Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 7 de julio de 2015

Yihad contra las iglesias

Persecución musulmana de cristianos, marzo de 2015

 

  • "Destruir iglesias está permitido, siempre y cuando no se dañe a musulmanes, como con las falsas acusaciones de que los musulmanes persiguen a los cristianos"— Dr. Yusuf al Burhami, clérigo salafista, Egipto.

  • "Separaron a los niños y los pusieron en jaulas. Los adultos que no renegaran de su fe serían decapitados, y sus hijos quemados vivos en jaulas" — Sor Monique, de las Hermanas Vicencianas de la Caridad, Siria.

  • "La Policía detuvo a mi hijo Zubair y lo torturó delante de mí. Mientras Zubair lloraba de dolor, me dijeron que sólo lo soltarían si confesaba el robo (...) Repetí en varias ocasiones que no tenía nada que ver con el robo, y me sacaron de la comisaría (...) Al día siguiente nos encontramos el cuerpo de Zubair a las puertad de nuestra casa" — Aisha Bibi, Pakistán.


    El domingo 15 de marzo, mientras los templos cristianos de todo el mundo celebraban la misa matinal, en Pakistán dos iglesias –una católica y otra protestante– fueron atacadas por terroristas suicidas. Murieron al menos 17 personas y 70 resultaron heridas.

    El Talibán reivindicó la matanza. Se cree que el grupo terrorista esperaba que el número de muertos fuera mayor, ya que había casi 2.000 personas en los templos en el momento de las explosiones.

    Según testigos presenciales, dos terroristas suicidas se acercaron a las puertas de las iglesias e intentaron entrar. Cuando les detuvieron –en uno de los templos, un joven cristiano de 15 años les bloqueó la entrada con su cuerpo–, los yihadistas detonaron los explosivos. Los testigos vieron "restos humanos volar por los aires".

    Según una declaración oficial de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Pakistán, a pesar de las amenazas recibidas por las iglesias, las autoridades procuran una seguridad "mínima".

    Como en otros países de mayoría musulmana, en Pakistán las iglesias están amenazadas. El 22 de septiembre de 2013, en Peshawar, terroristas suicidas islámicos entraron en la Iglesia de Todos los Santos justo después de la misa del domingo y se hicieron volar en mitad del medio millar de congregantes, con lo que provocaron la muerte de cerca de 90 fieles. Muchos eran escolares, mujeres y miembros del coro. Al menos 120 personas resultaron heridas.

    Un feligrés relató cómo "los restos humanos estaban esparcidos por toda la iglesia". (Para que se haga una idea de las consecuencias de los ataques suicidas contra templos, vea estas imágenes).

    En 2001, un musulmán armado irrumpió en la iglesia protestante de San Domingo, disparó a los congregantes y mató a al menos 16, la mayoría mujeres y niños.

    El resto de las persecuciones de musulmanes a cristianos en el mes de marzo incluye pero no se limita a los siguientes acontecimientos, ordenados por tema y país en orden alfabético, no necesariamente por la gravedad de cada caso.

    Ataques musulmanes a iglesias cristianas y monasterios

    República Centroafricana: al menos ocho iglesias fueron incendiadas en la provincia septentrional de Nana Grebizi después de que una banda de musulmanes fulanis atacaran varios pueblos. Dos cristianos –uno de ellos pastor evangélico– perdieron la vida; otro fue severamente torturado. Tras la matanza, el grupo islamista disparó y asaltó a los lugareños. El fuego destruyó zonas de cultivo, al menos ocho iglesias, varios centros misioneros y un número indeterminado de hogares cristianos.

    Egipto: durante las primeras horas del 9 de marzo, la iglesia católica copta de Kafr el Dawar fue atacada con explosivos por unos hombres armados. Dos policías tuvieron que ser hospitalizados. Por otra parte, el Dr. Yusuf al Burhami, un influyente clérigo salafista, apareció en un vídeo que salió a la luz en marzo diciendo: "Destruir iglesias está permitido, siempre y cuando no se dañe a musulmanes, como con las falsas acusaciones de que los musulmanes persiguen a los cristianos, lo que lleva a invasiones [extranjeras]". Y añadió: "La razón por la que consentimos que [sus iglesias] fueran levantadas, gracias a un artículo de la Constitución referido al culto, y la razón por la que no recaudamos la yizia [tributo que imponen los musulmanes a los no musulmanes], es la situación actual de los musulmanes, bien conocida en todo el mundo: son el más débil y descompuesto de todos los pueblos". Burhami explicó que cuando los árabes musulmanes conquistaron Egipto, en el siglo VII, el país era cristiano, y como los musulmanes eran inferiores en número se permitió la pervivencia de las iglesias coptas, "como el profeta [Mahoma] permitió a los judíos quedarse en Jaibar después de haberla conquistado; pero una vez los musulmanes crecieron en fuerza y número, [el califa] Omar al Jatab los expulsó, en cumplimiento del mandato del profeta: "Expulsad a los judíos y a los cristianos de la península'".

