Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 17 de marzo de 2015

Tensión en Europa por un posible ataque yihadista desde Libia

España, Italia y Francia ya han movido pieza con el fin de posicionarse en el Mediterráneo ante un virtual atentado del Estado Islámico desde Libia a Europa. Barajan varios escenarios

 

Foto: Agentes españoles detienen a una mujer en Melilla en una operación contra el terrorismo yihadista, el pasado 16 de diciembre. (Reuters)
Agentes españoles detienen a una mujer en Melilla en una
operación contra el terrorismo yihadista, el pasado16 de
diciembre

Italia y Francia ya han movido pieza con el fin de posicionarse en el Mediterráneo ante un posible ataque del Estado Islámico a Europa. En concreto, la OTAN contempla varios escenarios posibles. Por un lado, existen informaciones fiables de que los radicales están planeando embarcar en el puerto de Derna (Libia) con dirección a alguna de las islas griegas (Creta es la más probable) con el fin de perpetrar allí una acción armada contra personal civil.

La intención de los miembros del Estado Islámico es demostrar que tienen capacidad para atacar Europa, ya que esto incrementaría el nerviosismo de la población civil respecto a los terroristas del Daesh (acrónimo despectivo en árabe para referirse al ISIS) y provocaría un enorme impacto a nivel mundial.

Entre el mencionado puerto libio y la frontera sur de Europa hay apenas cuatro o cinco horas de viaje a bordo de una simple zódiac. Además, explican fuentes de inteligencia, se trata de una zona continental únicamente vigilada por la Guardia Costera griega, donde no hay efectivos de Frontex desplegados ni ningún otro dispositivo de defensa comunitario. Es decir, un auténtico agujero para la seguridad comunitaria.

El ataque que planean llevar a cabo los yihadistas, explican las fuentes consultadas, se basa en la utilización de fusiles Kaláshnikov y granadas de mano y podría ser ejecutado en poco tiempo, lo que incluso permitiría a los terroristas volver por donde vinieron. Según las mismas fuentes, es muy posible que, de decidirse por esta opción, los yihadistas graben su hazaña en vídeo para posteriormente utilizar las imágenes con fines propagandísticos.

Otro de los escenarios que contempla la OTAN no sería un ataque armado tanto como un envío masivo de inmigrantes que tendría la finalidad de desestabilizar a la fuerza militar. Los servicios de inteligencia de la organización defensiva occidental ya han detectado el movimiento de decenas de barcos de madera en algunas cuevas de la costa libia –en concreto entre Derna y Bengasi– que los miembros del Estado Islámico podrían utilizar para mandar a cientos de inmigrantes al continente europeo.

Esta remisión masiva de personas en dirección a la Unión Europea desestabilizaría a los ejércitos comunitarios, que tendrían la prioridad de atender a las víctimas y salvaguardar su integridad física antes que entrar en combate, un principio humanitario que ha primado en los últimos años en el continente.

Un tercer escenario, continúan las mismas fuentes y ratifican autoridades como el experto en yihadismo de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Torres, pasa por que el Estado Islámico aproveche su posición estratégica en Libia para atacar embarcaciones, tanto de mercancias como de pasajeros, que transiten por la zona. Este tipo de atentado podría conllevar incluso el rapto de rehenes, lo que daría un importante rédito a los yihadistas, tanto desde el punto de vista propagandístico como económico, ya que estos barcos son enormemente costosos. Este último escenario también ha sido comentado en algunos foros frecuentados por radicales en internet.

Una lancha con inmigrantes subsaharianos a 25 millas de Libia (Reuters).
Una lancha con inmigrantes subsaharianos a 25 millas de Libia

La OTAN ha empezado a tomar medidas para vigilar más de cerca la zona afectada. La Marina italiana está realizando ejercicios militares al sur de la península que podrían verse como un movimiento disuasorio para que a los radicales ni se les ocurra acercarse por allí y que al mismo tiempo están sirviendo a los italianos para explorar el terreno. El Ejército francés, por su parte, ya ha reforzado la presencia militar en la base de Toulon, la más importante del Mediterráneo. Las Fuerzas Armadas españolas también están preparadas en todo momento para movilizar tropas desde Cartagena y Cádiz. 

En el seno de la Unión Europea, sin embargo, aún no parece haber conciencia del peligro. El foco de atención comunitario continúa siendo la tensión en el este, cuando –según advierten las fuentes consultadas– el mayor peligro está amenazando por el sur de Europa. En estos momentos, la Comisión ya tiene sobre la mesa los posibles escenarios y baraja distintas respuestas que serían activadas en función del ataque que finalmente se produzca.

El plan del Estado Islámico se pretende aprovechar de la debilidad de Grecia, que únicamente parece estar inquieta por su tradicional tensión con Turquía y que se encuentra inmersa en una crisis económica y política de dimensiones aún incalculables, y de paso dar un golpe de efecto que sirva de aviso a Europa.

El pasado miércoles, de hecho, el representante especial de Naciones Unidas para Libia, el español Bernardino León, se mostró preocupado por que Libia se convierta en base de operaciones. En declaraciones a la Cadena SER, advirtió de que la inestabilidad y la progresiva penetración del yihadismo en Libia son ya una amenaza real y preocupante para la seguridad europea y, concretamente, para la española.

El mismo día, en Televisión Española, León recordó que no hay control fronterizo ni marítimo en la zona europea que linda con Libia y aseguró que se trata de un terreno abonado para todo tipo de mafias.

 

Fuente: El Confidencial
10.03.2015

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 543 personas.