Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 6 de abril de 2016

Las claves del caos que reina en Libia

La llegada a Trípoli del Ejecutivo respaldado por la ONU abre la puerta a una intervención militar en el país norteafricano

 


El presidente del Consejo presidencial libio designado por la ONU
Fayez Serraj saluda a oficiales nada más llegar a Trípoli

El nuevo Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, en inglés) libio ha desembarcado esta semana en Trípoli, después de meses de presión internacional. La institución, liderada por Fayez Serraj, está llamada a poner fin a la anarquía y el imperio miliciano que ha permitido el asentamiento del Estado Islámico (IS, en siglas en inglés) en su nueva base norafricana, desde la que amenaza toda la región.

¿Qué significa la llegada de Serraj a Trípoli?

Supone el inicio del asentamiento de un Gobierno de Unidad Nacional en el país, tras casi dos años de caos institucional. El suceso que dio origen al caos institucional fue la disputa entre diputados a raíz de las elecciones de julio de 2014. Miembros del entonces Congreso General de la Nación, dominado por los Hermanos Musulmanes, no aceptaron el resultado y decidieron boicotear la creación de la nueva cámara, la Casa de Representantes, que acabó estableciéndose en la ciudad oriental de Tobruk e inició una guerra contra los islamistas en Bengasi.

¿Qué es el Gobierno de Acuerdo Nacional?

Es el nuevo Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional y nacido a la luz del proceso de paz patrocinado por la ONU. Su primer ministro es Fayez Serraj, nombrado por acuerdo entre las autoridades de rivales de Trípoli y Tobruk el pasado diciembre, tras más de año y medio de negociaciones. Las disputas de ambos bandos en torno al nombramiento de ministros han impedido hasta ahora que el GNA operase desde Libia.

¿Quién gobierna Libia?

Ahora mismo conviven en el país tres ejecutivos que siguen disputándose la legitimidad. Ni el Congreso General de la Nación en Trípoli, ni la Casa de Representantes en Tobruk reconocen al nuevo GNA, que aún debe hacerse con el control de importantes instituciones como el Banco Central, las instalaciones petrolíferas y constituir un Ejército nacional que ponga fin al caos miliciano y frene la expansión del IS.

¿Qué apoyos tiene el GNA?

Políticamente, cuenta con el respaldo Occidente y países vecinos como Túnez o Argelia. El Consejo de Seguridad de la ONU lo considera único interlocutor válido en Libia para, por ejemplo, solicitar una intervención internacional contra el IS en el país. Militarmente, varias milicias aliadas con los otros dos bandos han transferido su lealtad al GNA, entre ellas dos de las tres fuerzas que controlan Trípoli.

¿Puede escalar la violencia en Libia?

Trípoli puede convertirse en escenario de una nueva batalla. Tras la llegada de Serraj, la poderosa milicia del comandante misratí Salah Badi, leal al CGN, tomó el centro de la capital. Fuerzas aliadas del GNA irrumpieron en la sede de la televisión oficial del CGN, cuyos miembros han amenazado con detener o expulsar por la fuerza a los miembros del GNA.

¿Habrá intervención militar internacional en Libia?

La llegada del GNA abre la puerta para el inicio de una operación militar en Libia al estilo de la de la coalición contra el IS en Siria e Irak. Italia, Francia, Reino Unido y EEUU llevan meses esperando el establecimiento del GNA en la capital para poder legitimar las acciones esporádicas que han venido cometiendo, como el bombardeo contra un refugio de IS en Sabrata en febrero. La Unión Europea también aguarda el permiso de Serraj para poder avanzar hasta aguas libias en la Operación Sophia contra los traficantes de inmigrates. Antes, sin embargo, Trípoli y Tobruk deben transferir al GNA todos los poderes y permitir que empiece a trabajar.

Fuente: El Mundo
01.04.2016

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 321 personas.