    Alemania: la Policía frustró un ataque yihadista contra la catedral y sinagoga de Bremen. La Policía vigiló el recinto y registró un centro cultural islámico.


    Policías alemanes fuertemente armados vigilan la catedral de Bremen
    tras recibir información del servicio de inteligencia sobre un ataque
    yihadista contra el templo

    Irak: militantes del Estado islámico volaron una iglesia católica caldea del siglo X al norte de Mosul y arrasaron el cementerio vecino. Según Nínive Yakú –arqueólogo asirio, director de Asuntos Nativos y Herencia Cultural de En Demanda de Acción–, el monasterio de San Jorge fue "eliminado" por el Estado Islámico. El edificio fue levantado por la iglesia asiria en el siglo X, y reconstruido como seminario por la iglesia católica caldea en 1846. "El actual monasterio fue construido sobre un emplazamiento arqueológico que alberga ruinas asirias. Era una muestra importante de continuidad desde los asirios hasta nuestra cultura", dijo Yaku. "El ISIS está borrando la herencia cultural de Irak. El monasterio había sido declarado patrimonio cultural. Estamos ante una limpieza étnica y cultural".

    Kenia: la tarde del 28 de febrero, en Maramande, musulmanes de la vecina Somalia prendieron fuego a una iglesia cristiana. Ese mismo templo fue incendiado el 5 de julio de 2014 y reconstruido en enero de 2015. "Esta gente no quiere el cristianismo aquí", dijo su pastor; "quieren acabar conmigo para que así el cristianismo no continúe. Pero seguiré alzando los ojos a Dios en busca de ayuda". De acuerdo con el diario Morning Stars News, "la violencia en la región costera de Kenia se ha acelerado en los últimos años. El 11 de junio, en Mombasa, un hombre armado mató a un cristiano a las puertas de una iglesia, al parecer tras confundirlo con el pastor. La Policía dijo que los asaltantes podrían ser miembros de una célula terrorista islámica, a la que se achacan ataques precedentes con pistolas y granadas".

    Líbano: individuos no identificados irrumpieron en Mar Elias, una antigua iglesia maronita del Valle de la Bekaa. Dañaron una de las vidrieras y destrozaron el suelo cavando un hoyo cerca del altar. Según el obispo maronita Joseph Muwad, muchos de los objetos sagrados de la iglesia quedaron intactos; sin embargo, "rompieron las losetas y cavaron un hoyo, aparentemente buscaban algo, aunque no sabemos qué". Se encontraron huellas dactilares y colillas en el lugar.

    Matanzas musulmanas de cristianos 'infieles'

    República Centroafricana: una discusión entre un taxista y su pasajero musulmán dio lugar al asesinato de al menos 16 cristianos en Bangui, la capital del país. Un musulmán conocido como Aladyi paró una mototaxi para que le llevara a un distrito de Bangui de mayoría musulmana. Llevaba una bolsa con granadas. Cuando la moto se averió, el conductor paró para arreglarla, pero su nervioso pasajero sacó un cuchillo y trató de apuñalarlo. El taxista se defendió y lo mató. Cuando se encontró el cuerpo, unos musulmanes fueron al sector cristiano de la ciudad y mataron por lo menos a 16 cristianos –algunos fueron decapitados–. Las autoridades arrestaron a 10 miembros de Seleka –casi todo el grupo rebelde musulmán– tras los asesinatos.

    Libia: dos meses después de que el Estado Islámico en Libia mostrase el vídeo de la decapitación de 21 coptos por "infieles" y "devotos de la cruz", estos cristianos siguen siendo blanco de aquéllos. Desde que el vídeo saliera a la luz, a mediados de febrero, han desaparecido por lo menos otros 35 coptos en el país. Por otro lado, el 2 de marzo se descubrió el cuerpo de otro copto egipcio decapitado a las afueras de Mejili (este). Asimismo, un profesor egipcio afirmó que el Estado Islámico justifica sus asesinatos de cristianos con un libro titulado Cristianos en el Corán. El autor es Mahmud Lufti Amr, presidente en Damanhur de Ansar al Suna al Muhamadiya ("Los seguidores del ejemplo de Mahoma"). El libro se ha vendido sin problemas en librerías islámicas por todo Egipto.

