Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 6 de abril de 2016

¿Es Bélgica el eslabón más débil de Europa?

La ofensiva terrorista lanzada por ISIS contra objetivos en Europa desde el pasado noviembre está generando una sobredosis de escrutinio sobre Bélgica, un país que resulta tan peligroso para sus vecinos como atractivo para el frente yihadista

 

¿Es Bélgica el eslabón más débil de Europa?

Algunos reproches han llegado a clasificar a Bélgica como una especie de Estado fallido; cuanto menos, se presenta como un país disfuncional con índices elevados de corrupción y clientelismo. Un país que no ha sabido afrontar la amenaza yihadista.

1. Flandes contra Valonia

Con el interesado respaldo de Gran Bretaña, la historia de Bélgica como reino independiente comienza en 1830, tras una rebelión contra la monarquía protestante de Holanda protagonizada por socialistas francófonos y católicos flamencos. Salvo ese inicial frente común contra los holandeses -quizá la única revolución iniciada en un teatro de ópera- esos dos grupos tienen muy poco en común. Con un censo actual de 11 millones, el país permanece férreamente dividido por lenguaje, cultura y enfrentadas identidades.

Un poco más de la mitad de la población es flamenca, hablan una variedad regional del neerlandés y se concentra en el norte más rico. El resto son francófonos, concentrados en torno a la zona sur de Valonia con menores recursos económicos. La capital Bruselas, en Flandes, funciona como una especie de forzado enclave bilingüe aunque la mayoría de sus habitantes sean francófonos.
Organizado como un Estado federal con bastante querencia al nihilismo burocrático, Bélgica ha intentado evitar su "desconexión" con una borrachera de gasto público y una proliferación de instituciones redundantes con el coste de una deuda pública que supera el 110 % de su producto interior bruto.

Como parte de todo este enfrentamiento entre flamencos y valones, Bélgica protagonizó entre 2010 y 2011 una crisis política de tal calado que impidió la formación de un Gobierno nacional durante 589 días. Toda una penosa plusmarca de funcionar sin Gobierno electo que aunque vino acompañada de cierto nivel de crecimiento económico llegó a superar el récord anterior de provisionalidad detentado por Irak.

2. División institucionalizada

La disfuncionalidad de Bélgica no se limita únicamente a cuestiones de lengua, cultura e identidades regionales. La sociedad belga está sometido a un proceso de fraccionamiento vertical -conocido como "piliers" o "zuilen"- entre católicos, liberales y socialistas que no se limita exclusivamente a partidos políticos o sindicatos. Cada pilar exige sus propias instituciones y servicios, desde colegios a hospitales pasando por medios de comunicación, lo que supone la misión casi imposible de atender no solo a la primera gran división identitaria entre valones y flamencos, sino también al resto de subdivisiones entre católicos, liberales y socialistas.

La capital Bruselas está organizada en 19 comunas, cada una con su propia fuerza policial. Como gran reforma de consolidación, ahora funciona con seis departamentos policiales para una ciudad de 1,4 millones de habitantes. Sin olvidar unos servicios de inteligencia de tamaño raquítico para todas sus responsabilidades. Con el agravante de que la división institucionalizada de Bélgica también se extiende al funcionamiento habitual de sus cuerpos policiales y servicios de seguridad que no está a la altura de las amenazas acumuladas.

3. "Everybody is foreign fighting"

Bélgica, en forma proporcional a su población, es el país europeo que más combatientes ha aportado a las filas del llamado Estado Islámico en Irak y Siria. De acuerdo a los cálculos del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR), más de 500 hombres y mujeres se han unido a las filas del ISIS desde 2012. De esa cantidad, en su mayor parte de origen marroquí, las autoridades belgas estiman que han retornado unos 150. Aunque ese dato se considera conservador por la notoria negligencia en la lucha anti-yihadista demostrada hasta la fecha por Bélgica. Se puede decir que Bruselas no solamente funciona como la capital de la Unión Europea sino también como la principal base de operaciones para el ISIS en el Viejo Continente.

Justo en un punto estratégico, no solo por acoger las sedes de instituciones como la UE y la OTAN, sino también a muy corta distancia de otras grandes ciudades europeas sin necesidad de pasar a través de controles fronterizos internos. Sin olvidar que Bélgica mantiene desde hace décadas un enorme mercado ilegal de armas de fuego.

Los avances del yihadismo habrían resultado especialmente fáciles no solo por la disfuncionalidad del Gobierno belga sino también por el trabajo preparatorio realizado por grupos como Sharia4Belgium. Esa facción extremista se concentró sobre todo en la movilización de comunidades de inmigrantes árabes marcados por la falta de integración y oportunidades. Aquel grupo empezó a ganar prominencia en 2010 pero no fue designado como organización terrorista hasta cinco años después, en febrero de 2015. Demasiado tarde para impedir un escenario favorable a los intereses del Estado Islámico.

