Ver Suplemento Temático...


Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 12 de diciembre de 2013

Qué son los datos biométricos

Definición y tratamiento

 

La biometría, un término que proviene del griego bio (vida) y metron (medida), se dedica a desarrollar técnicas que permitan medir y analizar una serie de parámetros físicos que son únicos en cada persona para poder comprobar su identidad.

Entre los más utilizados están la huella dactilar o el iris del ojo, aunque los científicos también son capaces de identificar a un individuo por su voz, su forma de caminar, su palma de la mano o los rasgos del rostro.

Su tatamiento legal en España viene regulado por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) de 1999 (PDF). Según recuerda un informe de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de 2006, la ley define en su artículo 3 los datos de carácter personal como "cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables".

En el momento en el que dichos datos sí permiten la identificación de un individuo "resulta evidente que, en caso de procederse a su tratamiento dicho tratamiento deberá ajustarse a la LOPD", afirma la agencia.

El DNIe español contiene datos bimétricos, concretamente información sobre las huellas digitales, contenidas en el 'chip' de la propia tarjeta" Según informa el Ministerio del Interior, el DNIe español "permite realizar una identificación biométrica del titular de ésta, si bien está función sólo estará disponible en puntos de acceso controlados".

Usos de los datos biométricos

Los datos biométricos se utilizan actualmente en los campos de la seguridad, la medicina y del ocio. Se usan para permitir el acceso a edificios o a zonas muy restringidas sin necesidad de utilizar tarjetas o claves de acceso que pueden transferirse fácilmente de una persona a otra.

La doctora española Celia Sánchez-Ramos, por ejemplo, ideó un sistema de identificación de personas a través de la córnea que le valió el premio principal del Salón Internacional de Invenciones de Ginebra de 2010, considerado el Nobel de los inventos.

Según explicó Sánchez-Ramos a EL MUNDO, no es posible replicar la cara interna de la córnea. Incluso si el individuo se sometiera a cirugía ocular, el sistema seguiría identificándolo. Por ello, este tipo de sistemas biométricos podrían usarse para iniciar la sesión en un ordenador, sacar dinero del cajero o utilizar el teléfono móvil sin introducir una contraseña con la certeza de que no se suplantará nuestra identidad.

Fuente: El Mundo
05/12/13

Suplemento Temático: Biometría

Esta noticia ha sido vista por 117 personas.