Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles 4 de febrero de 2015

Estado Islámico se mete en casa de los talibanes

El EI capta adeptos en Afganistán y Pakistán. Igunos líderes son antiguos presos de Guantánamo. La ausencia del mulá Omar provoca divisiones en los talibanes afganos

 

Estado Islámico se mete en casa de los talibanes
Fotografía de archivo fechada el 26 de noviembre de 2008 de Hakimulá
Mehsud (2i, sentado), líder del mayor grupo talibán de Pakistán,
"Taliban e Therik Pakistan" (TTP), durante un encuentro con periodistas
en Orakzai, una de las siete zonas que conforman el cinturón tribal
fronterizo de Pakistán con Afganistán

Estado Islámico (EI) se está metiendo en casa de los talibanes, tanto en Afganistán como en Pakistán, y lo hace de la mano de presos liberados de Guantánamo, antiguos cabecillas en la lucha contra los norteamericanos y sus aliados. El EI ya ha nombrado a los jefes de lo que considera una provincia.

Esta nueva facción aliada con el EI tiene su origen en los talibanes pakistaníes –los mismos que perpetraron la matanza de niños en la escuela de Peshawar-, pero está captando adeptos en Afganistán y ha mantenido combates en el sur del país con la rama oficial de los talibanes afganos.

En un vídeo difundido la semana pasada por la red mediática de Estado Islámico, su portavoz oficial, Abu Mohamed al Adnani, anunció la “expansión” del EI en las tierras de lo que ellos llama Jorasan, y que comprende Afganistán, Pakistán, India, toda el Asia Central...

El gobernador de esta provincia gigantesca es Hafez Said Jan, que ya a primeros de mes juró fidelidad al EI en otro vídeo, con la constitución de una shura o consejo de Jorasan. Se tenían noticias de que Said Jan y otros seis comandantes de los talibanes pakistaníes se había pasado al EI en octubre. El número dos del gobernador Jan es el mulá Abdul Rauf Jadim, cuyo origen está, en cambio, en los talibanes afganos.

Al parecer, cuando las tropas extranjeras evacuaron la provincia de Helmand, en el sur afgano, Abdul Rauf Jadim empezó a reclutar adeptos y a enfrentarse con los talibanes locales, según dijo a la agencia Ap el general Mahmud Jan, subcomandante local del ejército afgano.

El general John Campbell, comandante de las fuerzas aliadas en Afganistán, dijo al Army Times que los fieles al mulá Omar –el líder histórico de los talibanes afganos- tienen una ideología muy distinta a la de Estado Islámico pero “potencialmente, hay gente disgustada con los talibanes, quieren ir en otra dirección, o no han visto al mulá Omar durante años”.

En efecto, aunque el mulá Omar emitió un mensaje en Ramadán, el pasado agosto, han corrido rumores de habría muerto. El propio EI se ha hecho eco de ellos, y Rauf Jadim –quizá por propio interés- también lo ha afirmado.

Rauf Jan fue comandante talibán entre 1996 y el 2001. Preso en Guantánamo –donde siempre lo negó todo-, fue liberado en el grupo de los “cinco talibanes” canjeado por el sargento estadounidense Bowe Bergdahl el 31 de mayo del 2014. El soldado fue apresado -en extrañas circunstancias- por la llamada Red Haqani, el grupo afgano apoyado por Pakistán. Rauf Jan y otros liberados de Guantánamo, Maulaui Abdul Rahim Muslim Dost y el mulá Abdul Qayum Zaqir, se han dedicado al proselitismo en Afganistán a favor de Estado Islámico, pero solo después de que Jan y Zaqir fueran destituidos de la comandancia talibán.

La ausencia o desaparición del mulá Omar y las disputas, tanto ideológicas como por el poder o sobre la línea estratégica a seguir, habrían estado minando a los talibanes afganos y serían un elemento clave en la penetración de Estado Islámico en Afganistán, cuyo alcance el general Campbell no cree sin embargo -a juzgar por sus declaraciones- que vaya a ser determinante. Según él, al EI le será “difícil vender su mensaje”.

En total son una docena los líderes talibanes que se han sumado a Estado Islámico entre Afganistán y Pakistán, y ahora forman la Shura de Jorasan, ocupando cargos de responsabilidad territorial.

Resulta significativo que la revista que Estado Islámico publica en varios idiomas, Dabiq, dedicara su portada a “Al Qaeda en Waziristán” (el territorio tribal pakistaní, feudo de talibanes y yihadistas). En un largo artículo que hacer referencia a las visitas del autor a varias facciones en este territorio, no se ahorran críticas al mulá Omar y al líder de Al Qaeda, Ayman al Zauahiri, sobre todo por desviaciones ideológicas.El EI no da puntada sin hilo...

 

Fuente: La Vanguardia
02.02.2015

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 492 personas.