por miedo a los "murciélagos" (30.01.06)
* Blinde su casa contra el fuego, los escapes de gas y los atracos (24.01.06)
* La «banda del miércoles» atemoriza a Valencia (09.01.06)
* Un robo a domicilio por minuto: España sufre una oleada de violencia (14.12.05)
* Una de cada seis viviendas en España ha sufrido un robo o un intento de robo (06.07.05)
* La tecnología, una aliada para prevenir los robos (01.07.05)
* La patronal del seguro dice que se roba una casa cada minuto (27.06.05)
*
Los sistemas anticacos se modernizan (30.08.04)
* La demanda de protección aumenta (24.02.04)

Esta noticia ha sido vista por 3969 personas.