Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 28 de noviembre de 2012

Bélgica teme infiltraciones de yihadistas en su Ejército

El Ejército belga sospecha que puede haber yihadistas en sus filas que se estarían formando para posibles atentados terroristas, por lo que ha decidido incrementar los controles a los soldados, publica hoy el diario francófono "La Libre Belgique".

 

En concreto, la Armada belga ha puesto bajo vigilancia a una decena de soldados "por sus convicciones salafistas" y para "asegurarse de su lealtad al país", detalla el rotativo. También se habla de los temores de los altos mandos de que estas personas pudieran, "en el peor de los casos, volverse contra los soldados belgas" en territorios donde están desplegados, como Afganistán.

La vigilancia la llevan a cabo la inteligencia militar y el Servicio el General de Inteligencia y Seguridad, así como el departamento de Seguridad del Estado, entre cuyas competencias está la lucha contra el extremismo y el terrorismo.

Según el diario, los controles que se han realizado han resultado "eficaces" en algunas ocasiones, aunque en otras las personas investigadas, aun siendo conocidas en círculos islamistas, han escapado a la atención de los investigadores.

El rotativo recuerda el caso de Abdel Rahman Ayachi, hijo del fundador del Centro Islámico belga (CIB), una organización acusada de participar en actividades terroristas.

Ayachi concluyó su instrucción militar en Bélgica antes de que los servicios de inteligencia descubrieran su relación con yihadistas, momento en que le fue denegada su petición de entrar en la Marina.

El Gobierno belga se plantea ahora tomar nuevas disposiciones legales para aumentar los métodos de control de los reclutas, de cara a identificar cualquier "adherencia activa" a movimientos extremistas que puedan poner en peligro la seguridad del país, indicó el vicepresidente de la Comisión de Defensa y miembro de la Comisión de Interior del Parlamento belga, Denis Ducarme. "El Estado debe protegerse mejor y la seguridad del país debe implicar más vigilancia", señaló el diputado liberal.

A su juicio, los nuevos métodos de control deberían centrarse en "excluir de su función a cualquier persona que se implique activamente en un movimiento salafista, neofascista o cualquier otro movimiento extremista incompatible con su función" al servicio de la seguridad del país, concluyó.

Fuente: El Mundo
21/11/12

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 624 personas.