4. Recursos inhumanos

El esfuerzo de captación en Europa por parte del ISIS ha tenido un especial éxito entre segmentos jóvenes de origen árabe en Bélgica. Sin grandes impedimentos para encajar su corrosiva ideología yihadista entre una audiencia desafecta, no integrada pese a estar compuesta por segundas e incluso terceras generaciones de inmigrantes. En total, 630.000 musulmanes viven en Bélgica, aproximadamente un 6% de su población. En Estados Unidos, por comparación, los musulmanes representan en torno al 1% del censo americano.

El
barrio bruselense de Molenbeek sería un ejemplo extremo. Con una población mayoritaria musulmana de origen norteafricano, el vecindario ha sido ignorado durante años mientras los radicales avanzaban posiciones entre un sector juvenil, con enorme fracaso escolar, tasas de desempleo superiores al 40% y fácil acceso a la propaganda yihadista.

Mientras que los heroicos miembros de esa comunidad que desde dentro han intentado hacer frente a la radicalización se han convertido en objetivo de intimidación y amenazas. Ya que las redes extremistas están directamente relacionadas con grupos de familiares o amigos implicados en pequeños delitos, drogas y violencia callejera. Como explica el profesor Fernando Reinares, del
Real Instituto Elcano: "Se trata de una movilización yihadista que afecta de un modo muy especial a adolescentes o jóvenes vulnerables, de ascendencia cultural o familiar islámica, que son descendientes de inmigrantes procedentes de países con sociedades mayoritariamente musulmanas". "De aquí que los países europeos en los que dicha movilización es más acusada sean precisamente aquellos donde esas segundas generaciones prevalecen entre sus respectivas poblaciones musulmanas", indica Reinares. "Así pues, la propaganda yihadista a través de internet y las llamadas redes sociales explica sólo en parte los niveles y demarcaciones de esta movilización yihadista. Radicalización y reclutamiento suelen ser procesos que implican interacción cara a cara en contextos de influencia salafista", concluye.

5. Hernández y Fernández.

Al igual que la truculenta saga Dutroux registrada en los años noventa,
la ofensiva terrorista perpetrada contra Bruselas ha dejado en evidencia a las autoridades belgas en materia de seguridad. En vísperas de los ataques del 22 de marzo, llamó la atención que Salah Abdeslam -el fugitivo más buscado de los atentados de París-
fuese detenido en un escondite situado a unos cientos de metros de su última dirección conocida en Bruselas. Con la sospecha de que al final, tras cuatro meses de búsquedas, fueron los servicios de inteligencia franceses los que averiguaron su paradero en Monlenbeek.

Las autoridades belgas también han sido cuestionadas por no haber seguido la pista de identificados sospechosos retornados, no ordenar la evacuación del metro de Bruselas
después del atentado en el aeropuerto, detener a supuestos cabecillas que son puestos en libertad sin cargos, incapacidad para ofrecer una lista exacta de víctimas mortales o la pasiva tolerancia demostrada hacia las provocaciones de grupos de extrema derecha.

A pesar de tanta tragedia, el Gobierno belga demuestra una y otra vez una incompetencia grotesca que recuerda a los detectives Hernández y Fernández de la saga Tintín.

6. ¿Caricatura o espejo?

Más que una caricatura delirante pero aislada, algunos análisis empiezan a insistir en que Bélgica no es más que un reflejo de las muchas cosas que no funcionan en Europa. Aunque los belgas hayan alcanzado niveles extremos, la Unión Europea estaría empezando a acumular un lastre cada vez más evidente de populismo, nacionalismo, corrupción, clientelismo e incompetencia. Según un reciente artículo en la revista Foreign Affairs, "si Bélgica es un país diseñado por un comité, entonces la Unión Europea parece diseñada por un belga".

El historiador británico Tony Judt explicó en 1999 que Bruselas era "una metáfora de todo lo que puede salir mal en una ciudad moderna". Él se refería a la pésima planificación urbanística que había transformado a la sede de la mayor parte de las instituciones europeas en una pesadilla de cemento con un tráfico insufrible. El problema es que Bélgica empiece a ser considerada como una metáfora de la policrisis europea.

En el espejo de Bruselas se refleja una Unión Europea que ha recortado tanto sus capacidades militares que apenas puede responder cuando se violan normas universales; que no es capaz de defender sus propios avances de soberanía compartida; que retiene en su conjunto grandes dificultades de integración; que subcontrata la crisis de refugiados a terceros países como Turquía cada vez más alejados de sus ideales; que insiste en coordinar sus servicios de seguridad pero sin que nadie quiera ser realmente coordinado.

 

Fuente: One Magazine
03.04.2016

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 469 personas.