Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 12 de septiembre de 2006

El 'libre mercado armado' del terrorismo

Una inversión con una tasa de retorno del 1.500.000%. Es decir, por cada euro invertido, se obtienen 1,5 millones de beneficio

 

El sueño de todo inversor. Y el impacto económico del 11 de Septiembre, aunque en ese caso, Al Qaeda en vez de dividendos buscaba destrucción.

El grupo terrorista gastó en la operación un total de 200.000 dólares (unos 156.000 euros), según declaró Zacarias Moussaoui en el juicio por su participación en la trama terrorista.

A cambio, las pérdidas totales para la economía mundial han sido de 300.000 millones de dólares (236.000 millones de euros), de acuerdo a las estimaciones del Fondo Monetario Internacional. Eso equivale al 0,75% del PIB mundial, o a la producción total de bienes y servicios de toda la economía española durante cuatro meses.

Fueron los ataques más rentables de la Historia. Y, además, fijaron la pauta. Los atentados de Madrid del 11-M costaron a los terroristas 41.000 euros. Los de Londres del 7-J, apenas 8.000 libras, es decir, algo menos de 12.000 euros.

Como ha declarado a este periódico Loretta Napoleoni, una experta en financiación del terrorismo, «cada día que pasa es más barato realizar un atentado masivo».

El sistema financiero y la economía sumergida proporcionan, además, vías más que suficientes para que los terroristas costeen sus operaciones.

El 11-S, al igual que la mayor parte de las actividades de Al Qaeda y de los talibán, se financió con dinero procedente de los países del Golfo Pérsico y de Pakistán, que a su vez fue girado sin problemas por conductos bancarios normales al comando de 19 suicidas en Estados Unidos.

Los asesinos del 11-M, según la Policía española, consiguieron los fondos necesarios para masacrar a 192 personas por medio del tráfico de drogas. Aunque el que lo tuvo más fácil fue Mohammed Sidique Khan, el jefe de los suicidas de Londres. Las fuerzas de seguridad británicas admiten que no saben exactamente cómo financió el atentado, pero creen que obtuvo el dinero usando sus tarjetas de crédito y pidiendo tranquilamente al banco un crédito personal de 10.000 libras (unos 15.000 euros).

Como afirma Camille Pecastaing, un experto en terrorismo islámico de la Universidad Johns Hopkins, «los terroristas no mueven grandes sumas de dinero. No es fácil detectar cómo mueven sus recursos».

De hecho, la famosa hawala, es decir, la transferencia de dinero por canales controlados por árabes y ajenos al sistema financiero internacional, no parece haber sido utilizada nunca por los terroristas para mover su dinero.

Tal vez eso se deba a que no les hace falta. Según la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), en el mundo se blanquean al año entre 600.000 y 1,5 billones de dólares (473.000 y 1,1 billones de euros).

Ante semejante volumen de fraude, iniciativas como la Ley Patriótica de Estados Unidos, que refuerza el control sobre las actividades bancarias, o el famoso caso de espionaje llevado a cabo por la CIA sobre las transacciones bancarias en todo el mundo es, simplemente, poner puertas al campo.

Fuente: www.elmundo.es
11.09.06

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1301 personas.