    Nigeria: molestos porque unos vigilantes de la iglesia católica de San Pedro (estado de Kaduna) osaran a hacer un control de carretera como medida de seguridad contra los ataques yihadistas, el 8 de marzo soldados nigerianos abrieron fuego contra y mataron a cinco feligreses durante la misa dominical. El feligrés Christopher Mamman declaró: "Un soldado se acercó a nuestros cadetes, que habían montado un control durante la misa matutina el domingo, y les ordenó que lo levantaran. Los cadetes respondieron que la misa estaba en curso y que se irían tan pronto como terminara, pero al soldado no le gustó la explicación". Cientos de iglesias cristianas han sido atacadas durante los servicios del domingo, a resultas de lo cual han muerto centenares de cristianos; de ahí la razón del control de carretera. En cualquier caso, el soldado volvió 10 minutos después con otros militares: "Entraron en la parroquia disparando a todo el mundo", relató Mamman. "Cuatro o cinco feligreses fueron asesinados, mientras que muchos otros resultaron heridos. Un cristiano perteneciente a otra iglesia fue asesinado cuando el incidente extendió por toda la localidad".

    Pakistán: una madre cristiana acusó a la Policía de torturar a su hijo hasta la muerte para sacarle información de un robo que (ella) no había cometido. Zubair Masih fue enterrado el 9 de marzo en un cementerio cristiano de Lahore con un fuerte dispositivo policial. Tenía 20 años. Su cuerpo mutilado fue hallado el 7 de marzo por la noche ante su domicilio, en Shamsabad. Su madre, Aisha Bibi, trabajó hasta el 20 de febrero como sirvienta en la casa de Abdul Yabar. Dijo que le pagaron el sueldo completo cuando dejó el trabajo. Pero el 4 de marzo recibió una llamada de teléfono de la mujer de Yabar para que volviera para hacer algunas labores: "Cuando llegué, Yabar me llevó a la comisaría de Harbanspura, donde me acusaron de haber robado cosas de la casa", declaró Bibi. "Yabar me golpeó en la comisaría mientras otros policías me insultaban y me obligaban a confesar que había robado 35.000 rupias [unos 350 dólares americanos] y unos 100 gramos de oro en adornos". "[El 6 de marzo] la Policía detuvo a mi hijo Zubair y lo torturó delante de mí. Mientras Zubair lloraba de dolor, me dijeron que lo soltarían sólo si confesaba el robo (...) Repetí en varias ocasiones que no tenía nada que ver con el robo, y me sacaron de la comisaría; mi hijo permaneció allí. Al día siguiente nos encontramos el cuerpo de Zubair a las puertas de nuestra casa". Activistas pro derechos humanos dicen que la denuncia de su exempleador es sospechosa porque tardó una semana en acudir a la Policía.

    Uganda: una niña de 16 años que escapó de un tío musulmán que la golpeaba –así como a su hermana– por haberse convertido al cristianismo murió en extrañas circunstancias el 8 de marzo, un día después de que la hubieran encontrado los parientes musulmanes que se habían lanzado a buscarla. Namwase Aisha murió en el hospital de Iganga, donde se había estado recuperando de una malaria desde el 2 de marzo y donde estaba recibiendo tratamiento por una herida en la cabeza que se había hecho el 1 de febrero, luego de que su tío le pegara –a su hermana también– con una vara y la encerrara en una habitación sin comida durante casi tres días. De acuerdo con una fuente, "el sábado [7 de marzo] unos parientes musulmanes descubrieron su paradero y acudieron al hospital (...) Aisha respondía muy bien a la medicación, pero el domingo por la mañana, después de tomarse los medicamentos matutinos, se mostraba intranquila, y nos preguntábamos qué le podía estar pasando".

    Su estado empeoró hasta que finalmente murió. "Sospechamos que la muerte de nuestra hermana Aisha podría estar relacionada con la medicación que le dieron el domingo por la mañana, que a su vez tiene relación con la llegada de sus familiares musulmanes el sábado", dijo el pastor que cuidaba de ella. Líderes eclesiásticos barajaron denunciar al hospital, pero finalmente lo descartaron porque sólo ocasionaría más problemas con los musulmanes, dijeron.

