Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 14 de agosto de 2006

La policía cree que ha detenido al jefe de Al Qaeda en Reino Unido

Londres advierte que el peligro de un nuevo ataque es "todavía muy sustancial"

 

 Los servicios de Inteligencia británicos actúan bajo la premisa de que el jefe de Al Qaeda en Reino Unido está entre los 23 detenidos por la trama terrorista desarticulada el pasado jueves. La identidad del presunto terrorista no ha trascendido pero, según The Sunday Times, los agentes británicos sospechan que dirige una red internacional de radicales islamistas. El ministro del Interior, John Reid, aseguró que la amenaza de un ataque es "todavía muy sustancial".

Foto: El País

The Sunday Times aseguraba ayer que el jefe de Al Qaeda en el Reino Unido cayó en la redada policial de la semana pasada, que se saldó con 24 individuos detenidos bajo la sospecha de tramar una oleada de atentados terroristas que, según Paul Stephenson, alto responsable de Scotland Yard, "hubiera causado muerte y destrucción a una escala inimaginable". Uno de los supuestos implicados quedó en libertad sin cargos dos días atrás. El resto de los sospechosos, todos ellos británicos de entre 17 y 35 años, siguen retenidos en aplicación de la ley antiterrorista.

Basándose en fuentes de Inteligencia no identificadas, el dominical define al supuesto terrorista como el cerebro de la abortada conspiración para hacer explotar hasta 10 aviones en vuelo desde Inglaterra a Estados Unidos, y de otros atentados en los últimos años. Se le identifica también como el líder de un supuesto entramado de grupos extremistas de origen asiático y del Magreb, asentados en el Reino Unido y que han escapado del control de las fuerzas de seguridad.

John Reid, ministro del Interior, no da en sus intervenciones públicas detalles sobre la investigación, pero admitió ayer que "puede haber otros [sospechosos] ahí fuera, gente que desconocemos" enzarzados en la planificación de acciones terroristas. "La amenaza de un ataque terrorista en Reino Unido es todavía muy sustancial", dijo por la mañana en una entrevista con la BBC. Reid mencionó un informe del dominical The Observer en el que se desvela que agentes secretos del MI5 y de Scotland Yard tienen abiertas "hasta dos docenas" de investigaciones antiterroristas. "No voy a confirmar el número exacto pero no negaría que son indicativas del número de importantes conspiraciones que intentamos atajar", declaró Reid.

Según el responsable del Home Office, las fuerzas de seguridad han abortado "por lo menos cuatro importantes" intentonas terroristas en los últimos 13 meses. El recuento oficial de éxitos policiales arranca el 7 de julio de 2005, fecha de la terrible matanza en el transporte público de Londres, cuando cuatro bombas detonadas por cuatro terroristas suicidas causaron 52 muertos y 700 heridos.

Ahora se investigan posibles conexiones entre los terroristas muertos en el metro y un autobús londinense con los supuestos implicados en la desbaratada trama aérea. El eslabón de la cadena apunta a Rashid Rauf, un británico detenido recientemente en Pakistán al que se seguía la pista desde esa fatídica jornada de julio. Su hermano Tayib Rauf, que fue investigado -y descartado- en las pesquisas del atentado de Londres, está entre los detenidos e identificados oficialmente la semana pasada. Además, fuentes paquistaníes consultadas por The Observer sugieren también que otro británico detenido en conexión con el abortado ataque sobre el Atlántico había dejado un mensaje en el contestador de uno de los autores de la matanza del 7-J.

Al margen de las posibles conexiones criminales entre unos y otros, hay rasgos sociológicos, culturales y religiosos que les unen. La adhesión al islam es la más obvia. Y especialmente la integración de conversos en las células: uno en los atentados del 7 de julio, y al menos tres entre los implicados en la conspiración contra aviones comerciales. Entre el trío de conversos detenidos la semana pasada sorprende el caso de Don Stewart-Whyte, de 21 años, hijo de un oficial del Partido Conservador y hermano de una modelo. Se cambió el nombre de pila por Abdul al convertirse del protestantismo al islam hace seis meses. Según sus vecinos, ayudaba en la mezquita local e intervino recientemente en un encuentro con representantes de otras religiones. En su barrio, pocos dan crédito a la versión oficial que le relaciona con el supuesto intento de causar la mayorcarnicería de todos los tiempos.

La conexión paquistaní
La matriz de la trama islamista británica se concentra en Pakistán. Ésta es la hipótesis que baraja la prensa británica al hilar el goteo de información filtrado por las fuerzas de seguridad de ambos países. Rashid Raud, detenido hace unas semanas e identificado por el Gobierno de Islamabad como "pieza clave" en la conspiración, hizo una transferencia de dinero a Inglaterra para financiar la frustrada acción terrorista, según fuentes consultadas por The Observer.

A un socio de Raud se le atribuye una llamada a la célula británica para llevar a cabo con urgencia la supuesta oleada de atentados aéreos, que precipitaron las redadas de la semana pasada en Reino Unido. Y a otros dos detenidos en Pakistán, por supuestos vínculos con Al Qaeda, se les relaciona con las detenciones practicadas en Alemania en los últimos días. La red puede extenderse a Italia y Bélgica.

Entre los enlaces entre Pakistán e Inglaterra que han escapado al cordón policial, la prensa resalta la figura de Matiur Rahman, que encabezaría la cúpula de la organización paquistaní Lashkar e Jhangvi, también relacionada con Al Qaeda, a la que se atribuye un intento de asesinar al presidente del país, Pervez Musharraf.

The Sunday Telegraph sugería ayer que Raud solicitó ayuda a Rahman para adiestrar a los supuestos integrantes de la célula terrorista británica en el manejo de explosivos y construcción de bombas. El dominical asegura que cinco de los 22 sospechosos viajaron a Pakistán en los últimos dos años para luego desplazarse a campos de entrenamiento en la región fronteriza con Afganistán, bastión de Al Qaeda.

 Fuente: www.elpais.es
14.08.06

Especial: Terror en Londres el 7-J

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1589 personas.