Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 23 de agosto de 2012

Defensa ve el norte de África como un riesgo para la seguridad de España

El ministerio advierte de la crisis económica como una amenaza desestabilizadora.

 


El ministro de Defensa, Pedro Morenés, en la presentación de la nueva Directiva de Defensa

A las tradicionales amenazas para la seguridad de España del terrorismo internacional, el crimen organizado o las armas de destrucción masiva se ha añadido un elemento igual de peligroso y desestabilizador: la crisis económica. Por vez primera, la profunda recesión, las políticas de recorte, la inestabilidad financiera o los ataques especulativos a la deuda pública aparecen en lugar destacado en la nueva Directiva de Defensa Nacional, aprobada ayer por un consejo presidido por el rey y el presidente Mariano Rajoy.

El documento especifica las amenazas a nuestro país y los objetivos de la política de defensa para los próximos cuatro años. Y menciona la «crisis económica» como «amenaza a la seguridad», que obliga a tomar decisiones y proceder «con toda cautela» al mantenimiento de las capacidades que se precisan para proteger la seguridad nacional. Asimismo, el documento destaca las áreas geográficas de especial trascedencia para nuestra seguridad. La «preocupación» es creciente en el norte de África, el Golfo de Guinea y la región del Sahel. El primer escenario por la influencia de las primaveras árabes que están dando lugar a cambios políticos de calado; en el mar de Guinea por los movimiento del narcotráfico desde Iberoámerica con España como puerta de entrada a Europa, una situación que se asemeja a lo que ocurre en Somalia con la piratería; y en la región africana del Sahel por la presencia del terrorismo yihadista, la inestabilidad del norte de Malí y la amenaza a los intereses españoles en la zona.

Se trata, en suma, de una referencia explícita a las consecuencias que los recortes en materia de defensa —el ministerio del ramo ha reducido un 25% su presupuesto desde que estalló la crisis— podrían provocar en nuestra seguridad. Ahí está la política de ahorro que ya se aplica con especial énfasis en las Fuerzas Armadas, y que quedó patentes en las palabras del nuevo jefe del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguez Buj, tras su toma de posesión. «La mitad de los vehículos de combate están inmovilizados como medida de ahorro», llegó a confesar ayer.

De todas formas, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, mezcla el discurso realista de la situación económica con la esperanza de optimizar los recursos y hacer con menos más en materia de seguridad. «Haremos lo que tengamos que hacer para que España no vea menguada su defensa incluso en una situación de dificultad», admitió ayer en la presentación de la Directiva. «No va a ser fácil asumir más capacidades militares con los recursos disponibles», afirmó. Dicho en llano, la adquisición de nuevo material se antoja inviable en los próximos años para disgusto de la industria de defensa nacional. Y en este panorama de «dificultades» presupuestarias resurge con fuerza la idea de potenciar un elemento «clave» para la seguridad nacional y bastante más barato: la inteligencia, según afirmó Morenés.

Fuente: Diario de León
02/08/12

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 703 personas.