    Aisha recibió cristiana sepultura cerca del lugar del que huyó. "Cuando cogimos el cuerpo de Aisha para enterrarlo, estaba hinchado y olía a droga, lo que indica que le podrían haber inyectado alguna sustancia desconocida", dijo el pastor. Dos años antes, otro converso al cristianismo fue atacado por su familia musulmana, y una de sus tías le envenenó con insecticida.

    Dhimitud: desprecio general y Hostilidad

    Egipto: "Personas desconocidas" incendiaron el coche de Ayub Yusif, sacedorte de la iglesia copta católica de San Jorge, en el pueblo de Dalga, Minya (norte). Cuando se sofocó el fuego, el coche estaba completamente carbonizado. Dalga ha sido escenario de numerosos ataques anticristianos. En septiembre de 2013, por ejemplo, seguidores de la Hermandad Musulmana forzaron a las familias coptas a pagar la yizia, "dinero para protección" con que se extorsiona a cristianos y otros no musulmanes bajo dominio islámico. En aquel entonces, Ayub, el sacerdote cuyo coche fue incendiado recientemente, denunció la manera en que la Hermandad Musulmana abusaba de los cristianos del pueblo.

    Kazajistán: un centro cristiano de rehabilitación de drogadictos y alcohólicos situado en la localidad de Sychevka, región de Pavlodar, fue multado y clausurado durante tres meses después de que en una orden judicial se afirmara que estaba "llevando a cabo actividades ilegales", entre ellas la celebración de oficios religiosos. Esta acusación, rechazada por el centro, se realizó después de que la Policía se incautara de 18 libros cristianos y otros materiales en un registro llevado a cabo el 9 de marzo. El centro daba acogida a 14 residentes, que tenían completa libertad para vivir allí o irse en cualquier momento. Ocho de ellos, asustados tras haber sido interrogados en varias ocasiones, decidieron abandonarlo después de que la Policía hiciera una redada el año pasado.

    Kenia: musulmanes somalíes atacaron a dos hermanos cristianos, un chico y una chica, en su hogar. El hermano (nombre eliminado) declaró: "Los atacantes llamaron a la puerta y mi hermana fue a abrir, solo para que la golpearan con un objeto cortante y puntiagudo cerca de la frente. Mi hermana cayó al suelo entre gritos y echó a correr en busca de ayuda. Justo en la puerta, me dieron en la mano derecha y caí". Cuando los vecinos llegaron, los asaltantes, que hablaban somalí, huyeron. Uno de los vecinos les oyó decir: "No queremos peloduros [término despectivo para los keniatas] cristianos en nuestra región. Deberían irse por donde vinieron. Pronto regresaremos". Menos de un año antes, el padre de los hermanos había sido asesinado, también por musulmanes hablantes de somalí.

    Siria: la Sociedad Internacional de San Vicente de Paúl, una organización católica, informó de que varios de sus miembros habían sido secuestrados por el Estado islámico. Les dijeron que si los adultos no renegaban de su fe cristiana serían decapitados, y "sus hijos quemados vivos en jaulas". Al habla sor Monique, de las Hermanas Vicencianas de la Caridad: "La tarde del pasado domingo, 1 de marzo de 2015, recibí un mensaje de M. Françoise, delegada de la Sociedad Internacional de San Vicente de Paúl [en Roma], y conseguí hablar con ella por teléfono. Se marchaba a París y estaba abrumada por las noticias que había recibido: miembros de la Sociedad habían sido secuestrados en Siria, junto con sus mujeres e hijos. Separaron a los niños y los pusieron en jaulas. Los adultos que no renegaran de su fe serían decapitados, y sus hijos quemados vivos en jaulas". El destino de muchos de esos cristianos secuestrados, más de 200, sigue siendo desconocido.

    Sobre esta serie

    Aunque no todos los musulmanes, ni siquiera la mayoría, están implicados, la persecución contra los cristianos va en aumento. La Persecución Musulmana de los Cristianos se creó para recopilar algunos –de ninguna manera todos– casos que surgen cada mes.

    Documenta lo que los principales medios de comunicación no reportan.

    Muestra que tal persecución no es aleatoria sino sistemática, con independencia de idiomas, etnias y lugares.

    Fuente: Gatestone Institute
    15.06.2015

  • Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

    Esta noticia ha sido vista por 438 personas.